Sinopsis de ‘Mar de plástico’ 2×11: Fernando Rueda vivirá un momento de intimidad y se encontrará con alguien de su pasado


Tras la captura de Vlad, los periodistas se hacen eco de la noticia: ha sido detenido el presunto asesino del martillo. Sin embargo, Héctor recuerda a los policías que la muerte de Marta sigue sin encajar…


En paralelo, Pablo se encuentra atado de pies y manos y semidesnudo, es atormentado con una música a todo volumen que le mantiene despierto. Piensan de él que es un traidor…


En la cárcel, Fernando coloca sus cosas en su nueva celda cuando alguien se le acerca; se trata de el Alférez, aún enfadado con él por rencillas del pasado con su mujer (temporada anterior).


Asunción acude a ver a Rueda: quiere que se haga cargo de la fianza de su hija. Rueda acepta pero cuando Pilar sale de prisión se enfrenta a su madre ¿por qué se ha vendido de esa manera?. Asun decide entregarse a la policía declarándose culpable “era ella, y no su hija, quien compraba a esas mujeres…”


Cristina acude a ver a Fernando, una visita que les lleva a un momento cargado de intimidad, donde él le agradece que siempre se haya mantenido a su lado, le haya entregado su bondad y le haya mirado con otros ojos…