Sara Ballesteros: “Ha sido un reto interpretar a Angustias”


Hemos hablado con la actriz de “El secreto de Puente Viejo”, la serie que cada tarde triunfa en las tardes de Antena 3, y a partir de todas vuestras preguntas nos ha contado muchas curiosidades sobre la serie, sobre su despedida, cómo se rodaron esas escenas tan emotivas, y muchas cosas más. Si eres fan de Sara o de la serie, sin duda no puedes perderte esta entrevista.

Tu personaje ha terminado hace poco en “El secreto de Puente Viejo”, ¿en qué nuevos proyectos podremos verte?

En estos momentos estoy en varios proyectos abiertos, pero todavía no hay nada cerrado, con lo que no puedo adelantar nada.

¿Cómo concibes tu vida en el arte, en concreto, en el duro mundo de la interpretación?

La concibo como el motor de mi vida, un actor nunca deja de trabajar. Cuando cae el telón o se corta una toma el trabajo continúa. El actor se enriquece observándose a sí mismo, no en sentido ególatra, sino más bien respecto de las relaciones que mantiene con su entorno y cómo le afecta, en sentido spinoziano. Intento absorber cada detalle de lo cotidiano, puesto que es en definitiva la carne y el “alma” de los personajes que construimos.

¿Dónde esperas que te lleve tú profesión como actriz?

Que me lleven de un trabajo a otro trabajo, poco a poco. Vivir de tu trabajo es lo que más te dignifica y si el universo conspira a tu favor también se agradece. Me gusta soñar descalza y sentir la tierra firme…

¿Te ha gustado interpretar a una “loca” en la serie o hubieras preferido ser otro personaje diferente?

Ha sido un verdadero reto poder trabajar un personaje como Angustias, y no es que me haya gustado, es que yo, Sara, he disfrutado como una loca, me ha encantado. Es cierto que al principio me dio algún quebradero de cabeza que otro, pero creo que no peco de vanidosa si digo que estoy muy orgullosa del trabajo que he realizado en la serie. Los repentinos cambios de Angustias de cuerda a completamente ida me han aportado mucho actoralmente hablando. Si pudiera elegir un personaje, y con el permiso de Eva Leira y Yolanda Serrano, las directoras de casting, me quedaría con Angustias, sin duda. Les estoy muy agradecida a ambas.

“Ha sido un reto interpretar a Angustias”

¿Qué te parece que Antena 3 haya decidido renovar la serie hasta finales de año?

Me parece fantástico, creo que la audiencia ha confirmado su esperado éxito y ha sido un placer estar en los inicios del mismo durante toda una temporada. Me alegro mucho por mis compañeros y por todo el equipo tan fantástico que hace posible cada día El secreto de Puente Viejo.

Aunque tu personaje haya fallecido, ¿sabes cómo avanzaran las tramas en los próximos capítulos? ¿Nos puedes adelantar algo?

Algo sé, sí, pero no puedo adelantar mucho. De hecho creo que no puedo adelantar nada, sería spolier. Lo mejor sería que lo descubrierais siguiendo la serie cada día…

¿Cuál ha sido la escena más complicada de rodar? ¿Y la más emotiva?

Ha habido varias secuencias complicadas aunque creo que sin duda la más complicada, por larga y porque debía estar al ciento por cien, fue la del parto. Estaba dividida en siete partes, narrativamente eran doce horas de parto y se tenía que reflejar la desesperación y el agotamiento. Acabé exhausta y me desmayé de verdad. Menos mal que me ayudaron mis compañeros, tanto Megan como la gente del equipo técnico. Las chicas de maquillaje decían que ya sabía lo que era parir.

Y la más emotiva: la muerte. Había demasiados sentimientos encontrados por todo lo que suponía. Además se grabó en mi último día, con lo que las emociones de todos estaban muy a flor de piel. A pesar de todo disfruté muchísimo, así como con las secuencias de la confesión a Don Anselmo sobre mis intenciones de matar a Pepa, la visita a la cárcel, la agonía en la extremaunción y, sin duda, la despedida y maldición de Tristán. Fue apasionante.

