laSexta estrena este lunes la 3ª temporada de ‘Pesadilla en la cocina’, con Alberto Chicote


Los fogones le temen. Dueños y empleados tiemblan al verle llegar. Pero si no quieren echar el cierre o acudir al indeseable “Se traspasa”, él es su última oportunidad. Alberto Chicote regresa el lunes, 27 de enero a las 22:30h, con doble entrega en el estreno de la tercera temporada de ‘Pesadilla en la cocina’. El chef vuelve al prime time de laSexta para acudir a la llamada de socorro de restaurantes sin rumbo, cocinas insalubres y gestores irresponsables.

Con su sinceridad más abrumadora, su actitud más pasional y sus métodos menos ortodoxos, Alberto Chicote vuelve dispuesto a enfrentarse a conflictivos casos familiares, platos sin pies ni cabeza y a algunas de las cocinas más sucias que ha visto jamás. La actitud de los propietarios o empleados no se lo pondrá nada fácil, pero rendirse no está en su vocabulario y en esta temporada mostrará su lado más audaz para dar la solución perfecta al caso más complicado e incluso al más lejano.

Cruzando fronteras

Ni siquiera la distancia puede interponerse entre Alberto Chicote y un restaurante en problemas. Esta temporada ‘Pesadilla en la cocina’ sale por primera vez de España, cruza el Atlántico y recala en Estados Unidos para atender la llamada de socorro de un restaurante en Miami.

El chef tendrá que enfrentarse a una idiosincrasia completamente diferente a la que se enfrenta habitualmente en nuestro país, a un público con unas demandas gastronómicas distintas y a otro tipo de conceptos culinarios. Un choque cultural que se convierte en uno de los grandes desafíos del programa y de Alberto Chicote en esta tercera temporada.

Regentado por cuatro socios de origen cubano y con una sobrecogedora historia a sus espaldas, el restaurante está en la cuerda floja y sólo Pesadilla en la cocina puede darle la vuelta de tuerca necesaria para que se convierta en un referente de la gastronomía y el ocio en Miami.

Un caso protagonizado por una mujer que luchó durante años por salir de Cuba, poniendo en peligro incluso su vida y la de su familia, para conseguir el sueño americano. Un sueño que más de una década después está a punto de hacerse añicos si Alberto Chicote no interviene de forma rápida y, si hace falta, implacable. Ahora o nunca.

¿Qué fue de…?

¿Consiguió “La Tana”, el restaurante de los rockeros Alfredo y Fátima, conquistar a los estómagos más marchosos de Pinto? ¿Pudo el mexicano “El último Agave” solucionar su desorganización y permitir que sus clientes disfruten ajenos a las diferencias entre sus empleados? ¿Continúan reconciliadas las dos hermanas del barcelonés “Nou Set”?

‘Pesadilla en la cocina’ regresa a algunos de los restaurantes más carismáticos de la primera y segunda temporada para descubrir qué ha sido de ellos, si realmente siguieron a pie juntillas los cambios que propuso Alberto Chicote, si han conseguido salir adelante, si han vuelto a las andadas o si el restaurante ha sucumbido al fracaso. En algunos casos el paso de Pesadilla en la cocina por el restaurante supuso un verdadero revulsivo y logró un completo cambio de actitud y de rumbo. En otros, sin embargo, el resultado fue muy distinto.

Además, en la tercera temporada

Alberto Chicote se enfrenta en esta temporada a algunos de los casos más extremos desde que comenzó su andadura en Pesadilla en la cocina, tanto por el temperamento de sus protagonistas como por las nefastas condiciones de algunas de sus cocinas. A pesar de la petición de auxilio y de un dócil talante en los comienzos, a algunos de los dueños o empleados no les resultará sencillo escuchar sus continuos errores, descubrir que tienen menos talento del que pensaban o aceptar una dura realidad ante la que se han puesto una máscara.

