Lydia Bosch: “Luisa actúa como la educaron, aunque no esté de acuerdo”


Esta noche a las 22.30h en Antena 3 se emite el último capítulo de la primera temporada de ‘Sin Identidad’ y desde Mi Zona TV hemos querido hablar con Lydia Bosch para que nos cuente qué veremos en este episodio. Nos adelanta que el final nos sorprenderá y resolverá algunas de las tramas que se han ido hilando durante estos 9 capítulos.

Esta noche se emite el capítulo final de la primera temporada, ¿nos sorprenderá? ¿Por qué hay que verlo?

Va a contestar parte de las incógnitas, porque siempre hay que dejar algo. Esas dudas de las que la gente se pregunta “¿Por qué María está allí?” “¿Qué le ha pasado?”. Yo creo que va a sorprender, o eso espero.

Hay muchas de las secuencias que yo sé, porque he leído el guión pero estoy deseando verla, porque sé que me van a sorprender también a mí.

Siempre hay que dejar al espectador con la intriga para que continúe viendo la segunda temporada…

Sí, además como hay esos flashforwards, los avances del futuro, que te dejan como “Pero bueno, ¿esto qué es?”, te dejan con las ganas de que vuelva con la segunda temporada.

El hecho de que la hayan contraprogramado con programas estrellas en otras cadenas, eso es importante, porque es un buque potente. Estos dos capítulos, el de la semana pasada y este, se hacen en jueves precisamente para evitar que el fútbol le haga daño.

¿Cómo reaccionará Luisa al enterarse de la desaparición de María?

(Pensativa) Hombre, creo que eso no te lo puedo decir, ¿no?. (Ríe). La contestación a estas preguntas suelen ser difíciles. Es complicado contestarte, pero sí te puedo decir que hay un plano de todos los personajes con la reacción. Yo me entero de eso a través de la tele.

¿Qué haría Luisa si descubriera cómo es su hermano Enrique en realidad?

Eso es lo que yo estoy intentado e intentando sonsacar a los guionistas que no dan prenda. Luisa no sabe. A Luisa en realidad se le ha escapado todo esto de las manos, porque ella no sabía nada. No sabía ni que era robada, y ha vivido un poco engañada ante todo, y ella adora a Enrique, el personaje que interpreta Tito Valverde. Ella siempre hace lo que su hermano le ha dicho desde pequeña, y besa el suelo por donde pisa su hermano. Yo creo que cuando descubra cómo es su hermano se le tambaleará el mundo. Pero claro, todo esto está en manos de los guionistas.

Yo estoy descubriendo a Luisa, muchas veces a la vez que el espectador, porque no sabes por dónde te llevan. Yo siempre he dicho que en unos de los capítulos rodé de dos formas distintas y depende de por dónde quieran ir, pondrán una cosa u otra…

No es una serie cerrada, es decir, cuatro capítulos o una miniserie, que cuando te llega el guión ya sabes el arco del personaje, entonces tú más o menos puedes dosificar, saber las emociones, saber lo que le pasa… Aquí en realidad conocemos como la punta del iceberg de los personajes.

En un principio sí que es cierto que te dan una biblia con la descripción del personaje, pero ya te digo, cuando tiene tanto recorrido como se presupone que a lo mejor va a tener la serie, por lo menos dos temporadas seguras, muchas veces cogen otros rumbos, y lo que antes pensabas que era de una manera, luego descubres que tiene otra vista, que a veces te puede llegar a descolocar.

La familia de Luisa esconde muchas cosas y a pesar de todo, ella parece la más inocente en lo que respecta a la adopción de María ¿Verdaderamente Luisa es tan “inocente” como parece o es más parecida a su hermano de lo que creemos?

Luisa esconde algo. Luisa vive de la manera cómo le han enseñado que es lo correcto. Pero ella en el fondo no está de acuerdo, pero se tiene que amoldar a eso. Estamos hablando de unas educaciones en los años 60, donde la sociedad en ese sector donde ella nació pesaba mucho. Ella tiene una educación muy estricta y rígida, y entonces no es lo suficientemente valiente para en un momento dado decir “Hasta aquí” o “Yo quiero que mi vida sea de esta manera”. Ella es una mujer familiar que quiere o quería que su vida y su familia estuviera en un mar calmado. Y a raíz del descubrimiento que hace María, todo se le tambalea. Ella en muchas ocasiones está perdida.

¿Crees que Luisa podría llegar a dejar a un lado sus propios intereses a favor de María?

Yo como Lydia, me gustaría muchísimo que hiciera eso en un momento dado. Que fuera valiente, y yo tengo como la esperanza de que cuando se entere a lo mejor, pues que la busque… Bueno, ella se pensará que está muerta, pero bueno, como ya se está viendo que hay personajes que ven a María pues que haya como un reencuentro con María. A mí me gustaría. Pero ya te digo, como a veces los guionistas sacan una trama porque su imaginación es inagotable, pues… Pero a mí sí que me gustaría que Luisa a raíz de que se enterase de todos los manejos y de quién es realmente su hermano cambiase su actitud, y que naciera una nueva Luisa.

¿Qué diferencia hay a la hora de rodar solamente en escenarios naturales sin plató?

Sobre todo la credibilidad. Al igual que cuando nos maquillamos y nos ponemos un vestido sobre todo en películas de época, y también según la forma. Por ejemplo, Luisa siempre va con tacones, y al llevar tacón andas de una manera más clásica, también con sus chaquetas abrazándose, tapándose, tapando algo que no quiere que se descubra de ella misma. Por eso creo que siempre va como con cosas por encima, con esas chaquetas, porque está tapando cosas que ella misma quiere olvidar.

El hecho de estar en escenarios naturales hace que todo sea mucho más fácil. La casa de verdad, porque es de verdad, entonces no ves la cuarta pared donde están todos allí, que están los cables, que está la escalera de plató que sube para arriba… entonces se crea un ambiente mucho más propicio. Y después los planos son muchísimo más ricos, desde que se ven los techos, desde que notas que cierras una puerta y la pared no tiembla… Dependes más del tiempo, de la meteorología… porque si hay improvistos tienes que cambiar sobre la marcha, y a lo mejor esto es más incómodo. No puedes tenerlo todo tan previsto. En un momento dado te pueden decir “Como llueve mañana en lugar de estas secuencias van otras…” y rápidamente tienes que ponerte a estudiar, pero vale la pena.

¿Qué valoración haces de la primera temporada de la serie?

Muy buena, la verdad que sí. A lo mejor nosotros no somos objetivos. Uno cuando está dentro de un proyecto en el que crees no puedes ser muy objetiva, pero las audiencias mandan también, y el pulso de la gente en la calle muchas veces te dice si estás equivocado o no. Creo que es una serie muy bien hecha y que la gente agradece. Una serie que sorprende y que engancha.

Además de que la serie cambia el método narrativo que hasta ahora se había planteado en la ficción nacional, con todos esos flashback, flashforwards entremezclados en el presente…

Exactamente, tiene una serie de innovaciones técnicas que también la hacen distinta. Y en un momento en el que se repiten temáticas en series… y que haya tantas cadenas y tanta competitividad, pues el que haya algo nuevo en una serie que la diferencie en algo de las demás, es algo importante. Y creo que la nuestra tiene eso.