¿Por qué crees que la audiencia está indignada con la muerte de tu personaje?

La verdad es que resulta curioso que la audiencia esté indignada por la muerte de Angustias. Al principio la odiaban, y con razón, pero creo que era natural dentro de lo que suponía este personaje en el conjunto de las tramas. También es verdad que Angustias, en ocasiones, provocaba compasión y estoy segura de que se le cogió un poco de cariño. Quizá la audiencia, porque le cogió cariño, la echa de menos. Quizá sea más eso, que la echan de menos…

“Me resulta curioso que la audiencia esté indignada por la muerte de Angustias”

¿Qué ha supuesto para ti interpretar un personaje tan complejo como Angustias: una loca pero bastante inteligente que solo planea maldades?

El personaje de Angustias es mi primer papel en televisión y Gregorio Quintana, productor ejecutivo de Ida y Vuelta, me dijo que la cadena temía que este personaje, por los clichés y tópicos, podría conducirnos al fracaso absoluto. Esto ya de entrada supone un desafío en toda regla como profesional y ahí están los resultados. Angustias me ha supuesto un trabajo muy riguroso que me ha exigido mucha concentración y dedicación, y me ha permitido experimentar cosas que con otro personaje no hubiera tenido la ocasión. Angustias era un personaje de extremos, radical; me permitió arriesgar.

“Temíamos que el personaje de Angustias condujera la serie al fracaso absoluto”

¿Cómo conseguías meterte en la piel de una mala malísima como Angustias y tan desequilibrada?

Al leer la Biblia (una especie de sinopsis de personajes y tramas), leía la vida una mujer loca, pero las circunstancias en que se desenvolvía me hacían pensar más bien en una mujer atormentada por su pasado, vulnerable e inestable por el temor a enloquecer y a perder todo aquello que ama: Tristán y Martín, su familia. Llegué a pensar que no estaba loca en absoluto y quizá era justamente esto lo que me ayudó a simpatizar con ella. Sus padres la encerraron en un convento a una edad muy temprana debido a sus desequilibrios. Ha vivido literalmente sola, no ha disfrutado ni de su propia compañía. En sus últimos días Doña Francisca llega a decir: “no se ha ganado la amistad y el aprecio de nadie en esta casa”. Su forma de actuar era más instintiva, en sentido animal, que racional; su dolor y sus temores se convirtieron en pura obsesión: su marido no le corresponde y Martín no es su verdadero hijo. Sin embargo, mantener a toda costa esa mentira es mejor que la soledad.

¿Nos puedes contar alguna anécdota de la grabación de la serie?

Podría contar muchas. En los primeros días de rodaje me tiré un aceite de quinqué en un vestido con raccord a punto de entrar en la siguiente secuencia; por entrar a tiempo en un plano casi me mato al tropezarme corriendo cuando llega Tristán a La Casona; me desmayé al terminar las secuencias del parto; el bebé se orinó encima de mí cuando Megan está a punto de sacarlo de debajo de mi camisón al dar a luz. Otra anécdota muy graciosa fue un comentario de Iván Palacios, el niño que hace de Martin junto a su hermano gemelo, Joaquín, el día que se grabó la secuencia del barranco Iván le preguntó a su madre que si Sara decidía tirarse por el barranco si él también tendría que hacerlo…

¿Cómo grabasteis las escenas tan duras del suicidio de Angustias?

