Más de un centenar de localidades vascas fueron declaradas zona catastrófica.