‘Iniesta de mi vida’: la historia del largo viaje de un futbolista que conquistó la estrella

El niño que acabó convirtiéndose en un futbolista. El centrocampista más completo del mundo según sus propios compañeros. El mejor constructor de juego avalado por prestigiosos premios. El funambulista de los espacios reducidos, el mago del cambio de ritmo, el tímido triunfante, el hombre que nos dio la estrella, el guardián de ‘La Roja’. Su nombre es Andrés Iniesta y es el protagonista de “Iniesta de mi vida”, nuevo documental de producción propia que Telecinco estrena el jueves 11 de julio (00:00h), después del encuentro amistoso entre España y Costa Rica, y que se enmarca dentro de “Código Sport”, nuevo sello creado por el equipo de deportes de Mediaset España que repasa las trayectorias de los grandes deportistas de nuestro país, en la línea de los reportajes que se realizaron sobre las figuras del exseleccionador nacional Luis Aragonés y los jugadores de baloncesto Pau Gasol y Juan Carlos Navarro.

El estadio Reino de León será el escenario del encuentro amistoso entre España y Costa Rica que Telecinco emitirá el miércoles 11 de junio a las 22:00h. Narrado por Manu Carreño, con los comentarios de Kiko Narváez y José Antonio Camacho y con las entrevistas a pie de campo de Juanma Castaño, el partido servirá de preparación para el encuentro que disputará ‘La Roja’ el 14 de julio en Borisov ante Bielorrusia, valedero para la clasificación para la Eurocopa de Francia de 2016.

Testimonios exclusivos de Pep Guardiola y Víctor Valdés en “Iniesta de mi vida”

El reportaje recoge testimonios de diferentes personalidades que han rodeado la vida de Iniesta como Pep Guardiola y Víctor Valdés, exentrenador y excompañero del centrocampista, que hablan en exclusiva por primera vez para una televisión en nuestro país tras sus salidas de la Liga española. En el documental participan también el propio Andrés Iniesta y su entorno familiar y profesional, como su padre José Antonio, su abuelo Andrés Luján, el seleccionador nacional Vicente del Bosque y los periodistas deportivos José Ramón de la Morena, Ramón Besa y Marcos López.

Una lucha constante en un camino lleno de dificultades

24 títulos en su club, 2 Eurocopas y 1 Mundial de fútbol en la Selección Absoluta confirman a Iniesta como uno de los futbolistas más laureados de los últimos tiempos. El único jugador del Barça en disputar las cuatro finales de la Liga de Campeones y el único en el mundo en conseguir ser mejor jugador de una final en un Mundial, en una Eurocopa y en una Champions League, la última, la disputada el pasado sábado ante la Juventus de Turín.

Pero Iniesta tiene una historia detrás difícil de describir por el mejor de los guionistas, porque este manchego de Fuentealbilla supo vencer el miedo a irse de su pueblo solo cuando era un niño, aguantó el calvario de lesiones que le hizo planteárselo todo y se sobrepuso a la muerte de un enorme amigo, Dani Jarque. Quizás por todo ello y por lo poco que quiso la gloria para sí mismo se dé ese extraño fenómeno por el cual todo el mundo habla bien de Iniesta.

El reportaje hace una radiografía del lado más desconocido de Andrés Iniesta, un ejemplo de humildad a pesar de que él mismo se niegue a reconocerlo: “No me considero más o menos humilde que otra persona. No soy ni mejor ni peor que otro. Yo me muestro tal y como he sido siempre desde que estoy en mi pueblo hasta el día de hoy. No cambio en función del escenario donde esté”, explica.

El fenómeno Iniesta irrumpe en el torneo alevín de Brunete

En Fuentealbilla nadie olvida de dónde viene Andrés ni todo lo que sigue siendo hoy. Su padre, enamorado del fútbol, estuvo ahorrando tres meses para comprarle sus primeras botas. En el torneo alevín de Brunete el fenómeno irrumpió y su talento no pasó desapercibido para el Barça, que le seguía muy de cerca. En ese momento Andrés lo sacrifica todo para honrar a su padre emprendiendo el viaje de su vida: “A muy corta edad era una persona muy responsable. El día en que con 8 años le llevé a hacer las pruebas a Albacete te hacía lo mismo que hoy con 30 años después de haber ganado tantos títulos. Yo he aprendido de mi hijo”, reconoce su padre José Antonio Iniesta.

El talento de Iniesta era de sobra conocido pero quizás el primero en la élite en confiar firmemente en él fue Luis Aragonés. De su mano, en aquella Eurocopa de 2008 que lo cambió todo, Andrés se convirtió en el único titular en todos los partidos. A partir de ese momento su carrera siempre fue en ascenso. Pep Guardiola, el entrenador de Iniesta de 2008 a 2012 con el que más minutos ha jugado, le describe así: “Es tan bueno que era imposible no ponerlo. Se veía que era distinto, la cuestión de espacio y tiempo nadie la ha dominado como él, pero encima tiene la capacidad de desequilibrio. Es el jugador que cuando te atacaba te mataba y en los grandes partidos siempre estaba”.

