Los equipos cambian de mentores, mañana en la quinta entrega de “Deja sitio para el postre”

Alta cocina y arte se darán cita en la quinta entrega de “Deja sitio para el postre”, que Cuatro emitirá mañana, viernes 14 de febrero (22:30h). En esta nueva entrega del concurso, los alumnos recibirán el encargo más “artístico” solicitado hasta el momento. La Fresh Gallery celebra su décimo aniversario y Topacio Fresh, propietaria de la galería, quiere festejarlo por todo lo alto con una tarta de los alumnos de Paco Torreblanca, de los que espera que sean sus dignos representantes.

Pero al margen del nuevo encargo, esta nueva edición guardará una sorpresa que cambiará la dinámica del espacio. A lo largo del programa habrá un cambio de mentores que supondrá un antes y un después en cada equipo. Los alumnos tendrán, por tanto, que acostumbrarse a una nueva forma de trabajar, con los correspondientes problemas de adaptación. Los miembros de los equipos rojo, azul y verde también tendrán que adaptarse a trabajar con un presupuesto muy reducido que tendrá que repartirse a partes iguales. Únicamente quienes consigan superar estos obstáculos se harán con la inmunidad y podrán acudir como invitados a la fiesta de la galería, una ocasión para ver cómo se divierten fuera de los fogones.

En la prueba de sabor los candidatos a mejor repostero amateur de España elaborarán algo muy especial y sentimental: el postre que cambió sus vidas. Cada alumno decidirá qué elaboración lleva a cabo, pero lo que no saben es que a mitad de la prueba tendrán que cambiar de postre y terminar el de un compañero suyo. Solo tendrán media hora para rematar un postre ajeno, con el que tendrán que afrontar la valoración de un sorprendente comité de expertos formado por el equipo inmune.

La prueba técnica del programa contará, como siempre, con la presencia del Maestro Paco Torreblanca. En esta ocasión, el repostero brindará una clase magistral explicando cómo hacer una magnífica tarta de tres pisos con mousse. Los alumnos tendrán la dificultad de no poder usar moldes para elaborar sus tartas, lo que les exigirá un trabajo aún más preciso. Una nueva eliminación está en juego. Solo uno de los dos candidatos que afronten el cara a cara convencerá al jurado formado por los mentores.