‘Fogones lejanos’ prueba el lujo de Dubái con Eva Longoria y la gastronomía de Taiwán


El lujo y la vanguardia de Dubái junto a las tradiciones culinarias de Taiwán. Dos puntos geográficos dispares en el globo terráqueo pero unidos por el exotismo, la calidad y la variedad de su gastronomía. Estos dos destinos serán los protagonistas de la doble entrega de ‘Fogones Lejanos’ que emite Cuatro este próximo domingo 24 de agosto, a partir de las 21:30. 

En una de las capitales mundiales del lujo, donde se asientan algunas de las mayores fortunas del planeta y se localizan hoteles de altísimo glamour y exquisitez, la cocina se encuentra a la altura de tan exigentes circunstancias. Dubái reúne en sus fogones modernidad y tradición. Un 70% de lo que se come en el país es importado. Con uno de los mayores poderes adquisitivos por persona de todo el mundo, resulta lógico: todo lo que quieren comer, lo pueden comprar. 

El cocinero asturiano Mariano Andrés, hermano del célebre chef José Andrés, y afincado en la capital árabe, resume con un listado de productos esta variedad al alcance de cualquier bolsillo. “Aquí tenemos de todo: anchoas del cantábrico, sidra asturiana, queso de cabrales…”. “Aquí no hay mucha comida española, la verdad”, cuenta entre risas la actriz y empresaria Eva Longoria durante una gala social. “Con lo que me gustan los huevos estrellados y las gambas…”

Taiwán, uno de los 10 mejores destinos gastronómicos del mundo

‘Fogones Lejanos’ aterriza en Taiwán, el archipiélago más conocido de la República de China que a nivel gastronómico cuenta con más de 70 plátos típicos. Gracias al clima subtropical de la isla, Taiwán posee una gran variedad de fruta, como la papaya, la carambola y los cítricos. Además cuenta con diez tipos de tofu y de manjares de gran apariencia elaborados con ingredientes principalmente del mar.

El equipo del programa conocerá a Daniel Negreira, un chef gallego que arrasa día a día entre billonarios con cenas de  hasta 1.500 euros. Su restaurante es conocido por su espectacular carta de vinos, alguno valorado en casi 100.000 euros. Algo distinto de lo que nos ofrece Ramsés, un cocinero burgalés que fusiona gastronomía y melodías en su restaurante y donde no falta la paella, la tortilla de patatas y los rollitos chinos.