Telecinco estrena ‘El padre de Caín’, miniserie inspirada en una dramática historia real en el entorno de ETA


‘El Norte es el mejor destino de un miembro de la Guardia Civil que quiera servir a su país’. Ésta es una de las razones que llevó a diversos oficiales de la Benemérita a solicitar San Sebastián en su primer traslado en la década de los 80, una época en la que ETA perpetraba atentados mortales casi cada 72 horas. Éste será el destino elegido por Eloy, joven teniente del instituto armado a quien da vida Quim Gutiérrez en la miniserie ‘El padre de Caín’, que Telecinco emitirá los días 6 y  7 de diciembre en prime time.

Convencido de que al concluir su misión en tan convulso destino su carrera estaría magníficamente posicionada, el protagonista de esta ficción de dos entregas dirigida por Salvador Calvo (galardonado con el Premio MiM Series 2015 a la Mejor Dirección por ‘Los nuestros’) se verá inmerso en un complicado escenario: una atmósfera de tensión y miedo donde el acoso abertzale y la violencia de ETA son una constante y en la que el cuartel de Intxaurrondo, donde está destinado, parece ‘Fort Apache’.

Amor, odio, lealtad y traición constituyen los principales ingredientes de esta miniserie producida en colaboración con Boomerang TV y protagonizada junto a Quim Gutiérrez (Goya al Mejor Actor Revelación por ‘Azuloscurocasinegro’ en 2007) por Aura Garrido (Biznaga de Plata del Festival de Cine de Málaga por ‘Stockholm’ y ‘Planes para mañana’ en 2013 y 2010), Oona Chaplin (‘Juego de tronos’), Patxi Freytez (‘El comisario’), Luis Bermejo (‘Amar es para siempre’), Luis Zahera (‘Celda 211’), Eduardo Lloveras (‘Los nuestros’), Cristina Plazas (‘Alakrana’), Ricardo Gómez (‘Cuéntame cómo pasó’) y Patrick Criado (‘El Rey’).

Con guión de Alejandro Hernández (‘Los nuestros’) y Michel Gaztambide (‘No habrá paz para los malvados’), ‘El padre de Caín’ sumergirá a los espectadores en el Euskadi de los 80, ‘los años del plomo’ en los que ETA asesinaba sin piedad, un entorno hostil en el que el teniente de la Guardia Civil tendrá que enfrentarse al terrorismo etarra más cruento y vivirá un romance con una joven vasca.

Un amor inesperado marca la vida de un teniente de la Guardia Civil hasta el extremo en su primer destino: el cuartel de Intxaurrondo

Inspirada en hechos reales y basada en la novela homónima de Rafael Vera, secretario de Estado de Seguridad entre 1984 y 1994, ‘El padre de Caín’ se centra en la historia de Eloy, teniente de la Guardia Civil cuya obsesión es la lucha antiterrorista. Demócrata y aventurero, escogerá como primer destino voluntario el cuartel de Intxaurrondo en una agitada San Sebastián en la que los ametrallamientos, los tiros en la nuca, los coches bomba y los ataques con mortero están a la orden del día. Por este motivo, deja a su joven esposa en un Madrid pregolpista para enfrentarse a la persecución abertzale y a la violencia etarra.

Sin embargo, en medio de esa atmósfera de terror y miedo descubrirá un amor inesperado. Cuando concluye su destino en la capital guipuzcoana, Eloy regresa a Madrid, donde retoma su vida familiar. Un suceso inesperado le obligará a regresar a Euskadi 20 años después, donde se reencontrará con un pasado que marcará su vida hasta el extremo.

Los personajes

  • Eloy

Hijo de un capitán de la Benemérita, Eloy (Quim Gutiérrez) forma parte de una nueva promoción de jóvenes oficiales, ajenos a los oscuros procedimientos del régimen franquista, que combaten el terrorismo de ETA solo con la ley en la mano. Su propio padre reconoce que a Eloy le ha tocado servir a su país en una época peor que la suya cuando su hijo le comunica su decisión de ir voluntario a Intxaurrondo. En sus meses de destino en Euskadi, en los que llevará a cabo su misión bajo una identidad encubierta, la lucha contra el terrorismo se convertirá en su principal prioridad.

