Un cásting, un plantón y una muerte inesperada en el segundo capítulo de ‘Bienvenidos al Lolita’


La historia se repite para Violeta, una vez más cae en las redes de Cúper que consigue convencerla de que se escapen juntos, pero en esta ocasión, cómo en la anterior, Cúper tiene una justificación.

Si entonces fue Dolores la que le obligó a dejar en paz en su hija, en esta ocasión ha sido su propia hija por la que ha tenido que salir corriendo del Cabaret y es que la que fuera su mujer, ha muerto. ¿Qué pensará Violeta de todo esto?

Violeta actúa en el Lolita la noche de la reapertura, pero decide no va hacerlo más, ya que tener a sus hijos paseándose entre las bambalinas toda la noche le parece fatal.

Es entonces cuando Don José Luis organiza un casting para buscar una cantante solista. Alfredo sería el encargado de hacer la selección y Norma utilizará todas sus armas de seducción para conseguir ese puesto.

Reverendo, el pianista, y su hijo Camilo, el bailarín, deben compartir habitación en el hotel anexo al Lolita.

Las confesiones entre padre e hijo generan situaciones incómodas, sobre todo cuando se trata de hablar de Fanny, la ex novia de Camilo y actual pareja de Reverendo. El pianista del Lolita decide que debe abandonar a Fanny por respeto a su hijo.

Violeta decide buscar un trabajo al margen del cabaret que le permita no tener que ser mantenida por su madre. Dolores se ofrece a ocuparse de los niños mientras su hija acude a una entrevista de trabajo. La falta de experiencia como abuela y el carácter despreocupado de Dolores se traduce el caos absoluto. A Violeta tampoco le irá bien el día.

Greta confiesa a su madre que intentó suicidarse por un chico que la rechazó. Charo se queda conmocionada por la noticia y se lo cuenta al padre de la joven.

Virgilio decide encargar a Jota que cuide de Greta, y que la vigile hasta que descubra quién es el chico que le rompió el corazón. Aunque Jota es el culpable de lo sucedido, no le queda más remedio que aceptar el encargo.