Este martes en ‘Adán y Eva’, el Paraíso albergará a tres aspirantes muy diferentes


Un apuesto Adán pendiente de su físico conocerá a una Eva segura de sí misma y con cierto sobrepeso. En principio, no parecen almas gemelas y el amor puede resistirse… O no.  Los espectadores podrán ver la resolución de este “más difícil todavía” sentimental en la cuarta entrega de ‘Adán y Eva’, que Cuatro emitirá este martes 11 de noviembre, a las 22:30h.

Alejandro vive por y para su cuerpo. Lo mima, lo modela y busca siempre la perfección. El ejercicio y la alimentación sana son imprescindibles para él y cree firmemente en el amor a primera vista. Se considera romántico, sensible y de gran corazón, aunque es consciente de que la imagen que proyecta no se corresponde con su forma de ser. Le gusta mucho hablar de él mismo y bromear con las hazañas de su profesión, aunque a tenor de ciertas torpezas a su Eva le cueste creerlo.

Montse es coqueta, sensual y bastante atrevida. Esta gallega muestra una gran seguridad en sí misma y jamás ha tenido problemas con su físico, a pesar de ser consciente de que tiene unos kilos de más y de que su cuerpo no es el ideal para ciertos hombres. Sin embargo, admite que su actitud ante ellos hace que se olviden de sus curvas sin darse cuenta. Risueña, extrovertida y amante del baile, no tiene complejos y espera que el Adán que encuentre en la isla tampoco los tenga. La joven llega al Paraíso convencida de que en él puede encontrar una gran historia amor.

Ni uno ni otro se sentirán atraídos en su primera impresión: Montse no es el tipo de chica de Alejandro, y a ella los cuerpos tan trabajados en el gimnasio tampoco le hacen gracia. La aparición de una segunda Eva vendrá a complicar todavía más las cosas. Sonia tiene un cuerpo escultural y unas medidas casi perfectas. Si todo se redujese a la primera impresión, esta chica de físico de escándalo ganaría una batalla sin rival.

La convivencia en la isla dirá cuál de las dos Evas consigue seducir al presumido Adán y si la Eva elegida decide finalmente aceptar la llave que abre una posible historia de amor fuera del Paraíso o si, por el contrario, prefiere regresar a su mundo terrenal sin la compañía de su Adonis del siglo XXI.

Alejandro, ¿un superhéroe del siglo XXI?

Por muy idílico que parezca, el jardín del Edén puede poner patas arriba la vida de sus moradores. En este caso, Alejandro, un Adán bombero de profesión, amante del deporte y que se define como un superhéroe, terminará siendo bastante patoso, mientras que Montse mostrará una seguridad aplastante durante su periplo por la isla. El paraíso es lo que tiene.


Etiquetas:,