Avance del 7×12 de ‘La que se avecina’: Javi y Judith, papás en apuros


Dylan y Úrsula ya están muy grandes y cada día agotan más a sus respectivos papás. Javi casi no duerme, es un zombie, sólo cambia pañales, pone biberones, canta nanas… y Judith está amargada. Ser padres es una experiencia muy dura y ellos lo saben muy bien. Pero tienen una plan genial, van a buscar una guardería.

Casado con la propietaria de una guardería, Curro, personaje que encarna Alfonso Lara (“Isabel”, “Amar es para siempre”, “Un paso adelante”), planea cambiar de lugar de residencia.

La cercanía de Mirador de Montepinar al centro infantil que dirige su esposa  llevan a la pareja a visitar la urbanización en busca de un piso de alquiler y a conocer a algunos de sus singulares habitantes, mientras Javi y Judith tratan de matricular a sus respectivos hijos en la guardería.

Por otra parte, la encarnizada batalla legal que Antonio Recio mantiene con Berta comienza a inquietar al mayorista de pescado. Angustiado con la idea de vivir solo una vez se formalice el divorcio, el exmandatario de Montepinar 7 tratará de convencer a su todavía mujer para que permanezca junto a él con un sólido argumento: si se divorcia de él, tendrá el infierno garantizado.

Al mismo tiempo, Leo decide abandonar su vida de soltero y formar una familia. Tras conocer las intenciones del single de Mirador de Montepinar, Amador le propone alquilarle a su familia para así conseguir dinero extra.