Mónica Cruz, Gabriel Rufián y Belén Esteban protagonistas de ‘Chester y la fama’


Cría fama y échate a dormir, dice el refrán.  ¿Es eso cierto? ¿Se puede vivir únicamente de la popularidad mediática? Qué tendrá la popularidad que quienes no la poseen la reclaman y quienes la viven día a día terminan renegando de la misma. ¿Dónde empieza el derecho a tu intimidad y el negocio de exponer tu vida privada? ¿Quién convierte en famoso a un famoso? ¿Y qué sucede si de la noche a la mañana te conviertes en “uno de ellos”? Muchas preguntas que suelen acabar siempre en bandos enfrentados: por un lado, los “famosos” y por otro, los “anónimos”. Y con una frase infalible: “Ellos se lo han buscado, que no se quejen”.

Este domingo, en Chester in Love, tres de las personalidades más “famosas” de nuestro país quieren compartir con Risto y con Chester sus reflexiones y experiencias sobre un hecho que, para bien o para mal, marca su vida de manera inexorable. Ser famoso. La actriz Mónica Cruz, el político Gabriel Rufián y la colaboradora de televisión Belén Esteban

Mónica Cruz: “Ya no le doy importancia a quienes achacan mi fama a mi hermana”

Lleva “desde los cuatro años bailando”, pero ha escuchado en numerosas ocasiones que si está ahí, sea donde sea ese ‘ahí’, es porque antes que Mónica hubo una Penélope. “Pero es algo con lo que no tienes que darle importancia, está ahí. Y tienes que convivir con eso”. Formada en una disciplina “militar” como el baile, “Siempre he dado más de lo que tocaba. Desde siempre. Si tenemos que estar en el teatro a las cinco, pues yo llego a las tres y media. Me organizo, caliento y me preparo porque vivo de lo que me gusta. Tienes que cuidarlo y valorarlo”.

Su trabajo, el éxito en su profesión y también el trabajo y el éxito de su popular hermana la han convertido en objetivo habitual de la llamada prensa del corazón. “A veces vives episodios muy violentos cuando vas por una carretera y se hacen barbaridades con un coche para hacer una foto que ni siquiera se va a ver. Sueltan el volante, disparan la cámara… es como de película. Y yo eso no lo voy a permitir”.

Precisamente, uno de los mayores paparazzi españoles, Enric Bayon, será uno de los ponentes que contraponga con su testimonio el discurso de Mónica. “Hay muchas marcas que te llaman para hacer un photocall o representar una marca publicitaria y tú eres la representante de la familia Cruz en ese caso ¿no?”.

El debate está servido

Belén Esteban: “No soy ningún ejemplo. Y en cuanto pueda, dejaré la tele”

Sabe que, como dice, “en cuanto abro la boca, sube el pan”. Y no es una frase tópica. Más de 16 años de trayectoria televisiva la avalan por, “no por un polvo con un torero, sino una relación de amor. Y si estoy ahí trabajando, si llevo 16 años todos los días en televisión, será por algo”. Es Belén Esteban, de profesión, sus programas. “Ignorante no soy. Sé que no tengo estudios, pero hay gente que sí los tiene y mira cómo va el país”.

Su vida está llena de luces y sombras, todas bien documentadas en las crónicas rosas. “Tengo mucho que agradecerle a la tele, pero también lo he pasado mal en la tele. En algunas cosas, la tele se ha aprovechado de mí. Por suerte o por desgracia, mi vida entera la conoce toda España. Y yo no soy ningún ejemplo para nadie. Mi vida la he rentabilizado, sí, pero también he pagado un precio por hacerlo”.

Y como la propia Belén encara, su futuro lo tiene claro: “Estoy deseando dejar la tele. En el momento que pueda, la dejaré”.

Gabriel Rufían: “Para Albert Rivera, yo soy como Bruce Willis en ‘El Sexto sentido’: invisible”

¿Famoso a la fuerza o famoso a fuerza de insistir? Ni siquiera el propio Gabriel Rufián lo tiene claro: “No sé si me gusta ser famoso. Estás aquí para llegar al mayor número de gente posible. Si eso repercute en que se te conozca, pues bueno. Es una consecuencia, pero no es un fin, ni mucho menos. Al menos sirve para que la gente vea que, en nuestro caso, ni llevamos tridente ni rabo ni cuernos”.

Quizá esa fama sobrevenida le pasa factura al portavoz de ERC en el Congreso. “Notas que, cuando llegas a Madrid, hay taxis que van más rápido que otros”, bromea. No será la única vez que pase por un aprieto durante su charla con Risto y Chester. Una chaqueta de Zara, un tuit políticamente incorrecto y varios personajes cinematográficos le van a dar más de un quebradero de cabeza. Aunque Rufián también guarda un as en la manga, en forma de recado para Albert Rivera: “Me encantaría poder hablar con él porque de momento no lo conozco. No he hablado nunca con él. Yo paso por su lado y es como Bruce Willis en ‘El sexto sentido’. Soy invisible. No me ve. Nunca. Será casualidad”.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!