Muy pronto vuelve “La que se avecina”, descubre las tramas de la nueva temporada

Su hija y su yerno la han amenazado con echarla de casa a menos que se haga cargo de sus gastos de manutención. Obligada a encontrar empleo, Estela recalará en un modesto canal de televisión como pitonisa de un programa de esoterismo en la cuarta temporada de “La que se avecina”, que Telecinco estrenará próximamente.

La férrea determinación de Antonio Recio de poner fin a la elevada deuda que acumula “Mirador de Montepinar”, la lucha de Enrique por recuperar su estabilidad emocional y a su familia tras el cautiverio y las intervenciones estelares de Paz Padilla, Mª José Cantudo y José Manuel Parada marcarán la línea argumental de los nuevos capítulos de esta comedia, que concluyó la pasada entrega de capítulos con una audiencia media de 2.172.000 telespectadores y el 16,1% de share.

El amor, la infidelidad y las decepciones amorosas estarán muy presentes en la vida cotidiana de los protagonistas de esta ficción, producida en colaboración con Alba Adriática: Antonio se obsesionará con descubrir la identidad del hombre que ha seducido a su mujer, Maite desplegará sus armas de mujer para lograr que Amador regrese a su lado y Judith y Enrique sorprenderán a los habitantes de Montepinar 7 con su inesperado y apasionado romance.

Estela debutará en televisión como presentadora de un espacio de adivinación

Estela Reynolds - La que se avecinaYa son 365 los días que Estela (Antonia San Juan) lleva residiendo en casa de Javi (Antonio Pagudo) y Lola (Macarena Gómez). Cansados de su falta de contribución para hacer frente a los gastos domésticos, la pareja le plantea un ultimátum: si no consigue un trabajo, tendrá que buscar otro sitio para vivir. Muy a su pesar, la estrella del destape sufrirá humillaciones en trabajos miserables hasta que la televisión llama a su puerta.

Un modesto canal y un espacio nocturno de tarot acogerán su debut televisivo como pitonisa. Su inexperiencia en materia de esoterismo, falta de empatía con los seguidores del programa y fuerte personalidad le llevarán a cometer numerosos y sonados errores ante las cámaras.   Su constante afán por sentirse deseada sumergirá a Estela en una azarosa vida sentimental en la que se sucederán tempestuosos romances y sonados fracasos. Sin embargo, sus denodados esfuerzos por encontrar pareja no se verán recompensados con la ansiada estabilidad amorosa.

La decisión de Lola de estudiar Arte Dramático para seguir los pasos artísticos de su madre constituirá un motivo de orgullo y alegría para Estela, hasta que la diva descubre que su hija es una dura rival en los castings. Los celos profesionales de la veterana actriz deteriorarán la relación entre madre e hija, que atravesará uno de sus peores momentos.

Antonio se aferra a su cargo mientras intenta reducir la deuda de la comunidad

Preocupado por la ingente deuda que el moroso acumula en las cuentas comunitarias, Antonio Recio (Jordi Sánchez) concentrará su energía en un único fin: la búsqueda de financiación que ponga fin a la maltrecha economía del complejo residencial. Alquilar ilegalmente el 2ºC, organizar un mercadillo benéfico y participar en una liga de fútbol entre urbanizaciones de la zona para ganar el premio en metálico de la competición, son algunas de las singulares iniciativas en las que se embarcará el mayorista de pescado congelado.

A pesar de haber perdido la confianza en la gestión del primer mandatario de la comunidad, Enrique Pastor (José Luis Gil) continuará en su cargo, ya que su gran sentido de la responsabilidad le impedirá desatender los múltiples y acuciantes problemas comunitarios.   El misterioso abandono de Coque (Nacho Guerreros) de su puesto de trabajo obligará a Antonio a tomar medidas urgentes: permitir que Mari Tere (Gemma Cuervo) realice las tareas de limpieza del inmueble de manera gratuita. Tras su regreso a “Mirador de Montepinar”, el conserje entrará en cólera tras descubrir que la anciana está asumiendo parte de sus funciones.

