Una segunda temporada de ‘Poldark’ más ocura y alejada de los libros de Winston Graham


Hace unas semanas concluyó la esperada segunda temporada de la serie de BBC One ‘Poldark’ y es el momento idóneo para analizar lo que ha dado de sí esta temporada.

Todos aquellos que hayan leído la saga de los libros de Winston Graham sabrán que esta segunda temporada se centra en los libros 3 y 4 de la saga: ‘Jeremy Poldark’ y ‘Warleggan’.

Esta segunda temporada es más oscura que la primera. Si la primera temporada era luminosa, esta segunda es más oscura, más inquietante. Por primera vez asistimos a la primera gran crisis matrimonial de Ross y Demelza producto de su relación con Elizabeth y, nos toca sufrir una de las pérdidas más importantes: el fallecimiento de Francis, cuya muerte ha dado algunos de los mejores momentos de la temporada: la última conversación con Demelza donde le deja entrever que ella es una digna Poldark y que no tiene nada que envidiar a Elizabeth.

Crisis en el matrimonio de Ross y Demelza

A diferencia de lo que ocurre en los libros de Winston Graham, en esta segunda temporada la crisis entre Ross y Demelza se fragua antes. El espectador es consciente de que algo se está resquebrajando antes del verdadero estallido. Es probable que esto se deba a la necesidad de preparar al espectador antes de que todo estalle en mil pedazos y no se produzca de una manera un tanto repentina.

Por eso desde que termina el juicio de Ross Poldark, Elizabeth y Ross se van alejando paulatinamente: primero con ella ocultándole que está embarazada de Jeremy y después con la actitud un poco huraña y alejada de Ross hacia su mujer. Y de esa forma no dan tregua al espectador, que siente y le duele ver cómo se van alejando.

Un Francis más maduro

Y mientras eso sucede, vemos cómo Francis trata de ayudar a su primo, quiere ganarse de nuevo el cariño de Ross, sabedor de que ha metido la pata y que por culpa de George se ha alejado sin remedio de Ross. Finalmente consiguen hacer las paces, antes de que la muerte de Francis hunda a los Poldark en el dolor. Antes de su muerte: Ross y Francis unen sus fuerzas para sacar adelante la mina.

Francis, que había acabado la temporada ayudando a George a destruir a su primo, cambia mucho en esta temporada. Se arma de valor y es capaz de reconocer ante Demelza que Elizabeth no es tan perfecta como la propia Demelza cree. Y le reconoce a esta última, que ella- Demelza- es una digna Poldark y que no tiene nada que envidiarle a Elizabeth.

Esa tierna despedida se convierte en una de las mejores y más tiernas escenas de la temporada. Una pena– al igual que ocurre en los libros- no poder disfrutar más de este maduro y tierno Francis. Su muerte: tan maravillosa como en los libros. Sobrecoge por la angustia de ver que nadie puede ayudarle y por el mal momento en que ocurre: ha descubierto que la mina es productiva y que eso puede ayudar a su familia. Pero muere llevándose ese secreto a la tumba.

Caroline: un personaje que crece en los momentos de adversidad

A pesar de que todo parece en contra, Ross consigue sacar la mina adelante. Y al igual que ocurre en la saga de Graham, lo hace gracias a la ayuda desinteresada de Caroline. Los guionistas han conseguido irradiar a la perfección: ese aire de ingenuidad, ternura que irradia Caroline en los libros.

Es cierto que la primera vez parece un poco frívolo. Pero Caroline suele enmascarar sus sentimientos con ese aire frívolo tratando de evitar que nadie puede dañarla. Pero en el fondo es buena amiga de sus amigos y así lo demuestra al ayudar a Ross sin que éste se entere. Su buen corazón y su amor por Denis la llevan a ayudar a los Poldark contra George y se vislumbra que a la larga va a ser un gran apoyo para Ross y Demelza. Y a diferencia de lo que ocurre en los libros.

Tanto Denis como Caroline han tenido que hacer frente a la oposición de la familia de Caroline, pero con la ayuda de Ross logran reconciliarse. Es verdad que esta reconciliación no es tan acogedora como en los libros- que se reconcilian en la cena de Navidad en casa Poldark- pero es más romántica al permanecer ellos dos solos.

Y ya se vislumbra que en la próxima temporada sufriremos con ellos dos: al alistarse en la guerra el doctor más querido de la televisión. ¿Triunfará el amor entre ellos dos? Habrá que esperar a la tercera para saberlo, aunque parece inevitable que llegue el momento de que se junten definitivamente.

Relación consentida entre Ross y Elizabeth en vez de violación

Toda esta temporada, Ross y Demelza han vivido con el agua al cuello. Juicios, la posibilidad de arruinarse y de quedar en manos de George. Han podido solventar todos estos avatares con el profundo amor y lealtad y confianza que Demelza siempre ha tenido en Ross y también con la ayuda de amigos.

Pero Ross acaba destrozando toda la confianza que Demelza tenía en él al acostarse con Elizabeth. Y es, este acontecimiento lo que marca la mayor separación entre la adaptación de BBC One con los libros de Winston Graham. Y no por ello deja de ser atrayente y maravillosa esta adaptación- no hay que olvidar que se trata de una adaptación que no puede ser totalmente fiel a los libros y que trata de adaptarse a los tiempos modernos-.