  • Begoña

Sensible y decidida, Begoña (Aura Garrido) es la dueña de la pensión en la que Eloy recala a su llegada a San Sebastián. Allí, creyendo que es un empleado de Telefónica, le ayuda a sortear la soledad sin hacer preguntas. Pese a su juventud, la vida le ha enseñado a ser responsable y a sacar adelante su negocio mientras sus amigas disfrutaban de una vida sin preocupaciones. Consciente de que la situación del País Vasco afecta a su negocio, nunca habla de política con los clientes de la pensión.

  • Mercedes

Mercedes (Oona Chaplin), la esposa de Eloy, está embarazada de cinco meses cuando éste se traslada a San Sebastián. Permanece en Madrid esperando cada noche sus llamadas para saber que está bien y no soporta la compasión ni que la traten como si fuera una mujer a punto de enviudar. La maternidad es su principal aliciente para mantener su optimismo, pero su mayor temor es que el teléfono suene una noche y le den esa noticia que no quiere oír.

  • Delgado

Compañero de Eloy, el sargento Delgado (Patxi Freytez) llegó a Euskadi en 1976 y fue asignado al cuartel de Intxaurrondo. Casado y con dos hijos, este burgalés ha convertido su lucha contra la banda etarra en la única forma de autoafirmarse como individuo y de justificar ante su mujer todos sus excesos: la adicción al tabaco y al alcohol y sus violentos arrebatos. El terrorismo se ha llevado a muchos de sus compañeros y aunque el riesgo de morir sea elevado, está decidido a combatirlo.

  • Comandante de Intxaurrondo

Al jefe del cuartel de Intxaurrondo (Luis Bermejo), harto de asistir a misas y a funerales, no le tiembla la mano a la hora de tomar decisiones. Son muchos los hombres que ha perdido a manos de ETA y valora los resultados más que la propia ética. En el duro día a día de la lucha antiterrorista echa mano de su lema favorito: ‘a la hora de cazar el tigre no hay derechos’.

  • Bermejo

En sus cuatro años en Intxaurrondo, Bermejo (Luis Zahera) ha enterrado a muchos compañeros y amigos. Considerado el hombre más divertido del cuartel, sabe ponerse serio y violento cuando la situación lo requiere. Libera la tensión acumulada con los detenidos etarras, a los que lleva ‘de paseo’ a los pisos altos de la torre con la connivencia del comandante.

El Euskadi de los años 80 y 2000, recreado en Asturias, Madrid y San Sebastián

Cerca de 200 atentados, casi un centenar de personas asesinadas y una veintena de secuestros convirtieron a 1980 en el año más sangriento de ETA. En esta época, conocida como ‘los años del plomo’ arranca la acción de ‘El padre de Caín’, que ha recreado el Euskadi de los años 80 y de 2000 en diversos enclaves del principado de Asturias, San Sebastián y de la comunidad autónoma de Madrid. En el rodaje han participado cerca de 50 actores y más de 600 figurantes.

Por primera vez, la Guardia Civil ha permitido la grabación con cámaras en el exterior del cuartel de Intxaurrondo de San Sebastián, sede de la Comandancia de la Guardia Civil en Guipúzcoa y el lugar más atacado por la banda terrorista. Este emblemático enclave de la lucha contra el terrorismo ha sido ambientado también en distintas localizaciones madrileñas: una antigua imprenta del barrio de Prosperidad, donde se han representado los interiores del acuartelamiento, y un área residencial de la calle San Pol de Mar, que ha simulado las zonas exteriores del recinto. En la capital guipuzcoana se ha rodado también en la emblemática playa de La Concha.