Poco antes de cumplir su primer año de mandato, el presidente de Montepinar 7 se verá obligado a convocar elecciones a la presidencia en las que luchará por la reelección contra una inesperada rival: Judith (Cristina Castaño), que decide presentarse para acabar con la nefasta y caótica gestión del actual equipo directivo.

La lucha de Enrique por recuperar su vida y su familia

Los tres meses de cautiverio a manos del moroso comenzarán a pasar factura a Enrique en forma de alucinaciones, angustia y miedo a la soledad debido al cuadro de estrés post-traumático que padece. Su equilibrio emocional se agravará tras regresar a casa y descubrir inquietantes cambios:su hijo Fran (Edu García) ha adoptado la estética gótica tras enamorarse de una joven y Maxi (Eduardo Gómez) ha desarrollado una relación enfermiza con su muñeca hinchable.

Preocupado por la decisión de su hijo de dejar el colegio, el concejal de Juventud y Tiempo Libre del Ayuntamiento intentará convencerle para que retome sus estudios. Fran hará caso omiso de los consejos de su progenitor y encontrará trabajo como repartidor de Antonio, que pondrá en marcha un servicio de venta de marisco a domicilio.

Una relación clandestina, una reconciliación imposible y un romance inesperado

Mientras Antonio Recio vive la peor crisis matrimonial de su vida a raíz de la infidelidad de la “primera dama” (Nathalie Seseña), Enrique Pastor, vicepresidente de “Mirador de Montepinar”, iniciará un apasionado romance con la atractiva propietaria del Ático A: Judith.

Antonio, obsesionado con la infidelidad de su esposa

Abrumada por el sentimiento de culpabilidad, Berta regresa a su hogar tras pasar tres meses junto a su amante en los montes gallegos. Incapaz de aguantar las presiones de su marido, acaba confesando que le ha sido infiel con otro hombre. Descubrir la identidad de la persona que ha hecho tambalear su matrimonio constituirá la principal preocupación de Antonio Recio. El padre Alejandro y algunos vecinos envidiosos encabezarán su particular lista de sospechosos.

Mientras el mayorista del pescado intenta desenmascarar al responsable de su crisis matrimonial, Berta proseguirá su apasionada relación con Coque hasta que éste, siguiendo los consejos de Enrique, decide iniciar una relación con una joven sin ataduras, situación que suscitará los celos de la señora Recio.

Amador , el “Cuqui”,elude sus responsabilidades familiares en su nueva vida de soltero

Amador - La que se avecinaHa logrado superar su ruptura con Maite (Eva Isanta) y ahora está decidido a disfrutar de su nueva condición de soltero. Convencido de que su gran error fue casarse, Amador (Pablo Chiapella) decide dar un cambio radical a su vida. La búsqueda de la libertad marcará la nueva etapa del ex-profesional bancario, condicionada por la compleja convivencia en el apartamento de Leo, las dificultades económicas y las continuas discrepancias con Maite.

Saldar la deuda que le reclama Leo (Luis Miguel Seguí) y pagar a Maite la pensión alimenticia de los niños constituyen las principales obligaciones económicas a las que tendrá que hacer frente con empleos precarios como barrendero, guarda de seguridad, aparcacoches o transportista ilegal. Cada vez que encuentre trabajo, tratará de ocultárselo a Maite, al tiempo que buscará a quien dejar a sus hijos durante la jornada laboral.

Decidida a retomar su relación con su ex-marido, Maite utilizará cualquier excusa para acaparar su atención. Consciente de que Amador ha perdido interés en ella, vivirá una crisis de edad tras acumular varios fracasos sentimentales. La educación de los niños, el pago de la hipoteca de la vivienda y la falta de liquidez son algunas de las situaciones que tendrá que afrontar en solitario la ex-primera dama de “Mirador de Montepinar”.

