‘Tiempo de chupitos’, el capítulo que no vimos de ‘El Ministerio del tiempo’

Cuando tu ficción favorita se despide temporalmente de la pantalla, los fans suelen sentirse huérfanos mientras esperan nuevos capítulos de su serie preferida. ¿Qué hacer entonces para amenizar las horas de y días de espera para el regreso de tu ficción preferida?, Los fans de ‘El Ministerio del tiempo, los ministéricos, han  dado con una solución.

Los fans de la mejor ficción de TVE quisieron reivindicar, de una forma muy original, la necesidad de que TVE renueve a su mejor ficción, y al mismo tiempo conseguir que se hablase de la serie aún cuando no había capítulo que comentar. ¿Y cómo lo hicieron? Comentando en las redes sociales un capítulo imaginario, ideado por ellos.

Este peculiar hecho tuvo una rápida aceptación, llegando a convertirse el tag #tiempodehupitos, en uno de los siete temas más comentados de la noche del pasado lunes. Un hecho sin precedentes no sólo en nuestra ficicón sino también en nuestro panorama televisivo. Y  este hecho parece que volverá a repetirse el próximo lunes donde prometen volver a idearse nuevas genialidades que comentar sobre su ficición preferida.

Esta idea surgió en un grupo de facebook ‘Funcionarios en el tiempo’, que aprovecharon para reivindicar en la noche del pasado lunes la renovación de la serie, que se despidió el pasado lunes 23 de mayo sin tener garantizada su continuidad.

Entre las genialidades ideas que se vislumbraron sobre este capítulo tan especial resaltan algunas como la idea de que Amelia sea hija de Julián y Pacino, o que Julián y Salvador sean la misma persona.

Esta iniciativa pone en evidencia que las formas de medir actualmente las audiencias están obsoletas. Una serie como ‘El Ministerio del tiempo’, que cada semana es lo más comentado en twitter, que cada semana consigue que aumenten las visitas en wikipedia de losnhechos históricos y personajes que aparecen en su ficción, está demostrando que hay que buscar otros métodos de medir las audiencias.

El pasado lunes, sin ir más lejos, el capítulo imaginario de la serie ideado por los ministéricos fue más comentado que el capítulo en emisión de ‘La embajada’, serie de Antena 3 cuya audiencia no ha parado de descender aunque paradójicamente el pasado lunes subió de share no así de audiencia. ¿Cómo entonces es posible que se hable de que la audiencia de la serie ha subido esta semana?.

Y por otra parte, ¿cómo es posible que la audiencia que recogen los audímetros no encaja con la audiencia social que se refleja cada semana en twitter?. Ninguna serie ni programa que se ha emitido en lunes- mientras ha durado la emisión de El Ministerio- ha conseguido igualar o superar en comentarios a ‘El ministerio del tiempo’. Por contra esa aceptación y gran repercusión no se ha visto reflejado en los datos de los audímetros. Este hecho nos demuestra que debemos cambiar la forma de medir la audiencia y abrir nuevos caminos: medir las visualizaciones online: cada vez hay más gente que no ve la televisión en directo, cada vez hay más jóvenes que deciden cuándo y en qué momento ven su ficción. También habría que contar la audiencia que tienen ficciones como ‘El ministerio del tiempo’ en otras plataformas como Netflix.  Y a estos datos habría que sumar los datos que cada semana nos arroja twitter.

Una serie de estas dimensiones, que es todo un fenómeno social, que promueve el conocimiento de nuestra propia historia con capítulos como ‘Los últimos de Filipinas’- un tema histórico que no se estudia en los colegios y que en caso de que estudies la carrera de historia: se estudia de pasada- no debe ser cancelada por esa supuesta falta de audiencia que reflejan los audímetros. Una TVE pública debe primar la función de servicio público que cumple ‘El ministerio del tiempo’, una serie que merece tener una larga vida en la televisión pública.