Los aspirantes de ‘MasterChef’ cocinarán por parejas y esposados a un compañero


La compenetración es esencial en una cocina profesional, una lección que aprenderán a la fuerza esta semana los aspirantes de MasterChef, ya que este miércoles tendrán que cocinar esposados a uno de sus compañeros. Además, viajarán a Jerez de la Frontera (Cádiz) para preparar una barbacoa campera para 80 invitados.

Cinco chefs, de origen coreano, brasileño, griego, australiano y etíope, enseñarán a los aspirantes los secretos de la cocina de los cinco continentes y deberán ponerlos en práctica por parejas, como si fueran un único cocinero. Para limar asperezas, los concursantes tendrán que cocinar esposados. El equipo que haya aprendido la lección de compañerismo recibirá el pin de la inmunidad y seguirá en las cocinas de MasterChef una semana más.

En el siguiente reto, las gemelas se sentirán anfitrionas de la prueba exterior, porque las cocinas del talent-show culinario viajarán a su tierra natal: Jerez de la Frontera (Cádiz). En las bodegas González Byass, MasterChef celebrará un homenaje al vino, al caballo y a la ganadería brava, en el que los aspirantes elaborarán una barbacoa campera con ingredientes propios de la zona. Un total de 80 comensales saborearán los platos de este festejo.

El equipo perdedor se enfrentará a la prueba de eliminación. La Caja Misteriosa esconderá rabo de toro y los ingredientes necesarios para elaborar una receta tradicional o una de vanguardia. El actor Javier Gutiérrez seguirá de cerca la elaboración de los platos. Para uno de los aspirantes, será la última oportunidad de sorprender al jurado y tendrá que dejar su delantal.