Enrique y Judith, nueva pareja

Recuperar a su familia, superar las secuelas del secuestro y recobrar la confianza de sus convecinos son los motivos por los que Enrique decide ponerse en manos de Judith. Las sesiones de terapia con la atractiva psicóloga propiciarán un mayor acercamiento entre ambos. El vicepresidente de la comunidad no será insensible al encanto de la facultativa, mientras que ella se sentirá atraída por su madurez y personalidad.

Su romance con Judith devolverá la alegría e ilusión al concejal, al tiempo que recuperará su equilibrio emocional. Aunque la pareja comienza a verse en secreto, su relación se hará vox populi cuando Enrique comunica la noticia a Fran y Maxi, mientras que Judith revela a Lola la identidad de su nuevo novio.

Los “cameos” de Paz Padilla, Mª José Cantudo y José Manuel Parada

La humorista, actriz y presentadora Paz Padilla se alejará de su registro más conocido, la comedia, para dar vida a un personaje conflictivo: una drogadicta que acude a la urbanización en busca de Coque, su ex-novio. A esta intervención estelar se sumarán las de Mª José Cantudo y José Manuel Parada, que se interpretarán a sí mismos.

Paz Padilla encarnará a una antigua novia de Coque

Encontrar un lugar donde vivir y recuperar el amor de Coque, su antiguo novio, es el doble objetivo con el que recalará Chusa, una toxicómana y ex-prostituta (Paz Padilla) en “Mirador de Montepinar”. Dolido tras su ruptura con Berta, el conserje del complejo residencial acogerá temporalmente a su ex-pareja sentimental, con la que protagonizará múltiples y acaloradas discusiones.

José Manuel Parada invitará a su programa a dos divas del destape: Mª José Cantudo y Estela Reynols

Convencida de que la televisión finalmente homenajeará su trayectoria artística, Estela acudirá a “Pelis de barrio”, espacio conducido por José Manuel Parada, en el que descubrirá que la estrella invitada no es ella, sino Mª José Cantudo. La intérprete femenina de “Desembraga a fondo”, cinta en la que Fernando Esteso le “chupó un pezón”, intentará acaparar el protagonismo en un programa especial que recordará la exitosa carrera profesional de la Cantudo, actriz que realizó el primer desnudo integral del cine español en la película “La trastienda”.

Antonio planea rescatar a Berta del convento, en el arranque de la nueva temporada de “La que se avecina”

El arriesgado plan del presidente de la comunidad de liberar a su esposa del lugar en el que se ha recluido voluntariamente, el debut profesional de Amador como barrendero y la iniciativa de Lola de regalar una mascota a su madre para mitigar su soledad son algunas de las situaciones que vivirán los residentes del complejo residencial en la primera entrega de la temporada.

En el capítulo titulado “Un chihuahua, un barrendero y un rescate en el convento”,incapaz de aceptar que Berta haya decidido ingresar en un convento en busca de paz espiritual, Antonio pone en marcha una singular operación de rescate con la ayuda de Enrique y Coque: Dios se le aparecerá a la primera dama de la comunidad en el centro religioso para indicarle que debe regresar al hogar conyugal.   Mientras sus conflictos con Maite se acentúan, Amador encuentra trabajo como barrendero. El ex-profesional bancario decide ocultarle la noticia para evitar tener que pasarle la pensión alimenticia fijada por el juez.

La prolongada convivencia de Estela en su casa acaba pasando factura a la relación de Javi y Lola. La joven sorprende a su madre regalándole un chihuahua para que le haga compañía, iniciativa que se vuelve en contra de Javi cuando éste se ve obligado a hacerse cargo de la mascota ante el nulo interés de su suegra por ocuparse personalmente de los cuidados del perro.

Tras escuchar los duros y crueles comentarios de sus amigas sobre su matrimonio, Lola se ofende y decide darles una lección: saldrá de fiesta con Judith y Raquel para demostrar que es capaz de seducir a cualquier hombre.