Edurne prueba un nuevo vestido en su segundo ensayo y actuará en la segunda mitad de la final de Eurovisión

Segundo ensayo en el Stadthalle Wienner para Edurne, que afronta este miércoles una de las jornadas más intensas de la semana. La cantante española, que ha ensayado también ante la prensa internacional, ha lucido hoy un nuevo vestido debajo de la capa roja que lleva al comienzo de la actuación y de la que se desprende cuando realiza una coreografía con el bailarín Giuseppe Di Bella. Las pruebas de hoy han servido también para ver algunos de los cambios de realización solicitados.

“Estoy contenta con el segundo ensayo”

Edurne ha tenido veinte minutos para realizar tres pases de la canción ‘Amanecer’ sobre el escenario del Stadthalle Wienner. Tres pases en los que se han visto cambios sustanciales en la realización de la actuación y en los que ha lucido un vestido diferente. También diseñado por José Fuentes, es de color cobre con microlentejuelas y la cintura muy marcada. La capa que lleva durante la primera parte de la canción tiene una cola de 5 metros y pesa 8 kilos.

“Estoy contenta con el segundo ensayo, ha sido mejor que el primero”, ha afirmado Edurne en la rueda de prensa posterior, en la que ha conocido que actuará en la segunda parte de la final del próximo sábado en el puesto 21: “Estoy feliz”.

Edurne ha explicado que ella viene con el mismo propósito que el resto de sus compañeros: “He venido pensando que voy a ganar, me encantaría, más después de todo el trabajo que venimos realizando estos meses”.

“Nuestra propuesta es diferente al resto de países, y eso es un punto a nuestro favor. No hay ninguna cantante que baile”, ha contado. “Mi baile en el escenario con Giuseppe es una lucha”, ha explicado Edurne sobre la coreografía creada por Miryam Benedited.

En cuanto a favoritos, la cantante ha afirmado: “Creo que vamos a disfrutar de una gran gala y hay canciones muy buenas. De momento me gusta Albania, Georgia, Italia… hay muchas muy buenas”.

Esta tarde continúa la apretada agenda de Edurne en Viena con una actuación junto a Italia, Alemania, Reino Unido, Francia, Austria y Australia en el Eurovision Village, situado a los pies del Ayuntamiento de la ciudad. Allí interpretará ‘Amanecer’ y ‘Pain Killer’.