El suicidio de Angustias tiene tres secuencias que se grabaron a lo largo de toda una mañana, normalmente se tarda menos en abarcar tres secuencia: un primer momento en el que Pepa entra en su habitación y encuentra a Angustias, un segundo momento en el que Angustias amenaza a la partera con matarla con un puñal y el momento final en el que se clava a sí misma el puñal. Las dos primeras secuencias fueron sencillas en lo que se refiere a la mecánica de lo que Megan y yo debíamos hacer, aunque actoralmente nos exigía poner toda la carne en el asador porque la situación era extrema. Y la tercera secuencia supuso mayor atención por los movimientos que debía hacer con el puñal: primero era un puñal de verdad que me clavaba de lado, luego era un puñal retráctil que se metía para dentro cuando me lo clavaba y el último, que es el que se ve cuando Angustias cae al suelo, es un puñal que se enrosca. Esos tres momentos tuvieron la atención y el trabajo minucioso de todo el equipo para cuidar cada detalle, tanto de raccord como de maquillaje, vestuario, etc. El director quería que Angustias debía morir espectacularmente vestida y la maravillosa sastra de Puente Viejo, Marian, decidió hacer, por triplicado, una falda y una blusa a medida exclusivamente para la muerte. El trabajo con Megan, nuestra Pepa, durante esas secuencias fue de los más emotivos y al mismo tiempo más duros que he vivido porque coincidieron con mi último día de grabación y fue difícil contener las lágrimas… Incluso el ayudante de dirección, ante revuelo del equipo, tuvo que pedir que abandonase el plató la gente que no debía estar en la secuencia. Sin duda fue momento precioso.

Has calado mucho en el espectador, ¿cómo se consigue eso?

No sé cómo consigue eso, yo sólo he hecho las cosas cómo sé hacerlas y supongo que los guionistas también tienen que ver en todo esto, considero que el personaje está muy bien construido. Las convicciones de Angustias son tan fuertes que las defiende hasta la muerte. Es un personaje que al principio resultaba detestable para el espectador, pero es verdad que a medida que pasaba el tiempo provocó compasión y cariño, lo comentaba antes. A nadie le gustaría que le sucediese lo que le ocurre a Angustias: sufre de verdad y se duele de su impotencia al no tener el control sobre aquello que ama. Sus maquinaciones, debilidades, maldades, etc. generan tal incertidumbre y tal misterio que la audiencia termina por interesarse y conectar afectivamente con el personaje y toda su trama.

¿Qué es lo que más te gustaría hacer después de El Secreto de Puente Viejo, cine, tv o teatro?

Durante estos años he hecho mucho teatro, en algunos momentos, lo echo de menos. Mi trabajo en El Secreto de Puente Viejo me ha permitido conocer el frenético ritmo que supone el trabajo en televisión y más en una serie diaria. Ahora me encantaría tocar el cine, pero es verdad que estoy abierta a todos los proyectos que vengan.

“Me encantaría hacer cine”

De todos los personajes que has interpretado, ¿con cuál te quedarías?

Aunque parezca oportunista, ya que esta entrevista viene motivada por mi trabajo en El secreto de Puente viejo, he de decir que, a día de hoy y sin duda alguna, me quedaría con el personaje de Angustias, ya que en un brevísimo periodo de tiempo me ha permitido tocar muchos conflictos vitales y transitar por estados de ánimo muy distantes. Esta Angustias, en ocasiones desequilibrada, inteligente, perversa, y al mismo tiempo, vulnerable, frágil, emocionalmente inestable y llena de aristas, no es un personaje de lo más habitual para trabajar. Estoy encantada con él.

¿Cómo se convierte alguien en una gran actriz?

Por “desgracia” no tengo la fórmula para saber cómo se convierte alguien en un gran actor o una gran actriz, no lo sé. Sí sé lo que es el trabajo, el esfuerzo y la humildad, y sé que la mezcla exacta de todo esto puede ser de gran ayuda para comenzar a crear cosas interesantes.

Y con esto terminamos la entrevista Sara, espero que te haya gustado. Desde Mi Zona TV te deseamos mucha suerte en todos tus proyectos. ¡Gracias por la entrevista!

Muchísimas gracias a ese público tan fiel y al cariño y apreció que han manifestado y expresado por el personaje de Angustias y por mí a través de distintos medios.

© Copyright Mi Zona TV. Prohibida su copia, reproducción o utilización en cualquier web, blog o cualquier otro medio.