Condenados a entenderse de los restaurantes

Un padre y una hija en continuo conflicto debido a las condiciones en las que trabajan, una pareja homosexual que está viendo tambalear su negocio y su matrimonio a causa de los problemas en su restaurante o unos hermanos sicilianos incapaces de trabajar juntos pero tampoco por separado son algunos de los protagonistas a los que Pesadilla en la cocina hará frente en esta temporada, en su nueva aventura por los restaurantes más problemáticos, infectos o sin norte de nuestro país.

Unos protagonistas condenados a entenderse debido a que en muchos casos las circunstancias les han obligado a trabajar juntos a pesar de sus diferencias a la hora de concebir el negocio, de trabajarlo día a día y de hacerlo funcionar.

Hermanos enfrentados, parejas a punto de romperse, padres e hijos cada vez más distanciados… Alberto Chicote conocerá a personas literalmente “atrapadas en sus negocios” y sacará su carácter más combativo y vehemente con un único objetivo: evitar el cierre.

Retrato de la gastronomía española

En esta tercera temporada Pesadilla en la cocina se embarca de nuevo en un periplo por todo el país tras la llamada desesperada de restaurantes en busca de una solución extrema. En esta ocasión, el programa retrata más que nunca la gastronomía autóctona española en una muestra de la riqueza culinaria de nuestras regiones. Los platos más populares de la cocina asturiana, manchega, catalana, andaluza… en un extenso recorrido por las recetas locales más destacadas del país.

Una sidrería asturiana, un restaurante en la onubense aldea de El Rocío, una masía catalana, un restaurante en Benidorm o un castizo local de tapas madrileñas son algunos de los lugares que Alberto Chicote intentará salvar de un futuro más que incierto y en los que se topará con situaciones, condiciones de trabajo y cocinas en las que jamás había imaginado entrar.

Además, por primera vez el programa viaja a las Islas Canarias, concretamente a una localidad costera de pescadores del sur de Tenerife. En ella se encuentra un restaurante italiano al borde de la bancarrota a causa del choque de personalidades de los dos hermanos sicilianos que lo regentan.

Doble estreno

La Taberna La Concha: primer destino

Alberto Chicote se enfrenta al dueño con el carácter más explosivo de su andadura en ‘Pesadilla en la cocina’

El programa se encuentra ante el caso más difícil hasta el momento, debido a los constantes estallidos de incontrolable ira del dueño de esta tradicional Taberna situada en la aldea onubense de El Rocío. Sobreprotegido por sus padres, con carácter imposible y fuertemente devoto, Antonio está a punto de perderlo todo: su negocio, su familia y su matrimonio.

‘Pesadilla en la cocina’ estrena su tercera temporada en El Rocío, emblemática aldea de la provincia de Huelva, famosa por su virgen, su ermita y por una romería capaz de congregar a más de un millón de visitantes. Un reclamo perfecto para que los negocios de la zona funcionen como un reloj. Todos menos la “Taberna la Concha”, el restaurante de Antonio, un hombre de carácter explosivo, sobreprotegido por sus padres, fuertemente devoto y casado con Andrés, que ejerce de cocinero en el restaurante.

A pesar de la ubicación privilegiada del local y de las posibilidades del negocio, “La Concha” está en la cuerda floja. Antonio está convencido de que todo radica en un problema de autoridad y culpa del mal funcionamiento del restaurante a sus empleados -jóvenes, baratos y poco preparados- y a un cocinero completamente desmotivado que, además, es su marido. Sin embargo, no podrá soportar las verdades que descubre cuando el chef Chicote le pone las cartas sobre la mesa.

El verdadero problema es él: Antonio tiene el carácter más incontrolable, difícil e imprevisible de todos a los que se han enfrentado Alberto Chicote en su andadura en Pesadilla en la cocina. Una personalidad extrema que se enfrenta a todo el mundo, protagoniza constantes estallidos de ira e impide que su equipo pueda trabajar en armonía.

