Aitor Gabilondo: “El ritmo de ‘El Príncipe’ seguirá porque esta historia requiere este ritmo” (Exclusiva)


El Príncipe‘ se ha convertido sin ninguna duda en una de las grandes series de la temporada, ha sabido conquistar al gran público a pesar de ser una apuesta arriesgada, algo diferente a lo que solemos ver en TV. En Mi Zona TV hemos querido hablar con Aitor Gabilondo, creador, productor y guionista de ‘El Príncipe’ sobre diversos asuntos relacionados con la serie en esta extensa entrevista en la que nos desvela detalles sobre el proceso de creación y otros detalles interesantes.

Habéis revolucionado el género policíaco, arriesgando y saliendo de las tramas a las que estamos acostumbrados (mucho más costumbristas normalmente), trasladando la historia a otra ciudad, otra cultura… ¿Cómo se os ocurrió esta idea? ¿Estaba pensada así inicialmente o ha ido cambiando en el proceso?

César y yo teníamos ganas de hacer una nueva serie policíaca que supusiera una evolución respecto de “El Comisario” y que fuera más acorde con los tiempos que estamos viviendo. Estábamos en esas cuando leímos un artículo sobre el barrio de El Príncipe (Ceuta) y dijimos: “¡Aquí, tiene que transcurrir aquí!!”. Así empezó todo…

¿Os ha costado mucho que desde la cadena os dieran el visto bueno? ¿Cómo ha sido el proceso y cuáles han sido los cambios más significativos?

Ha sido un proceso largo y laborioso pero, en contra de lo que pueda pensarse, el trabajo con la cadena ha sido muy enriquecedor. Ellos son quienes mejor conocen a su público y, como es natural, nos exigían que escribiéramos para gustarles. No ha sido un paseo por el campo, hemos tenido nuestras diferencias, hemos discutido, pero es la pugna entre las fuerzas contrarias lo que mantiene en pie los edificios. En cualquier caso, el éxito valida ese proceso.

“Reforzar la historia de amor fue una decisión valiente”

Cuando el guión llega a los ejecutivos de Mediaset incluyen la historia de amor, que suponemos que no existía hasta ese momento. ¿Realmente este cambio refuerza la historia de ‘El Príncipe’?

Existía una historia de amor, pero al principio no tenía tanto peso. Hablando con Mediaset decidimos colocarla en el centro del relato. Fue un gran acierto. Primero, porque abrió la serie a un público mayoritario y segundo, porque nos ha permitido tratar las diferencias culturales entre musulmanes y cristianos de una manera más concreta, encarnada en los dos protagonistas, y no como algo que está en el ambiente y ya está. Fue una decisión valiente.

Además, en la serie tocáis temas delicados como la religión y la ley, ¿cómo habéis afrontado este riesgo?

Cuando se tratan temas delicados, lo más importante es dar a los personajes los mejores argumentos de defensa para sus posiciones, sin maniqueísmos. De esta manera, el espectador sabe a qué atenerse y puede sacar sus propias conclusiones.

Con Aitor Gabilondo y César Benítez como creadores, y Verónica Fernández, Joan Barbero, Susana Sánchez Carvajal y Carlos López firmando guiones, ya podíamos pensar que se iba a dar con la fórmula perfecta. Pero la historia de ‘El Príncipe’ ha calado en un público no esperado, es decir, ha conquistado a todos los públicos. ¿Cómo se explica este fenómeno?

Si tuviéramos la respuesta a esa pregunta, te estaríamos respondiendo a la entrevista desde una mansión en el Lago de Como. Nadie sabe lo que va a funcionar y lo que no. Nadie sabe nada. Esa es la magia de este negocio.

Algo que sorprende muy positivamente de la serie es su ritmo: en pocos capítulos hemos visto cosas que en otras series desarrollan en varias temporadas: no es plana ni predecible. ¿Seguirá en este ritmo en los siguientes capítulos? ¿Era este uno de vuestros principales objetivos?

El ritmo seguirá porque esta historia requiere este ritmo…

“De momento no hay novedad sobre una segunda temporada de ‘El Príncipe'”

Y precisamente debido a este ritmo de la serie, nos cuesta imaginar cómo podría desarrollarse una segunda temporada, que suponemos que se hará ya que la audiencia acompaña. ¿Hay alguna novedad al respecto? ¿Tenéis planteada ya alguna idea?

De momento no hay novedad.

