Paco León: “Perder la espontaneidad era el peligro en ‘Carmina y Amén'”


“Perder la espontaneidad era el peligro en Carmina y Amén y he tenido bastante cuidado para que eso no pasara demasiado”, confiesa Paco León sobre su segunda película como director, tras la revolución cinematográfica que supuso Carmina o revienta (2012), que cierra la saga familiar protagonizada por su madre, Carmina Barrios, a la que ya vemos convertida en actriz profesional.

Tras su estreno y paso triunfal, de nuevo, por el Festival de Málaga -se llevó los premios a mejor guion, de Paco León, y a mejor actriz de reparto, Yolanda Ramos-, Carmina y Amén se estrena este miércoles en los cines tras “sacrificar” alguno de los ingredientes de la primera parte, al haberse “perdido el factor sorpresa” y descartar el tono documental que ya estaba “visto y no aportaba nada”, y profundizar más “en lo formal, en el lenguaje cinematográfico”, explica en una entrevista con RTVE.es el cineasta, actor y cómico sevillano.

“La primera fue un experimento, un entrante, y salió tan bien que me quedaron ganas de seguir un poco más y me pareció interesante ahondar en ese lenguaje encontrado casi por casualidad”, afirma el director, que dice que esta segunda cinta es “un poco más ambiciosa, manteniendo el espíritu de la primera pero intentado llegar un poco más lejos”.

En Carmina y Amén, tras la súbita muerte de su marido, Carmina convence a su hija María de no dar parte de la defunción hasta dos días después y cobrar la paga doble que él tenía pendiente. Durante esos dos días esconden el cadáver y disimulan su duelo en la cotidianidad de un bloque de pisos de un barrio humilde de Sevilla.

Carmina Barrios, una actriz profesionalizada

En esta segunda entrega que, “en principio”, cierra el díptico, encontramos, según su hijo y director, a una Carmina Barrios “igual de rotunda”, pero más actriz, capaz de “viajar por los géneros”: “De repente juega casi a nivel paródico al thriller, al terror, o a la metafísica hablando con el muerto, y por supuesto también al melodrama”.

Para su otra hija y compañera de reparto, María León, en la película Carmina Barrios -que no ha concedido entrevistas pero sí ha comparecido en rueda de prensa en la presentación de la cinta-, ha demostrado en ese mes de rodaje que es “una gran actriz, que no se ha profesionalizado de malas maneras”.

María León asegura a RTVE.es que ella ha enseñado poco a su madre, sino que más bien ha aprendido “mucho” de ella, “su capacidad de juego y su generosidad”. “Ha jugado como una niña chica y me ha demostrado que el amor hacia los hijos la puede hacer tan grande como es ella, porque lo que le pidiera Paco lo hacía. Me ha demostrado que es una gran mujer, que es muy inteligente y muy generosa “, cuenta la actriz, que no puede disimular la felicidad al hablar de su progenitora.

En resaltar esa generosidad coincide Paco León, que asegura que su madre le ha “regalado” cada una de las escenas de la película. “Su motivación en cada una de las secuencias era la misma, que yo estuviera contento y me pareciera bien”, asegura el director, que guarda un recuerdo “muy bonito” de la escena que él llama “Eyes wide shut” -como la película de Kubrick-, en la que desvela una posible infidelidad, “ese tren que no cogió a mitad de su matrimonio”.

María, de “niñata” a madre “acarminada”

La evolución del personaje de María es más marcada, pues deja de ser “la niñata inconsciente”, que ni se había enterado de que tenía una hija, para convertirse en una madre más responsable, que se hace emprendedora en época de crisis y monta un centro de estética -que no una peluquería, como le repite constantemente a su madre- para “defender con uñas y dientes el pan de sus hijos”, explica Paco León.

“María se va ‘acarminando’ un poco más, y no solo es que entienda a su madre porque la tiene que entender y porque es la ley en esa casa, sino porque va heredando una forma de vida y de amar que tiene Carmina, una manera de funcionar, de querer, de proteger a los suyos y de no juzgar y sí tirar para adelante con ellos”, cuenta sobre su personaje María León.

La matriarca Carmina Barrios, convertida casi en una Corleone en la ficción, asegura que el éxito no ha cambiado su forma de ser: “Todo el que tiene un problema me lo cuenta, viene a casa y se toma un café. Sigo así”, bromea.

Además, alaba el trabajo de sus hijos y de Paco dice que es “artista desde que nació”. “Nació de pie, es verdad. Es buena persona, muy profesional en todo, lo que se propone lo hace. Lo mismo le sienta la nariz de payaso que ser el director de lo más. Olé por los cojones que tiene. No solo es tenerlo entre las pieras, es demostrarlo”, afirma tajante.

Una “radiografía” de la España actual

Aunque María León reconoce que no era la intención, Carmina y Amén tiene mucho de cine social hasta convertirse en “una radiografía de la España actual”, contando la situación de crisis y cómo “hay que tirar para adelante”, con la figura de la joven emprendedora y la madre que lucha por dejar a sus hijos hasta el último céntimo y la vida resuelta. Por haber hay hasta un pájaro que es la mascota de Carmina y que se llama Bárcenas, con el que mantiene divertidas conversaciones.

“Le compré una ninfa dos meses antes para que la amaestrara y se hiciera con ella porque necesitaba que tuviera una relación con ella en la película. Cuando le dije que había que bautizarla, mi madre muy felizmente dijo ‘si vamos a estar pendientes de si habla o no, si lo metemos en la cárcel o tal, este es un pájaro y tiene que ser Bárcenas’. Y me pareció una metáfora perfecta”, relata Paco León.

A Carmina y a María les vuelven a acompañar en el reparto otros familiares como su hermano Alejandro León, su tío Paco Casaus -que interpreta al padre, Antonio- o su tía Mari Paz Sayago, que vuelve a dar vida a una de las vecinas con conexiones en las altas instancias monárquicas. Las actrices Yolanda Ramos y Estefanía de los Santos, como vecina y nuera de Carmina, ponen la parte más profesional al reparto de una cinta que vuelve a regalarnos momentos divertidísimos, como las conversaciones de velatorio en torno a una mesa camilla.

De ese trabajo en familia, para María León ha habido muchas cosas buenas, especialmente comprobar la “generosidad” de su familia y su confianza ciega en Paco, y lo malo, “por decir algo”, la locura de la promoción que es “como tener 16 bautizos en un mes” con “los nervios de tener todos que estar guapos que se casa la niña”.

Paco León invita al cine

Si con Carmina o revienta (2012) -que puedes ver gratis en RTVE.es estos días- Paco León revolucionó la forma de distribución al estrenar a la vez en cines e internet, en esta ocasión, y para “ser honesto con el proyecto”, la película se proyectará gratis en cien cines este martes, 29 de abril víspera del estreno oficial.

“El objetivo es completamente comercial porque confío en el boca a boca, en que la gente que la vea hable bien y eso repercuta en la taquilla”, dice Paco León, quien, pese a que confiesa no verse aún como director, promete seguir investigando en esta faceta. “No tengo nada en la cabeza, por supuesto no continuar las aventuras de Carmina, pero algo haré… cuando se me meta una idea en la cabeza que necesite contar, me arremango y me pongo a ello”, dice.

Su hermana María confiesa sentirse “apenada” por el fin de la saga y “porque no vamos a tener más Carmina”, aunque cree que su hermano ha conseguido en dos películas “contar lo que es este personaje y hasta donde puede dar”. “La gente la va a querer y va a entender muchísimo la última lección que da, una lección de amor y una lección de una decisión difícil pero de una mujer valiente”. Y amén.