Alonso y Pelayo deciden separarse de la expedición, en el penúltimo capítulo de ‘El corazón del océano’


Antena 3 emitirá el próximo miércoles, 26 de febrero a las 22:30h, el penúltimo capítulo de ‘El Corazón del Océano’. Esta producción de Series Atresmedia y Globomedia, es una adaptación de la novela homónima de Elvira Menéndez. Inspirada en hechos reales, ‘El Corazón del Océano’ es un gran relato épico en el que la aventura y el amor se dan la mano y que destaca el valor de unas mujeres que nunca se rindieron ante el infortunio de su destino.

Han pasado tres meses desde que el Capitán partió a la ciudad de Santos para pedir ayuda, y más de tres años desde que comenzó la expedición. María está a punto de dar a luz a Hernandito y Ana por fin se ha decidido a besar a Alonso.

Salazar solo trae buenas noticias en parte, el gobernador de Brasil no les facilitará ningún barco para ir a Asunción, tan sólo para llegar a Santos. Se encuentran en un dilema ya que no pueden continuar demasiado tiempo en San Francisco sin soldados ni armas que les protejan. Pero si abandonan la colonia estarán desobedeciendo al Emperador. Por eso, no les quedará más remedio que esperar en Santos a un barco que parta a Europa para pedir ayuda a la corona española.

En Santos son recibidos por Tomé de Souza, gobernador de Brasil, y por Brás de Cubas, gobernador de Santos. Éste último pone a disposición de Mencía y sus damas toda clase de lujos. Ana está bellísima y Alonso no duda en pedirle que se case con él, pero la respuesta no es la que él esperaba.

Alonso y Pelayo se han dado cuenta de que las doncellas sólo los querían para entretenerse y deciden separarse de la expedición trabajando para Bras en su plantación. Pola y Lupe también tomarán su propio camino, ya que ambas han conquistado a dos portugueses podridos de dinero.

El Gobernador intercepta la carta que Mencía había escrito para partir rumbo a España y se da cuenta de que no sólo pide ayuda sino que la Adelantada también denuncia el trato que se les presta a los indios. Souza responde indignado ante tal atrevimiento, tomando como prisioneras tanto a Mencía como al resto de damas.

Sin embargo, no está todo perdido. Brás, el hombre más poderoso de Santos, está enamorado de Ana. Si ella acepta casarse con él, quizá pueda recompensar a la expedición con barcos y dinero para continuar su viaje a Asunción.