DKISS presenta ‘Quiero vivir en pelotas’, un nuevo espacio protagonizado por Jackie Youngblood


El Condado de Pasco, en Florida, cuenta con la mayor concentración de comunidades nudistas de Estados Unidos, por lo que ostenta orgulloso el título oficioso de ‘capital nudista de América’. De este modo, no es extraño que en este coqueto condado sureño actividades comunes como buscar casa adquieran un cariz distinto y algo ‘descarado’. Por eso, DKISS ha decidido mostrar el divertido trabajo de la agente inmobiliaria Jackie Youngblood, especialista en vender casas a parejas nudistas, en el programa ‘Quiero vivir en pelotas’, que estrena su primera temporada el lunes 11 de julio a las 21,30 horas.

Y, a continuación, a partir de las 22,30 horas, llega ‘Quiero vivir en la playa’, un programa a la medida de aquellos que fantasean con largarse a vivir a una solitaria casita de playa en la que se pueda detener el tiempo. Eso sí, en este caso, las familias estadounidenses que buscan casa llevan, al menos, un bikini.

Una experta en casas para nudistas

Youngblood y su equipo de vendedores, protagonistas de ‘Quiero vivir en pelotas’, pueden dar fe de que, a la hora de fundar un hogar, los aficionados al nudismo no sólo consideran los factores habituales, como la ubicación, el diseño y el precio de la casa, sino que también reparan en cuestiones que pueden afectar a su desnudez: desde la altura de la encimera a la existencia de esquinas cortantes, pasando por la textura de los suelos y el material de las alfombras.

Tareas rutinarias, como cocinar, limpiar o incluso caminar por la casa puede presentar riesgos de seguridad para los desnudos compradores, por lo que Jackie y su equipo deben tener un cuidado especial a la hora de encontrar una propiedad que satisfaga las necesidades que exige el particular estilo de vida de sus clientes.

En la primera entrega del programa, veremos a Youngblood en acción con Mike y Hillary, una pareja de recién casados que acaba de estrenarse en el estilo de vida nudista y necesita asesoramiento a la hora de buscar su primera casa. La experta inmobiliaria tratará de hacer realidad sus sueños en una espectacular propiedad del Condado de Pasco. En la segunda entrega, sin embargo, deberá satisfacer a Kevin y Shannon, dos nudistas veteranos que se las saben todas y que buscan un nuevo hogar que no sólo sea perfecto para ellos, sino también para su perro.

Las mejores casas en la playa

¿Quién no ha fantaseado con poder presentar la dimisión como estresado urbanita y escapar a un rincón paradisiaco en la costa? Este verano, DKISS se ha propuesto acompañar a las numerosas familias estadounidenses que tratan de convertir en realidad este anhelo, mostrando la esforzada búsqueda de su propio trozo del paraíso a través del programa ‘Quiero vivir en la playa’.

El arrojo de los compradores, que aspiran a alzar su vida a un nuevo nivel, su alegría contenida ante la perspectiva de conseguir su sueño y su profunda desesperanza si el presupuesto no les permite acceder a él serían sin duda lo más emocionante de ‘Quiero vivir en la playa’, si no fuera por la permanente exhibición de maravillosas propiedades frente al mar que se localizan en zonas costeras de Texas, Mississippi, Florida y en las ínsulas de los Outer Banks de Carolina del Norte, entre otros lugares, y que harán que a las que siempre han deseado vivir en la playa se les escape algún suspiro y, quizá, una lagrima.

Así, veremos cómo Howard y Cyndy, procedentes de Chicago y con un presupuesto de un millón de dólares, buscan casa apaciblemente en una isla remota en los Cayos de Florida; mientras, Alex y Jamie, que también está buscando echar raíces en esta zona y comprar una casa con el océano justo en su patio trasero, tienen dificultades para encontrar lo que buscan con su presupuesto de 500.000 dólares. Del mismo modo, Mike y Emily, de Delaware, tienen sus miras puestas en los Cayos de Florida, pero pronto se darán cuenta de que encontrar un rinconcito asequible en esta zona no será fácil, por lo que tendrán que buscar también en los canales. Buck y Rosie, con el doble de presupuesto que las dos parejas anteriores, tampoco tienen dificultades para encontrar una casa con la cocina al aire libre, con un muelle propio y con unas espectaculares vistas a la playa.

Asímismo, por el programa pasarán parejas que ya están viviendo su sueño en la costa, como Kelly y Lanny, pero que pretenden retocar y perfeccionar su fantasía, trasladándose justo a pie de playa. Kelly y Lanny visitarán tres casas de estilo diferentes, aunque todas ellas con espectaculares vistas al océano. En ‘Quiero vivir en la playa’ también veremos casos como el de los recién casados Daniel y Lauren, que están buscando comprar su primera casa cerca de la playa en Nags Head, Carolina del Norte, porque allí fue donde se conocieron y comprometieron. Su sueño es vivir a menos de cien pasos del agua, pero los problemas económicos pueden alterar sus planes y alejarlos de su sueño.

Guardar