Además, Antonio es incapaz de controlar su fuerte carácter y de aceptar sus propias limitaciones para dirigir el negocio. Tensión, reproches y enfrentamientos constantes sacuden día a día al restaurante y ahora Antonio está a punto de perderlo todo: su negocio, a su familia y su matrimonio.

Y después… Las noches de Moscú

‘Pesadilla en la cocina’ intenta salvar el restaurante con la peor comida que Alberto Chicote ha probado en el programa

La nieta de un “niño de la guerra”, que vivió veinte años como exiliado en Rusia, está a un paso de destruir el sueño de toda la vida de su abuelo: su restaurante “Las noches de Moscú”. Una sucia y minúscula cocina, una carta de ínfima calidad y la conflictiva relación entre los responsables del local y los cocineros son el punto de partida de los problemas que arrastra este restaurante de comida rusa.

En el segundo capítulo de estreno de esta tercera temporada, Alberto Chicote intenta salvar el restaurante con la peor comida que jamás había probado. Así califica el chef de Pesadilla en la cocina la carta de “Las noches de Moscú”, un restaurante ruso situado en el centro de Madrid que vive una situación desesperada por la nefasta gestión de sus dirigentes.

En el histórico barrio de Malasaña de Madrid, se encuentra “Las noches de Moscú”, un restaurante de cocina rusa fundado hace 30 años por Raúl, un hombre de los llamados “niños de la guerra”, que dejó su país a muy temprana edad, vivió 20 años en Rusia y luego regresó a mediados de siglo pasado a su tierra para emprender una nueva vida. Una vez asentado en España se puso al frente de “Las noches de Moscú”. Pero después de 30 años de éxito en el negocio, Raúl decidió recientemente delegar la tarea de dirigir el que ha sido “el sueño de toda una vida” a su nieta y a su pareja.

Sin embargo, ellos no han demostrado ser los mejores sucesores de Raúl. La comida que se sirve es pésima, la suciedad de la cocina más que notable y la relación entre los dueños y los cocineros es cada día más conflictiva. Si la situación no cambia el destino de Las noches de Moscú no es otro que el cierre.

Después de probar una comida de ínfima calidad, de comprobar que la situación de la diminuta cocina con sus tres cocineros es insostenible y ser testigo de la imposible relación entre éstos y los responsables del local, Alberto Chicote intentará dar un giro completo a “Las noches de Moscú” para que vuelva a ser el restaurante en el que Raúl tenía puestas todas sus esperanzas y que hoy está a pocos pasos de convertirse en un sueño roto.

Las ‘pesadillas’ de Chicote en la red

Espectadores y usuarios podrán interactuar y ser parte de Pesadilla en la cocina desde lasexta.com. A través de ATRESMEDIA CONECTA, la aplicación interactiva que se puede descargar gratuitamente para Android, iPhone e iPad, los seguidores podrán acceder a encuestas, contenidos exclusivos, vídeos inéditos y comentarios del propio chef. Asimismo, tendrán a su disposición los programas completos en ATRESPLAYER.

Los usuarios encontrarán, en la página oficial, making of de los programas, entrevistas y secuencias exclusivas. Además, Pesadilla en la cocina también actuará en las redes sociales, que será una de las vías principales de participación de los seguidores para estar al día de lo que sucede en el programa, a través de los perfiles de Twitter (@PesadillaCocina) y Facebook (facebook.com/PesadillaEnLaCocina), y mediante los #hashtag que acompañarán cada emisión para comentar en tiempo real lo que sucede en el programa.

La receta del éxito

Pesadilla en la cocina ha dado con los ingredientes del éxito. El programa llegaba a laSexta para convertirse en el estreno de entretenimiento más visto de la historia de la cadena (2.802.000 y 13,7%) y anotó una media total con la primera temporada de 11,8%, alcanzando su máximo el 22 de noviembre de 2012 con un 15,2% y 2.987.000 seguidores.

