“Conexión Samanta” acompaña a emigrantes españoles en Londres en busca de una segunda oportunidad

Casi el 85% de los jóvenes españoles de entre 18 y 24 años considera muy probable tener que abandonar el país para poder encontrar trabajo. Estos datos, incluidos en un reciente informe del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, desvela la enorme inquietud con el que los jóvenes españoles encaran su futuro. Muchos han decidido irse ya escogiendo Londres como destino de su proyecto vital. Sobre ellos, sus expectativas y sus logros, tratará la próxima entrega de “Conexión Samanta”, que Cuatro ofrecerá mañana martes 14 de enero, a las 00:30h.

La periodista Samanta Villar se adentrará en las dificultades por las que atraviesan los nuevos emigrantes españoles que huyen de la crisis. La situación económica española obliga a jóvenes licenciados, estudiantes o profesionales a buscar una salida más allá de nuestras fronteras. Sin embargo en Europa las cosas también han cambiado.

Una ciudad cada vez más hostil que también premia el talento

El 80% de los españoles que hoy vive en la capital londinense tiene entre 20 y 30 años. Samanta contactará con algunos de ellos en distintos grados de adaptación. La reportera acompañará a Albert Fernández, un recién llegado a la capital británica en busca de las oportunidades que no encuentra en España. Junto a la periodista los espectadores descubrirán que la ilusión y un inglés básico no bastan para salir adelante como podía suceder hace unos años. Londres se ha convertido en una ciudad más cara, más exigente y más restrictiva.

Los “pisos patera” son un recurso que hoy también alcanza a los jóvenes españoles en el extranjero. Ya no es extraño pagar 130 euros por una cama en una habitación compartida, en un piso igualmente compartido con otros inmigrantes de diferentes nacionalidades. Según los últimos datos del INE, el paro entre los menores de 25 años en España se ha incrementado un 56% sólo en  2013, por eso los jóvenes españoles, aún con carreras universitarias o Formación Profesional especializada, terminan optando por emigrar a otros estados, aunque con bastante frecuencia les resulta duro encontrar incluso trabajos poco remunerados e inferiores a su formación.

Pero a pesar de las dificultades actuales, y como se desvela en esta nueva entrega de “Conexión Samanta”, en países como Gran Bretaña no sólo se puede aprender o perfeccionar el inglés, las empresas también forman a trabajadores cuando consideran que tienen un futuro. El potencial profesional de cada persona determina su proyección y se puede prosperar encontrando el negocio adecuado. No es de extrañar que la capital británica continúe siendo uno de los destinos preferentes de los emigrantes españoles y el primero entre los licenciados de nuestro país.

Derribando barreras sociales y artísticas

No lo tuvo fácil. Xxxora nació hombre pero desde la infancia se sintió atrapada en un cuerpo ambiguo que no se correspondía con su forma de sentir. Además, una negligencia médica la dejó sin visión en un ojo. Su peculiar expresión artística y su singular aspecto le han granjeado muchas miradas reprobatorias, pero el Londres más cosmopolita le ha brindado una cálida acogida. Samanta Villar acompañará a Xxxora mientras se abre camino como artista de vanguardia. Los espectadores asistirán a la preparación de una de sus exposiciones y conocerán las zonas más alternativas de Londres. La periodista también hablará con su madre y con su hermano sobre los momentos más difíciles por los que ha tenido que pasar la familia para llegar hasta su vida actual.

La nueva entrega de “Conexión Samanta” también aborda la vida de los emigrantes que llevan varios años establecidos en la capital británica. Cuando el idioma no es una barrera, los españoles consiguen prosperar en Londres. Samanta charla con emigrantes que lo tuvieron un poco más fácil hace unos años. La mayoría afirma que las oportunidades laborales que antes llegaban en apenas una semana hoy se hacen esperar un mínimo de dos meses. Junto a la ilusión por una nueva vida y una férrea determinación, ahora hace falta disponer de un colchón económico para resistir los primeros meses de búsqueda, algo que aún dificulta más la promesa de una vida mejor.