Además, el instituto armado ha brindado su colaboración al equipo de la miniserie a través del asesoramiento a los actores para que pudieran preparar los respectivos personajes que encarnan; la explicación de las intervenciones en las que aparecían miembros del cuerpo; la participación de Grupo de Acción Rápida (G.A.R.) en diversas secuencias de asalto; y la cesión de los materiales necesarios para una intervención y de diversos vehículos de la Guardia Civil de 2000, segunda época en la que transcurre la narración de la ficción.

Entre los escenarios madrileños figuran también el antiguo Hospital del Generalísimo, donde se han recreado diferentes estancias de dos centros hospitalarios; dos pisos del barrio de Argüelles, donde se ubican la casa de Eloy y Mercedes y la pensión de Begoña; los jardines del templo de Debod; diversos puntos situados a orillas del Manzanares; y una finca en Cercedilla.

Buena parte del rodaje ha tenido lugar en Asturias, en localidades como Avilés, donde la plaza Álvarez Acebal ha representado el barrio donostiarra de Amara; Gijón, con la iglesia de San Pedro, el muro de la playa de San Lorenzo y el barrio residencial de Somió como escenarios; Oviedo, donde una calle de su centro histórico ha simulado el casco viejo de San Sebastián; Llanes, donde varias de sus casonas han representado caseríos vascos en los que se encontraban los miembros de diversos comando etarras; Cudillero, con su pintoresco puerto pesquero y frondosos bosques como principales localizaciones; y Nueva, donde se ha grabado la secuencia de un atentado.

Así comienza ‘El padre de Caín’

Tras su llegada al cuartel de Intxaurrondo, Eloy recibe la orden de instalarse en una pensión de la capital donostiarra, desde donde llevará a cabo su labor como oficial de Información. Su principal misión es la búsqueda y localización de Gorka Echenique, un industrial vasco secuestrado por ETA. Junto a sus compañeros de la Guardia Civil, Delgado y Bermejo, busca pistas que permitan localizarlo, difícil labor en una Euskadi hostil en la que nadie habla. Para liberar tensión, Eloy encuentra apoyo en Begoña, la dueña de la pensión en la que se aloja, una joven que se siente sola al igual que él. Consciente de su situación, Eloy no le cuenta que es teniente del instituto armado ni que está casado. Sin embargo, nada logra impedir que Eloy y Begoña terminen siendo amantes, situación que ambos creen poder controlar.

Especiales de investigación de ‘El padre de Caín’

El imparable in crescendo de la violencia etarra que en 1980 dejaba un muerto cada 60 horas y amedentraba a una sociedad vasca, temerosa y profundamente dividida, y las voces de quienes sobrevivieron a atentados y sufrieron la presión terrorista, son los dos grandes ejes narrativos que abordarán los documentales especiales de Cuerdos de Atar Producciones que Telecinco ofrecerá en late night, tras la emisión de las dos entregas de este drama policiaco.

El primer especial, titulado ‘Los años del plomo’, acompañará al estreno de la ficción y recogerá los testimonios de las víctimas de la banda etarra, de amenazados y de diversos protagonistas que vivieron en primera persona la década más oscura y siniestra del terrorismo en España y el País Vasco. Víctimas y periodistas explicarán el alcance de la máxima cruel de ‘algo habrá hecho’, que se susurraba en las calles de Euskadi cuando ETA asesinaba a algún ciudadano, en este reportaje que contará con los impactantes testimonios de Javier Rupérez, diputado de UCD que fue secuestrado en pleno proceso de debate del estatuto del País Vasco; José Mª Calleja, presentador del informativo de ETB durante los años más duros del terrorismo; Melchor Miralles, director de El Mundo en el País Vasco de 1994 a 1997; Bárbara Dürkhop, viuda del primer político asesinado por ETA, el socialista Enrique Casas; José Ramón Recalde, jurista y político socialista que sobrevivió a un disparo a bocajarro en la cara; y Consuelo Ordóñez, hermana de Gregorio Ordóñez, asesinado por la banda etarra cuando era diputado del Parlamento Vasco y teniente de alcalde del ayuntamiento donostiarra.