La segunda remesa de Pesadilla en la cocina confirmaba su excelente acogida con una media de un 13% de share y 2.431.000 espectadores, superando a su primera temporada en +1,2 puntos. El 20 de junio de 2013 batía su récord histórico (16,3% y 2.964.000) y lideraría su franja por primera vez.

Durante su última temporada, el espacio capitaneado por Alberto Chicote destacó en el público masculino (13,9%) y de 25 a 34 años (19,2%) y 35 a 44 (20,3% en este último target lidera). Además, fue líder en target comercial con un 17,8%. En cuanto a ámbitos, logró su mejor dato en Madrid (16,8%), mientras que también destacó en Castilla y León (14,3%), Euskadi (14,0%) y Valencia (14,0%).

Un menú que triunfa en el mundo

Pesadilla en la cocina es la versión española de Kitchen Nightmares, el formato de éxito internacional que lanzó a la fama mundial al cocinero británico Gordon Ramsey y que Eyeworks Cuatro Cabezas ha adaptado para laSexta.

Kitchen Nightmares se estrenó en 2004 en el Reino Unido y, después de tres años de éxito en la cadena Channel 4, Gordon Ramsey cruzó el Atlántico para convertirse en todo un fenómeno televisivo en Estados Unidos. De hecho, la cadena FOX ya prepara una sexta temporada del programa. Actualmente, el programa se emite en más de 20 países.

De los fogones a la televisión

Cada vez más popular por su participación como conductor y coach de Pesadilla en la cocina y, recientemente, como jurado de TOP CHEF (Antena 3), su nombre se ha convertido en sinónimo de exigencia máxima y buen hacer en la cocina, donde no caben las excusas. Pero, al mismo tiempo, ha mostrado un lado humano que conecta tanto con la gente que ayuda como con el espectador.

Alberto Chicote es uno de los pioneros en mezclar la cocina tradicional con la nueva tecnología. Y el pionero de la cocina de fusión española y oriental. Comenzó a estudiar hostelería a los 17 años y pronto empezaría a trabajar con los mejores restaurantes de Madrid: Lúculo, Zalacaín, La Taberna de Liria y El Cenador de Salvador.

Tras su periodo de formación, dirige la cocina de El Cenachero, donde pone en marcha su etapa más reinterpretativa. Tres años más tarde afronta la dirección gastronómica del restaurante Nodo, un proyecto para fusionar la cocina española y la japonesa y que afianzó su reconocimiento como chef. Después, compagina la coordinación de Nodo con un restaurante de la misma propiedad pero diferente perfil gastronómico, Pandelujo, demostrando así su capacidad para afrontar diferentes líneas culinarias.

El talento de Chicote ha sido reconocido con numerosos galardones. En 2006, la asociación madrileña de restaurantes y cafeterías le otorgó el premio al Mejor Cocinero del Año. Además, el suplemento de ocio y tendencias de El Mundo, “Metrópoli”, le concedió el premio al Mejor Restaurante del Año en 2010 y a Chicote el Mejor Cocinero de 2009.

Antes de convertirse en chef revelación de la pequeña pantalla, participó en diferentes espacios culinarios (Canal Cocina y el Canal Caza y Pesca) y colaboró en programas de varias cadenas generalistas, además de protagonizar en 2008 ‘El pollo, el pez y el cangrejo real’, documental nominado a los Goya. En 2012 debutó en laSexta con Pesadilla en la cocina, espacio de gran éxito y en el que no sólo destacó como chef, sino como emprendedor y coach para reflotar los negocios al borde del cierre, mientras que en 2013 lo haría en Antena 3, como jurado y crítico gastronómico del talent culinario de la cadena de Atresmedia Televisión.

  • Director General: Edi Walter
  • Delegado de Contenidos Atresmedia Televisión: Carlos Recio / Esther Pérez
  • Productor Delegado Atresmedia Televisión: Carlos Gómez
  • Productores ejecutivos: Marias Recarte / Mariano Tomiozzo
  • Director: José Rueda