Una boda, una infidelidad, roscón de Reyes y osos panda en el estreno de ‘Algo que celebrar’


Los Navarro han celebrado la boda del hijo menor de la familia, Santi, que se ha casado con la adorable Rose. Sin embargo en esta boda ha pasado de todo. Vuelve a ver los mejores momentos del primer capítulo de ‘Algo que celebrar’.

 

Eva Navarro, soltera y en paro, se dispone, muy a su pesar, a pasar un fin de semana rodeada de su familia. Esta vez no ha podido escaquearse, pues los Navarro han celebrado nada más y nada menos que la boda de Santi, el pequeño, un bala perdida que parece haber sentado la cabeza o tal vez no. Rose, es la novia perfecta, un ángel recién llegado de Escocia.

El baile de Santi y Rose

La familia de la novia

Eva descubre que su padre es infiel

Los Navarro, como buenos anfitriones, han intentado dejar el pabellón en lo más alto para impresionar a la familia de la novia, pero como les suele pasar, no hay evento familiar en el que, por una razón o por otra, no acaben liándola parda. Y esta vez no hay una razón: hay barra libre.

Darío, el Dr. Perfecto

La fecundación de los osos panda

Santi a Rose: “Desde que estoy contigo soy mejor”

Para empezar, Manuel y Concha, los patriarcas del clan, han decidido separarse después de cuarenta años de matrimonio y querían esperar a que terminara la boda para soltarles la noticia bomba a sus hijos.

Eva y Gorka ¿Todavía queda algo?

Reacción alérgica

3.000 euros y dejas a mi padre

Concha enfurecida destroza el coche favorito de Manuel

Esta es mi familia

Por otro lado, Eva es la última en enterarse de que Gorka, su ex, está saliendo con la prima Mariví, con quien, por supuesto, ha acudido a la boda. Y para acabar de arreglarlo, Laura, la mayor, no está dispuesta a ceder ni un centímetro en la guerra abierta que tiene con Pilar, su cuñada, a propósito de la comunión de los niños… Y es que así son los Navarro: antes de que acabe una celebración, por desastrosa que sea, ya están pensando en la siguiente.