Antena 3 se plantea romper con La Sexta ante las condiciones de la CNC

Antena 3 se plantea abandonar la compra de La Sexta después de que la Comisión Nacional de Competencia (CNC) impusiera el pasado viernes duras condiciones para autorizar la operación. “Piensan que sería una locura hacerlo en las actuales circunstancias. Lo ven inviable desde el punto de vista económico, ya que supondría asumir pérdidas garantizadas”, asegura una fuente próxima al grupo de medios. Las restricciones afectan sobre todo a la comercialización publicitaria y complican sobremanera el logro de sinergias. La última palabra es del Gobierno, que en próximas fechas debe decidir si asume al pie de la letra las conclusiones de la CNC.

Por ahora, el enfado en la casa es monumental. “Antena 3 pensaba que las condiciones no serían muy diferentes a las que en su día se acordaron para la compra de Cuatro por parte de Telecinco. De hecho, se sienten engañados. Argumentan que eso es lo que Competencia les había hecho creer en los primeros momentos del proceso”, exponen estas fuentes. Y van más allá: “El principal reproche de la cadena a la CNC deriva de ahí: si no querían que se hiciese la operación, mejor haber dejado claro desde el principio que habría duras restricciones. No le ven sentido a esperar siete meses para encontrarse hoy con La Sexta quebrada y unas condiciones que hacen imposible rentabilizar la operación”.

El próximo hito para Antena 3 es el Consejo de Administración del próximo día 25, donde se tomará una decisión. Si Planeta decide dar un paso adelante, empezará a andar un camino que Telecinco no tuvo que transitar con Cuatro hace 18 meses.  Y es que la compañía de Paolo Vasilelogró que Competencia aceptara su plan de compromisos. En el caso de la cadena de Silvio González, se parte de la ruptura. “Antena 3 ha presentado y negociado ante la CNC varias propuestas de compromisos para resolver los problemas de competencia detectados, la última de las cuales el 14 de junio de 2012, que fue considerada insuficiente por la CNC, especialmente en el ámbito del mercado de publicidad televisiva”, explicaba el supervisor.

Una falta de acuerdo imposible de entender sin revisar el proceso de Telecinco y Cuatro. “Competencia ha hecho ahora lo que ya pretendía hacer en la anterior fusión. La mediación de Rubalcaba a favor de Prisa suavizó entonces las condiciones –explica una fuente conocedora del proceso-. Por si fuera poco, Telecinco ha incumplido sistemáticamente en los últimos meses las condiciones que le impuso la CNC, lo que ha reforzado el criterio en la casa de que fueron muy blandos. Y así llegamos a un punto en el que plantean unas condiciones para Antena 3 que meten el proceso en un mar de incertidumbre. Si hubiera que apostar hoy, la cosa esta al 50%”.

No es novedad que Competencia tiene a Telecinco en el punto de mira por su desempeño en estos meses. La CNC abría un expediente sancionador contra Mediaset el pasado mes de junio al advertír “indicios” de que el grupo italiano está llevando a cabo “una estrategia de vinculación de facto de la venta de publicidad de sus canales”. Es más, la CNC subrayaba que su posición en el mercado “se habría visto reforzada por la reciente introducción de un nuevo modelo de comercialización de la publicidad”. Una reflexión que enlaza con la decisión del grupo de modificar su política comercial a finales del pasado año y copiar el modelo de pauta única –emisión simultánea de los anuncios en diferentes canales- que utiliza Antena 3.

Empresas separadas, sinergias nulas

La pauta única es una de las restricciones que Competencia impone a Antena 3, que no podrá extenderla a los canales de La Sexta. Más inquietantes son otras limitaciones incluidas en la letra pequeña. Sin ir más lejos, la compañía resultante “deberá comercializar de forma separada los espacios publicitarios de sus canales de televisión en abierto de mayor audiencia, a través de sociedades separadas”. Dicho de otro modo, Antena 3 y La Sexta tendrían que mantenerse como dos empresas diferentes a la hora de vender sus espacios. “Sin un único departamento comercial, cualquier sinergia en este punto desaparece”, explican fuentes del sector.

Aunque la CNC impide a Mediaset comercializar en un mismo paquete la publicidad de Telecinco y Cuatro, dicha tarea comercial sí puede desarrollarla un mismo equipo. La nueva imposición hace verdadero daño a la cadena de Planeta. “Dos empresas, dos edificios, sistemas informáticos diferentes, personal diferente… E imposibilidad de transmitirse información los unos a los otros. Ni en Antena 3 ni en La Sexta le ven sentido. La clave de la fusión es integrar equipos para contener costes bajo un único consejero delegado. Si no se pueden generar sinergias, es difícil verle sentido a la fusión”, añaden fuentes próximas a la cadena de José Manuel Lara.

“Asumiendo que se acepten las condiciones, se establece un precedente muy complicado. El sector tendrá dos competidores, con similar cuota de mercado, pero uno compitiendo con requisitos más duros que el otro. El escenario abre la puerta a Antena 3 para que busque algún tipo de reparación judicial, lo que podría afectar también a Mediaset si se busca igualar las reglas del juego y se extienden las mismas condiciones a los dos grupos”, reflexionaba ayer un analista. “Alucinante”, se limita a apuntar un ejecutivo del sector al ser preguntado por las condiciones. Y recuerda que la transacción de Telecinco, con requisitos mucho más blandos, también implicaba la compra de un 22% de Digital+. “Pista libre para Vasile”, remata.

Etiquetas:,