¿Veremos fracturas importantes en el bando de Fran Marcos, que puedan llevarlo incluso a causar su caída?

Veremos muchas cosas de aquí al final…

Jugáis mucho al despiste… ¿veremos sorpresas importantes en personajes que no esperamos?

Veremos, veremos…

La historia entre Morey y Fátima se presentó como una historia de amor imposible, algo habitual en las series, y avanza rápido cada capítulo, ¿tenéis pensado algún giro que la complique aún más o que la diferencia del resto?

¡Claro! Si los dejáramos todo el rato mirándose a los ojos y diciéndose lo mucho que se quieren, os dormiríais en el sofá…

“El croma te permite volar más con la imaginación”

¿Tuvisteis en cuenta desde el principio las dificultades que podrían suponer que la trama estuviera situada en Ceuta? ¿Cómo os afectan estas limitaciones para rodar en exteriores y los efectos especiales en la escritura de los capítulos?

En el primer viaje que hicimos a Ceuta ya nos dimos cuenta de que sería muy difícil grabar allí, tanto por presupuesto como por logística. Por eso recurrimos al croma y a Stargate Studios. Como guionistas, esta técnica te permite volar más con la imaginación. Nosotros siempre bromeamos diciendo que en las series españolas es la noticia quien persigue al periodista hasta la redacción (o sea, hasta el decorado) y los delincuentes a los policías hasta la comisaría. El croma te permite que esto no sea así.

¿Desde un primer momento teníais en mente a algunos actores para ciertos personajes, o se escribieron en su totalidad sin saber quién les daría vida?

El primer guión se escribió a ciegas, como se hace normalmente, así que todos los personajes principales se diseñaron sin actor. Luego, claro, fuimos puliendo los personajes para adaptarlos a cada actor.

En la serie hemos visto que se interroga a un menor, en presencia del acusado y sin abogado ni servicios sociales, algo que a nuestro parecer no se debería dar en la vida real. A pesar de tener a Jota, vuestro asesor policial, ¿añadís ficción a determinadas escenas aunque no se correspondan exactamente con la realidad, o ha sido simplemente un despiste?

¡Me alegro de que me hagas esta pregunta, porque así nos das la oportunidad de aclarar eso! No es ningún despiste. Muchos de nosotros estuvimos años haciendo “El Comisario” y conocemos bien los protocolos policiales.

El careo con el niño, sin presencia de abogado, se planteó así precisamente para que el espectador, que también se las sabe todas, viera desde el primer episodio que en esa comisaría las cosas se hacen de otra manera. De nada serviría que Fran (Coronado) le advirtiera a Morey (Alex González) que esa comisaría es diferente si luego los policías actúan como en cualquier otra. Fue completamente deliberado.

¿Cuál es el personaje que os cuesta más escribir y con cuál disfrutáis más?

Hay para todos los gustos. Cada guionista tiene su preferido. Pero todos estamos de acuerdo en que lo más atractivo, por desconocido, es escribir los personajes musulmanes.

¿Qué es lo mejor que os ha aportado y os aporta una serie como ‘El Príncipe’?

La aceptación que está teniendo una propuesta tan diferente como ésta.

¿Soléis leer las opiniones y comentarios de los seguidores en webs y redes sociales?

Sí, sí, las leemos… ¡Quién puede resistirse! La mayoría de los comentarios son positivos, aunque también hay quien nos da cera, como es natural…

“El nivel de exigencia de los espectadores ha subido”

¿Qué opináis sobre la situación de la ficción nacional en la actualidad?

En los últimos años, Internet ha permitido la llegada de las mejores series norteamericanas y ha generado un “forofismo” sin precedentes sobre muchas de ellas: “Lost”, “Breaking Bad”, “Mad Men”, “The Wire”, “Los Soprano”… Y la  indiscutible calidad de todas ellas nos ha puesto contra las cuerdas.

El nivel de exigencia de los espectadores ha subido y ya no basta con aferrarse al “factor cancha”: como es nuestro, va a gustar… Pues no. Tenemos que tirarnos a la piscina porque, como poco, te refrescas. Eso sí, tampoco pidamos peras al olmo. Este es un país pequeño, que está en la mitad de la tabla en casi todo y en ficción televisiva también. No somos ni los mejores ni los peores produciendo series. Haciendo un símil con la selección española de fútbol, las series españolas todavía están en esa fase de no pasar de cuartos pero, ¿quién sabe? Quizá algún día ganemos un mundial…