‘Los Nuestros’ y la dificultad para rodar con viento en el desierto de Dunas en Corralejo


El segundo capítulo de ‘Los Nuestros’ trajo mucha más acción, como ya nos había comentado Salvador Calvo, su director, en la entrevista que le hicimos para que nos contara secretos de la serie. Además de eso, en Mi Zona TV queremos saber qué pasa tras las cámaras, así que el propio Salvador nos ha contado sus experiencias rodando este capítulo:

Salvador cree que jamás ha tenido “un rodaje más duro” que cuando rodaron las escenas de conversación entre Hugo, Blanca y los niños en el desierto de dunas, en Corralejo, al norte de la isla. Apenas se podían abrir los ojos porque la arena de las dunas movida por un continuo viento lo hacía imposible.

Producción tuvo que conseguir una especie de gafas de soldar de plástico para que pudiera trabajar todo el equipo. Aun así los actores tenían que lógicamente durante el rodaje quitarse las gafas. Imposible, no eran capaces de abrir los ojos. “Tuvimos que rodar sus planos aisladamente y rodearles de palios y telas para evitar el paso de la molesta arenilla”, comenta Salvador. Además, tras el rodaje, “teníamos que hacer profundas limpiezas de ojos con suero en los que sacábamos kilos de arena“.

El cuarto día de rodaje en estas condiciones el viento amainó, todo el equipo feliz, pero la felicidad les duró poco puesto que rodar en dunas sin viento traía una clara consecuencia: “Cualquier toma que hiciéramos quedaba con las huellas, si queríamos repetir había que borrarlas manualmente, el viento ya no nos ayudaba“. Así que crearon un equipo de borradores de huellas con ramas y escobas: “El resultado pese al esfuerzo no era demasiado bueno así que no me quedó más remedio que ensayar mucho con actores fuera del set de rodaje para luego procurar solo hacer una toma y así no estropear el paisaje de dunas vírgenes”.