Así fue la 1ª gala de ‘Uno de Los Nuestros’: Diversión, música y kung-fu dance


El nuevo talent musical de Gestmusic, ‘Uno de Los Nuestros’ daba comienzo en la noche de los sábados con Carlos Latre como maestro de ceremonias. A ritmo de Miguel Ríos nos daba la bienvenida para dar paso al trío del jurado formado por María del Monte, Roser y Javier Gurruchaga. Arranca con un correcto 12,5% de share en La 1.

Mientras tomaba asiento el jurado, Latre explicaba cuál sería la mecánica del concurso en las primeras cuatro galas del programa. En esta fase es decisiva la presencia de la banda de Los Nuestros para escoger cuales serán los participantes cada miembro tiene un botón con el que decide acompañar, o no, al concursante mientras canta.

Con esta mecánica cada uno de los distintos aspirantes han ido desfilando por el escenario de ‘Uno de Los Nuestros’ tras haberse previamente presentado en vídeo.

Lola Moreno, con el tema “Cartagenera”, era la primera concursante en enfrentarse a la banda y su valoración. Tan sólo consiguió cautivar a seis de los miembros del grupo, no los suficientes, por lo que no pudo continuar en la siguiente fase del programa.

Llegó el turno de Jose Montoro, el valenciano de 31 años, dividió en opiniones a la banda tras su actuación, hecho que le sirvió para mostrar su talento en la segunda oportunidad que le brindaron. Finalmente el jurado decidió que debía entrar.

Curro Duque, el imitador de Bustamante y Bisbal, defendiendo “Vivir lo nuestro” y Mehran versionando a Sinatra con “New York, New York” no lograron convencer ni a Los Nuestros ni al jurado. Tuvieron que abandonar el programa.

A ritmo de “El tiburón” el venezolano Frederlyn se ganó pasar a la siguiente fase y formar parte de los 16 concursantes de ‘Uno de Los Nuestros’.

Aurora, quien confiesó no escuchar nada de música, enamoró tanto a jurado como a la banda y se atrevió a versionar a Alaska en el reto propuesto por Roser. Dicho y hecho, superó el desafío.

La siguiente concursante, Dácil Suárez, fue la única participante en pasar directamente al concurso. La artista canaria ha convencido de manera unánime a los 14 miembros de Los Nuestros cantando “Never can say goodbye”.

Sin duda alguna, uno de los momentos más divertidos fue el protagonizado por el inagotable Luis Sagasti. Pisando con fuerza el escenario con su particular imitación de Raphael conquistó a todo el público pero no pudo con la implacable banda, que decidió dejar de tocar para él. Pero este hecho no lo eclipsó sino que le sirvió para mostrar su lado más show-man, enseñándonos a todos los espectadores su kung-fu dance.

A pesar de los esfuerzos de Rocío Ucles por animar a que “Viva el pasodoble” y de Lorena Bernal por tratar de llenar el plató de alegría y buen rollo “Levantando las manos”, no ha habido un hueco para ellas en ‘Uno de Los Nuestros’. Con tristeza tuvieron que decir adiós a la siguiente fase.

‘Uno de Los Nuestros’ no defraudó, prometieron música y diversión, y cumplieron. Nia Sanjuán, directora del programa, ya destacó en la presentación que no sería un talent show al uso. Con un plató imponente y un casting de lo más variopinto, la noche sabatina de TVE se transformó en música y luces, cargado de voces potentes que arrancaron más de un baile entre el público.

Con un jurado con poco peso en esta primera etapa del programa, destaca el veterano Javier Gurruchaga con sus intervenciones. La infalible banda de Los Nuestros también dio que hablar en las redes sociales como punto a favor, otorgando momentos divertidos con sus cortantes veredictos.

Sin duda las mayores quejas llegaron por parte del montaje, cuando, a mitad de las valoraciones a los concursantes introducían fragmentos de entrevistas comentando su paso por el programa. A muchos internautas les molestaba este “montaje tróspido“, ya que no termina de encajar con el tipo de programa.

Con el paso de las galas podremos comprobar la evolución de ‘Uno de Los Nuestros’ que, sin duda, le auguramos largo recorrido en la noche de los sábados en TVE.