Cuatro estrena el lunes ‘Fuera de cobertura’ con Alejandra Andrade


Un rincón de cualquier país. Una persona coge un móvil y graba un mensaje de vídeo. En él, denuncia una situación injusta o desesperada. Una historia fuera de cobertura. La suya. Así arranca ‘Fuera de cobertura’, el nuevo programa de reportajes de investigación de Cuatro, un espacio dedicado al periodismo en su estado más puro, el que revela algo desconocido, inédito y oculto: las historias que mueven el mundo.

Con un vídeo como llamada de auxilio, el equipo del programa se adentra, cámara en mano, en los grandes temas periodísticos, realidades universales y difíciles de grabar, pero que nos pueden llegar a afectar a todos. Ese es el ADN de ‘Fuera de Cobertura’. A lo largo de ocho programas, y con España como referente, el programa se desplazará a distintos puntos del planeta para mostrar la realidad de la homofobia, el narcotráfico, las armas, el acoso sexual, la explotación laboral, la guerra contra el terror, Guantánamo o la crisis.

Producido por Producciones Imposibles para Cuatro, ‘Fuera de cobertura’ muestra la realidad sin artificios, incluida la trastienda del trabajo periodístico, cuando es relevante; sin embargo, los auténticos protagonistas son las personas y los lugares que se retratan. La puesta en escena del programa mezcla con naturalidad historias, personajes y atmósferas desde una estética que une la agilidad del reportaje y la cuidada imagen propia del largometraje documental.

Una reportera a pie de calle, una periodista empática. Así se muestra Alejandra Andrade al frente del programa. Esta profesional, curtida en espacios de referencia como ‘Callejeros’, posee un poderoso olfato periodístico que le permite detectar e ir a la raíz de las historias. Por eso, con ella nada se queda ‘Fuera de cobertura’.

Los últimos de Guantánamo

Moazzam Begg, un antiguo preso británico de la cárcel de Guantánamo, lanza este mensaje en vídeo: “Estuve preso en Guantánamo sin cargos durante tres años. Mi número era el 558. Desde mi liberación, he estado luchando para que se haga justicia a la gente que ha estado allí todos estos años y para denunciar las torturas, falsedades e injusticias que han tenido lugar en ese lugar que ahora tiene que ser cerrado”. Así arranca ‘Los últimos de Guantánamo’, un reportaje sobre la cárcel más controvertida del mundo.

Alejandra Andrade entra en Guantánamo para contar cómo viven y qué les espera a los últimos presos que quedan dentro. 80 personas que siguen cumpliendo condena sin saber por qué, sin haber podido defenderse y sin haber sido juzgados. Y lo hace justo cuando está a punto de terminar el mandato del presidente Barack Obama, que ha admitido las torturas que han sufrido los prisioneros y que ha prometido innumerables veces que cerraría la prisión

La grabación dentro de Guantánamo ha sido complicada y se ha hecho contrarreloj. A pesar de autorizar el acceso del programa a Guantánamo, el Departamento de Defensa de Estados Unidos limita los tiempos y los movimientos del equipo. También ha censurado. Los militares del centro revisaron durante horas el material grabado y borraron algunas partes.

Pero a pesar de las dificultades con las que se ha grabado, Alejandra Andrade ha conseguido hacer un retrato periodístico y trepidante de uno de los peores símbolos de la guerra que inició Estados Unidos contra el terrorismo después de los atentados del 11-S.

‘Los últimos de Guantánamo’ también muestra los estremecedores testimonios de varios expresos que relatan las torturas y atrocidades que sufrieron cuando estaban dentro y entrevista a la familia del único preso español en la cárcel más famosa del mundo: el ceutí Ahmed Abderraman, conocido como Hamido, que actualmente está en prisión preventiva en España acusado de integrar una red de captación de yihadistas.