Mario Casas y Adriana Ugarte presentan ‘Palmeras en la Nieve’ en Gran Canaria


Con el inicio de rodaje a la vuelta de la esquina, el director Fernando González Molina ha presentado a los medios, ‘Palmeras en la Nieve’ su nuevo proyecto protagonizado por Mario Casas y Adriana Ugarte. La gran ausente ha sido Macarena García.

“Iniciamos este viaje hace dos años y es un momento muy emocionante para nosotros llegar a este punto” ha explicado el director Fernando González Molina durante la rueda de prensa y la presentación a los medios de su nuevo proyecto ‘Palmeras en la Nieve’.

El director ha adelantado a los medios allí presentes que el próximo lunes 14 de julio arranca el rodaje de ‘Palmeras en la Nieve’, su nuevo proyecto para el que ha vuelto a contar con Mario Casas como protagonista (después de ‘3 Metros sobre el Cielo’ y ‘Tengo ganas de ti’), con Adriana Ugarte y Macarena García.

Hasta Gran Canaria se ha desplazado el equipo al completo de la película y los medios de comunicación. El director González Molina y el director de arte, Antón Laguna, han guiado a los medios por las espectaculares localizaciones donde se va a rodar ‘Palmeras en la Nieve’.

Han visitado los paisajes, los decorados e incluso los escenarios que tendrán gran importancia en la película. Los grandes ausentes en esta “visita guiada” han sido los protagonistas que estaban esperando para hacerse la foto de grupo en un photocall improvisado.

Adriana Ugarte, que trabaja por primera vez con el director, llevaba un vestido rosa y ha posado muy sonriente junto a su compañero de reparto Mario Casas. El actor repite por tercera vez con el director que vuelven a formar el tándem perfecto. La gran ausente ha sido Macarena García que no ha asistido a la presentación.

Después tocaba el turno de la rueda de prensa donde los periodistas han podido preguntar por todas las incógnitas que rodean a este nuevo proyecto. Comenzaba González Molina explicando que es “una película emocional, épica”. “Es la historia de la vida de muchas persona que vivió en Guinea, en las colonias españolas”.

En la mesa también estaba Sergio G Sánchez, guionista de la película, que desvelaba que han “intentado ir a la esencia de las historias que se cuentan”. “Adriana y Mario son dos grandes estrellas y estoy deseando verles en los papeles de Clarence y Killian”, añade.

Según explica el director es su “primera vez en la isla” y la verdad que tiene muchas ganas “de empezar a rodar”. Es la primera vez también que Adriana Ugarte trabaja bajo las órdenes de González Molina y solo puede dar las gracias por contar con ella en este proyecto. “Para mí es un sueño, es un personaje que me supone un reto”.

Adriana Ugarte es Clarence, “la parte del presente que inicia su viaje en busca de sus raices”. La actriz está muy bien acompañada la película por Mario Casas en el papel de Killian.

“A veces, solo a veces, las Palmeras crecen en la Nieve”

‘Palmeras en la Nieve’ trata una historia tan épica como intimista que tiende puentes entre dos tiempos, dos culturas y dos generaciones. Desde 1926 la isla de Fernando Poo (ahora Bioko) formó parte de la Guinea Española, aunque era posesión española desde 1778, hasta que en 1968 se proclamó la independencia del país. La progresiva escalada de tensión y violencia de esos años supuso un complejo episodio de nuestro pasado del que apenas llegaban noticias a la península.

‘Palmeras en la Nieve’ sitúa su acción por una parte en el periodo de transición de las colonias a provincias de ultramar hasta la independencia definitiva, y por otra en el presente, en Bioko, un territorio herido tras años de inestabilidad, dictaduras, desapariciones, tortura, y falta de libertades.

El descubrimiento accidental de una carta olvidada durante años empuja a Clarence a viajar desde las montañas de Huesca a Bioko para visitar la tierra en la que su padre Jacobo y su tío Kilian pasaron la mayor parte de su juventud, la isla de Fernando Poo.

En las entrañas de un territorio tan exuberante y seductor como peligroso, Clarence desentierra el secreto de una historia de amor prohibido enmarcado en turbulentas circunstancias históricas cuyas consecuencias alcanzarán el presente.