¿Está en crisis nuestra ficción? Analizamos la situación de TVE, Antena 3 y Telecinco


Esta temporada televisiva nos estamos acostumbrado a que muchas de las ficciones sean canceladas y no consigan renovar por una nueva temporada. ¿Está llegando a su fin la denominada “etapa dorada” de las series de Antena 3? ¿Qué está pasando con la ficción de Telecinco? ¿Qué está sucediendo, en general, con la ficción esta temporada?

La dura temporada de las series de Antena 3

La ficción de Antena 3 ha atravesado esta temporada su particular vía crucis, motivado en parte por errores de programación de la propia cadena. ¿Cómo es posible que dos series como ‘Bajo sospecha’ y ‘Vis a Vis’ que tuvieron una gran acogida en su primera temporada no hayan conseguido una tercera temporada?

En ambos casos uno de los motivos podría encontrarse en un error de ubicación. Este error no es algo nuevo, ya sucedió con ‘Allí Abajo’, que perdió también bastante audiencia al ubicarse un viernes por la noche, pero que consiguió recuperarse en su nueva ubicación de los martes.


El error de ubicar ambas series un jueves por la noche no guarda relación con el día de emisión sino con el hecho de emitirlas cuando los dos programas que se emitían en esos momentos, Cuéntame y Gran Hermano – Supervivientes, estaban ya asentados y tenían un público fiel. Por tanto los seguidores de esos dos programas no iban a abandonarlos a priori. Hubiera sido diferente en caso de que los tres programas comenzaran en ese momento, pues cada uno podría tratar de abrirse hueco.

El segundo error es la excesiva publicidad que se emite a lo largo de la emisión. A veces los programadores se olvidan que los españoles tenemos nuestras horas de sueño, y que algunos no pueden permitirse quedarse hasta las 00:30h horas delante del televisor a la espera del desenlace de su ficción preferida. No es normal que por alargar la duración de la serie y ganar en share se olviden del respeto a los espectadores.

¿Qué vale más, unas décimas de share o el buen trato al espectador?

Las televisiones no deberían mirar tanto el share de un programa y preocuparse más por el número de espectadores. A veces por ganar en share a la competencia se olvidan de que están perdiendo espectadores por el camino.

También sería aconsejable que se adelantara el prime time actual, que pasase de las 22:30h o 22:45h a las 22:00h. Sería una medida que agradecerían muchos espectadores, que no verían limitado su descanso. Las cadenas deberían mimar más a su espectador, y no volverlos locos con cambios de horario o cambios de día de emisión. No es nada aconsejable, sobre todo para el sueño del espectador, que ficciones como ‘La que se avecina’ o ‘Vis a Vis’ lleguen a acabar a las 00:30 y todo por arañar share a la competencia.

Telecinco y Antena 3 han llegado a usar a sus ficciones para acabar con el éxito de la competencia. Telecinco esta temporada decidió emitir ‘La que se avecina’ los martes para tratar de contrarrestar, o podría decirse tratar de acabar, con la ficción estrella de Antena 3: ‘Allí Abajo’. Las series no deben convertirse en un arma arrojadiza de las cadenas. Es una pena ver como muchas de ellas se desgastan por incomprensibles guerras de audiencia de las cadenas obsesionadas con ser la cadena líder del mes.

Y si una ficción no funciona, Telecinco la regala a horarios casi de late night, y en el caso de Antena 3 le incorpora una excesiva carga de publicidad que hace que el espectador acabe abandonando progresivamente la ficción.

Chino Darín (Carlos) en el rodaje de La Embajada, la serie de Antena 3

Cambios de horarios y extrañas estrategias de programación

Otro punto interesante de esta guerra de audiencias son los cambios de horario o las extrañas programaciones de varias cadenas. En el caso de TVE tenemos un claro ejemplo con una de sus series estrellas y una de las que más alegrías le ha dado: ‘Águila Roja’, que ha visto cómo su última temporada ha empezado a emitirse en verano, concretamente en los meses de junio y julio.

Justo cuando el consumo televisivo ha descendido, y además sabiendo desde el principio que contaría con un nuevo corte de temporada, que se llevará a cabo el próximo martes. Esos cortes de temporada con los que TVE ha “obsequiado” a los fieles de la ficción han acabado por mermarla. La audiencia de ‘Águila Roja’ se ha reducido de los casi 6 millones a los 4 millones a quedarse reducidos en las tres últimas temporadas a 2 millones.

Otro caso llamativo es ‘El caso‘, cuyo primer capítulo coincidió con un partido de Champions y emitiéndose luego durante dos semanas de vacaciones. ¿No hubiera sido mejor esperar a después del período de vacaciones para emitir una ficción tan cuidada? La serie ha terminado cancelada.

Serie de La 1 de TVE El Caso. Foto: © PIPO FERNÁNDEZ

Las ficciones que arriesgan en la televisión

Otro aspecto necesario en nuestra ficción actual es que existan cada vez más ficciones como ‘El Ministerio del tiempo’ y ‘Vis a Vis‘, ficciones que arriesgan, que sean diferentes a las que hemos visto durante tanto tiempo, con tramas en las que la mujer sea protagonista de su propia historia y trama y donde su importancia no vaya en función de quién sea su pareja.

Tal vez este hecho explique las cancelaciones de ‘La embajada‘ y de ‘Buscando el norte‘ en Antena 3. En el caso de ‘La embajada’, la decepción que rodeó esta serie fue porque no era una serie política sino más bien una especie de culebrón con tintes políticos, que suena parecido pero no es lo mismo.

¿Qué deben hacer las cadenas en un momento como este?

Nuestra ficción tiene un largo camino que correr pero las cadenas deben cuidarla, protegerla, apostar por ella y no dejar que mueran series por errores de programación.

Y al mismo tiempo las cadenas deberían seguir apostando por otro tipo de series cuya trama sea más trepidante, que no de descanso al espectador, como ha ocurrido con ‘Vis a Vis’ o con la segunda temporada de ‘Bajo sospecha’, por series más oscuras; series que provoquen emociones: rechazo ante ciertas situaciones que se reflejen, que puedan ser duras de dirigir para el estómago del espectador; por series cuyos actores tengan una buena dicción; que el universo femenino siga patente y que puedan servir para promover nuestra cultura como sucede con ‘El ministerio del tiempo’.

Es el momento ideal para que las cadenas empiecen a contar con otros medios para medir la audiencia, no sólo deben recurrir a los audímetros, también deben valorar la repercusión. ¿Cómo va a haber dado la audiencia la espalda a ‘Vis a Vis’ cuando era lo más comentado cada miércoles en twitter incluso antes de la emisión de su capítulo? Y debería contar también la audiencia online y la audiencia en otras plataformas como sus propias páginas webs, Netflix o Telefónica.

Por último, no estaría mal que las cadenas apostasen por géneros diferentes en nuestra ficción. Los españoles no sólo queremos ver comedias o culebrones donde la trama principal es con quién va a acabar el protagonista o la protagonista, también queremos disfrutar de más thriller, o tener la oportunidad de ver más clásicos de nuestra literatura universal asomándose a la pequeña pantalla o incluso podrían intentarlo con el género del terror.

A lo mejor las cadenas se sorprenden y alguna de estas propuestas llegaría a cuajar. Hay un público al que todavía muchas cadenas no han conseguido enganchar y que está esperando que aparezca una serie que le devuelva la confianza en nuestra ficción. Es el momento de arriesgar, de no quedarse en lo que ha funcionado siempre y buscar nuevas fórmulas para que nuestra ficción siga creciendo.