Un viaje de Fuentealbilla a La Masía

“Cuando llegué, lo dejé en La Masía y me fui al hotel a dormir. Creía que me moría. No tenía oxígeno en la habitación. Me dio un ataque de ansiedad, así que llegué a hacer la maleta para ir a recogerlo otra vez. Si no es por su madre me lo traigo”, recuerda su padre el día que Iniesta decidió emprender la aventura de su vida. Su abuelo, Andrés Luján, también sufrió ese cambio: “Venía al pueblo cuando le daban las vacaciones, se iba a la cocina y salía llorando. Le decía que si no quería ir que no fuera, pero me respondía que sí que quería ir. Así que le expliqué que dejara de llorar porque no iba a solucionar nada”.

La separación cuando sólo tenía 12 años de su familia fue uno de los momentos más duros que ha vivido. “Las noches se hacían interminables y fue realmente complicado, los momentos más difíciles que he tenido que vivir. El día que decidí quedarme aquí era para hacerlo costase lo que costase y tuviese que llorar lo que tuviese que llorar. Era dar el paso para no volver atrás”, reconoce Andrés Iniesta.

Pero en La Masía encuentra a alguien que acabará siendo su amigo del alma. Amistades como la de Víctor Valdés, compañero de Iniesta desde 1996 hasta 2014, fueron vitales: “Yo siempre he dicho que es mi hermano y esto es más que un amigo porque a un hermano nunca vas a dejar que le toquen”, asegura el exportero del Barça.

Andrés se convertiría poco a poco en símbolo de la cantera culé. “Su entrada en el Barça es una entrada lenta, pausada, que a cualquier otro jugador le hubiera acabado de enloquecer y se hubiera ido. No podemos olvidar que está en el banquillo en la final de Champions de 2006. Afortunadamente Rikjaard rectificó, vio la luz, lo sacó en el descanso y la historia cambió”, explica Marcos López, periodista de deportes de El Periódico de Cataluña.

Las lesiones y la pérdida de Dani Jarque

Pero el fútbol y la vida tenían reservado a Andrés el peor momento de toda su carrera. Todo empezó a torcerse en aquella final que juega “con una pierna” (Roma 27 de mayo de 2009). “Juega la final contra el Manchester United de Cristiano Ronaldo con una sola pierna, con el consejo por orden de los médicos de que no chutara porque si lo hacía, se podía lesionar”, cuenta Marcos López. Pero su pierna medio lesionada sirvió para que Andrés y su equipo ganaran aquella final.

Esa lesión fue sólo la antesala del calvario que le esperaba para la temporada siguiente. Eso, sumado a la súbita muerte de Dani Jarque empujó a Andrés a su mayor crisis personal. “Tuvo ese amago de depresión después de su muerte, le dio por no comer…”, recuerda José Ramón de la Morena, periodista de la Cadena SER. Pero las malas noticias no se quedaron ahí. Después de años sin lesionarse entre mayo de 2009 y abril de 2010 sufrirá cinco lesiones musculares. La primera, en 2009, le dejó sin Copa Confederaciones. Las otras amenazaron con dejarle sin Mundial aunque, afortunadamente Del Bosque le esperó hasta el último momento.

Mundial de 2010: protagonista del mayor logro histórico del fútbol español

A pesar de las lesiones, llegó a su cita con el destino. No se doblegó cuando le lesionaron los suizos en el primer partido, cuando marcó a Chile, cuando fue decisivo ante Portugal y Paraguay ni ante ninguna de las entradas del centrocampista holandés Van Bommel, que nunca supo encajar que le quitara el puesto en el Barça porque era mejor. Por esa fuerza mental Andrés Iniesta pudo ganar el Mundial para todos los españoles. Así recuerda ese momento Víctor Valdés: “Yo tenía la percepción de que íbamos a tener una. Por suerte o no le cayó a Andrés, definió y recuerdo que salimos a correr. Nada más”.

Todo esto sucedió en la peor temporada de su vida. “Nos confundimos: en el campo es muy ambicioso”, explica Guardiola. “Es de un optimismo a raudales, es una persona que le tiene poco miedo a la competición, que tiene la autoestima muy grande sabiendo que él es capaz de hacer lo que se proponga”, afirma.

Andrés Iniesta: “Lo importante no es el éxito, sino el camino”

Pero el camino de Andrés no se paró con el gol de su vida: fue reconocido como mejor futbolista europeo en 2012 y MVP en la última Eurocopa después de serlo en tres partidos, uno de ellos en la propia final. “Es más rebelde de lo que la gente se piensa. Su rebeldía sólo la expresa con el balón. Es como su fútbol, no se puede explicar, es mágico”, explica Marcos López. “Aunque no lo parezca, es fuerte físicamente, es rápido y llega al balón antes que el contrario. Técnicamente es perfecto, tiene visión de juego y tiene generosidad para jugar”, subraya el seleccionador nacional Vicente del Bosque. “La gran virtud de Andrés es el regate, el desequilibrio, los quiebros, el engaño… Y a sus 30 años cada vez lo hace mejor”, dice Ramón Besa, jefe de deportes de El País en Cataluña.

Andrés Iniesta resume así la clave de su éxito: “Muchas veces tienes que perder, pero el camino a recorrer debe ser de la forma que tú quieres y de la forma que tú sientes. Lo importante no es el éxito, sino el camino”.