En las novelas de Winston Graham: la relación entre Ross y Elizabeth no es consentida por ésta última, se trata de una violación, que vamos conociendo poco a poco a medida que pasan los capítulos y cuyas consecuencias marcan el devenir de la vida de los Poldark y de los Warleggan hasta el final de la saga.

¿Cuál es la razón de no introducir la violación como tal en la novela? Probablemente es debido a que hoy en día no seríamos capaces de ver este acontecimiento desde la óptica de la época. Nos costaría seguir manteniendo ese cariño y apego hacia Ross tras lo ocurrido.

Es por ello que hayan decidido cambiar parte de la escena. Aunque esa relación se inicia- al igual que en los libros- con violencia por parte de Ross, Elizabeth acaba sucumbiendo. Y es tras este acto cuando la novela se aleja más de los libros. Si en los libros se entendía la actitud de Ross hacia Elizabeth: ese alejamiento de ella tal vez por vergüenza de lo que hizo. En la serie esa necesidad de rehuirla no consigue entenderse tan fácilmente.

Cambios en las actitudes de los personajes

Pero lo más sorprendente de la adaptación son las actitudes de los protagonistas tras lo ocurrido. Si en los libros: ni Agatha, ni Verity se enteran de lo ocurrido, en la novela sí se enteran. Algo entendible ya que han modernizado la trama y la han tratado como algo actual. Por ello tanto Verity como Agatha tratan de aconsejar a Elizabeth sobre que debe hacer.

Elizabeth al igual que en los libros, se sumerge en el círculo de telaraña de George, que tras la muerte de Francis empieza a acercarse a la joven viuda: sabedora de que ella no va a poder llevar totalmente la casa y administración Poldark. Como bien señalaron Ross y Francis, Elizabeth es noble y no está acostumbrada a salir adelante por ella misma, algo que la diferencia de la luchadora Demelza, por ello finalmente ve la solución a todo en su boda con Geroge, una boda que la volverá a introducir en los círculos de poder.

Pero tal vez la sombra de Ross siga acompañándola como se vislumbra en la escena final en que Agatha le insinúa que tal vez el hijo que espera no sea un Warleggan sino que tal vez sea un Poldark. Otra escena que ha cambiado un tanto la personalidad de Agatha y la de Elizabeth ya que en los libros Agatha nunca tuvo constancia de lo ocurrido entre Ross y Elizabeth y por tanto nunca se dedicó a contar los meses de embarazo de Elizabeth.

En los libros, siempre fue Elizabeth quién tuvo claro quién era el padre de su hijo y por ende sus acciones posteriores iban relacionadas con ello. Entonces ¿por qué introducir esta escena en el final de temporada? Seguramente para preparar al espectador de cara a la relación que Agatha y George van a tener en la tercera temporada y para introducir ya uno de las tramas que marcará el destino de los Poldark y de los Warleggan hasta el final.

WARNING: Embargoed for publication until 00:00:01 on 25/10/2016 - Programme Name: Poldark - TX: n/a - Episode: n/a (No. 9) - Picture Shows: **EMABRGOED UNTIL TUESDAY 25TH OCTOBER 2016** Demelza ((ELEANOR TOMLINSON), Captain McNeil (HENRY GARRETT) - (C) BBC - Photographer: Adrian Rogers

Cambios en la actitud de Ross y Demelza

No sólo han cambiado las reacciones de Agatha y Elizabeth, también han cambiado las de Ross y Demelza. Si en los libros Ross decide dar su propio espacio a Demelza hasta recuperar la confianza perdida. En esta adaptación Ross llega a tratar de justificar lo ocurrido como ocurre normalmente en la vida real.

Y Demelza incluso se atreve a acercarse  y enfrentarse a Elizabeth. Algo que en los libros nunca ocurrió porque Demelza siempre tuvo claro que fue Ross quién le había lastimado y herido y por tanto era Ross quién había herido su matrimonio. Pero es probable que los guionistas pensasen que era necesario una escena de ambas frente a frente para mostrar cómo de distintas son ambas y para dar una escena que siempre se esperó con ansia en los libros.

La reconciliación final

Y aunque la reconciliación parecía lejana finalmente, al final llega, tras todo lo ocurrido en casa de los Warleggan: cuyos vecinos se levantaron contra él por sus medidas desorbitadas y tiránicas, finalmente Ross y Demelza se reconciliaron. Y de nuevo Ross volvió a demostrar la razón por la que George le odie tanto. ¿cuál es la razón de su odio? George siempre ha ambicionado tener todo lo que era de Ross: por eso está enamorado de Elizabeth, por eso se traslada a vivir a la antigua casa Poldark y por ello trata de destruir a Ross.

En el fondo George sabe que nunca conseguirá tener el respeto y el cariño que todos tienen hacia Ross Poldark. Es verdad que él tiene más dinero y poder, pero por más dinero que tenga en el fondo es un cobarde como se vislumbra cuando la antigua casa es tomada por los vecinos. Es ahí donde nuevamente la acción de Ross evita un mal mayor, quedando de nuevo George como un cobarde.

Podrá tener a Elizabeth, pero Ross ya no va detrás de Elizabeth: él se marcha con su mujer Demelza y se reconcilia con ella. Mientras George trata de justificarse y trata de que Elizabeth crea que él dominó en todo momento la situación. Mientras Elizabeth espera que la actitud de George se ablande cuando naca su hijo. Pero ¿será realmente hijo de George o cómo insinúa Agatha será de Ross?. Habrá que esperar unos meses para resolver todas estas dudas.