Abdellatif Kechiche “Me gustaría que Adele me contara qué sucede después”


La vida de Adele llegará a los cines el 25 de Octubre. Su director nos cuenta todo sobre esta película…

 

¿Por qué decidiste adaptar la novela gráfica de Julie Maroh “Le bleu est une couleur chaude” (“El azul es un color cálido”) para tu quinta película?

La película es una adaptación muy libre de la novela gráfica. Fue la combinación de la lectura de la novela gráfica y el proyecto de una película que he tenido en mente desde hace mucho tiempo, lo que terminó desencadenando mi deseo de hacer “ADELE: Capítulos 1 y 2”.Desde que dirigí “La escurridiza, o cómo esquivar el amor “ (2003),he ido desarrollando un proyecto para un guión sobre la carrera de una profesora francesa cuya pasión es el teatro. Estaba muy interesado en hablar de un personaje femenino que amara su profesión y que transmitiera su entusiasmo.

Al mismo tiempo, la profesora tenía que asumir las consecuencias de su trabajo en su vida privada – sus amores,las rupturas y el dolor-. Conocí a muchos maestros, hombres y mujeres, mientras rodaba en 2003 mi película “La escurridiza,o cómo esquivar el amor”. Me conmovió la manera en que vivían su vocación. Eran verdaderos artistas, apasionados de la lectura, la pintura, la escritura… Todos nosotros recordamos a ese profesor entusiasta que durante nuestra vida escolar nos llevó a ver una determinada película, o nos animó a leer ese libro y que, tal vez de esa manera, puso las semillas de una vocación en nosotros.

Pero al final mi guión no llegó a buen término. Así que cuando me encontré con la novela gráfica de Julie Maroh, que es la historia del amor absoluto entre dos mujeres y, al mismo tiempo, de una mujer joven y su carrera por convertirse en profesora, vi que podía ligar esos dos proyectos.

La vocación es un gran tema para los dos personajes principales de la película: la pintura para una de ellas y la enseñanza para otra.

Me parece que este concepto de la vocación es muy legítimo y honorable, y más cuando no son vocaciones altruistas. No buscan el reconocimiento por parte de los demás. Admiro a esos profesores que están profundamente comprometidos con el progreso de sus estudiantes. Se convierte en parte de sus vidas y eso les satisface.

Tu película es ante todo una historia de amor entre dos mujeres.

Contar una historia de amor entre dos mujeres significa trabajar con dos actrices al máximo.Este tipo de trabajo me encanta y se está convirtiendo en algo cada vez más importante y necesario dentro de mi carrera cinematográfica.Me pregunto, ¿qué es lo que tenía de inspirador esta historia en la novela gráfica? ¿Cuál fue la chispa? ¿Las ilustraciones que muestran cuerpos desnudos? Es posible. No estoy del todo seguro de las motivaciones específicas.

¿Cómo elegisteis a las dos actrices principales, Léa Seydoux y Adèle Exarchopoulos?

Primero conocí a Léa Seydoux para el papel de Emma. Ella comparte con su personaje la belleza, la voz, la inteligencia y la libertad. Pero lo que fue decisivo para considerarla para el papel cuando la conocí, fue su capacidad para involucrarse con la sociedad: está muy en sintonía con el mundo que le rodea. Posee una conciencia social real, tiene un compromiso real con el mundo, muy similar al mío. Tuve la oportunidad de darme cuenta de lo maravillosa que es esta cualidad en ella durante el año que pasamos juntos desde que la elegí para el personaje hasta que terminamos de rodar la película. También me pareció que había algo que podría ser descrito como una esencia muy ‘Árabe’ en Lea, una especie de alma árabe. Más tarde me contó que tenía dos hermanastros
árabes. Lea tiene una manera de vivir la vida siendo muy consciente de lo que pasa a su alrededor. Es también una manera de aceptar las vicisitudes de la vida. Tiene algo que ver con el nomadismo y la melancolía, y lo que llamamos ‘Mektoub’. Lea es una mezcla de todo esto en sí misma y en su manera de ver el mundo.

¿Y Adele Exarchopoulos?
Organizamos un gran casting y elegí a Adele en el mismo momento en que la vi. Me la llevé a comer a un asador, pidió una tarta de limón y cuando vi su forma de comer pensé: “¡Es ella!” Lo supe al ver su manera de mover la boca, al ver cómo masticaba… Su boca es un elemento muy importante en esta película, de hecho, las bocas de ambos personajes fueron decisivas a la hora de optar por ellas, y por razones muy
humanas. Provocan todo tipo de sentimientos y sensaciones.
Algo de su rostro que nos hace estremecer: una nariz, una boca… y para mí esto es el principio de la chispa de la que hablábamos…

¿Por qué decidiste cambiar el nombre de Clementine de la novela por el de Adele?

Clementine se convirtió en Adele porque quería mantener el nombre real de mi actriz. Yo creo que esto incluso le ayudó a la actriz a fusionarse con su personaje, y yo con ella. Es también una cuestión de sonido: Adele, Emma, Lea. Para mí son todos nombres etéreos, con magia y luz.Y luego está el hecho de que Adele significa “justicia” en árabe, cosa que me gustó mucho…

La “Justicia (social)” es un concepto importante en lo que respecta a todas tus películas. En este caso, ¿el concepto de “justicia (social)” se expresa a través de la representación de las diferentes clases sociales a las que pertenecen las dos protagonistas?
Es de hecho uno de los temas recurrentes en mis películas, convirtiéndose casi en una obsesión para mí: ¿dónde está la diferencia social? Quizá sea una provocación hacia la clase social a la que creo pertenezco y a la clase social a la que Adele también pertenece:la clase obrera.Emma pertenece a una élite intelectual y artística. Mis dos heroínas están limitadas
por su clase social. Las dificultades que tienen con su relación, que les lleva a la ruptura y en definitiva es de lo que trata la película,tiene su origen en su diferencia social, ya que genera una diferencia en las aspiraciones personales de cada una de ellas. No es tanto por su homosexualidad, que sería más o menos tolerada y entendida por el mundo que
las rodea.

¿Por qué elegiste tratar la homosexualidad como un amor como cualquier otro, sin reivindicaciones específicas, teniendo en cuenta que la sociedad puede ser en ocasiones intolerante?

No tenía nada ‘militante’ que decir en cuanto a la homosexualidad. No he intentado explicarla, y en ningún momento durante el proceso de elaboración de la película me dije a mí mismo: “Sí, pero se trata de dos mujeres…”. Sentía que se trataba más de una historia sobre una pareja.No veía por qué tenía que hablar en concreto sobre la homosexualidad, sobre todo cuando la mejor forma de hacerlo –en el caso de tener que crear un discurso sobre el tema- hubiera sido rodarla como cualquier otra historia de amor, con toda la belleza que esto implica.

Pero también puede tener un impacto poderoso y muy positivo -al ser tú un ciudadano francés de origen árabe (donde la homosexualidad nunca ha sido aceptada)- el haber elegido dirigir una historia como ésta.

Una vez la película estaba terminada pensé: -Esto va a ser positivo y va a hacer bien a la juventud tunecina-. Una revolución no está completa a menos que también sea una revolución sexual.

Las escenas de sexo son esenciales para explicar el poderoso amor entre sus dos heroínas. ¿Cómo te acercaste a rodar esas escenas sexuales?

Lo que intentaba hacer cuando estábamos rodando las escenas fue filmar todo lo que encontraba hermoso. Así que rodamos las escenas de sexo como si fueran pinturas y esculturas. Estuvimos mucho tiempo iluminándolas para asegurarnos de que aparecerían preciosas; y luego, la coreografía innata de los cuerpos amantes se encargó del resto de una forma muy natural. Tenían que estar hechas estéticamente hermosas a la vez que manteniendo la dimensión sexual.

Probamos varias cosas: trabajamos muy duro. Hablamos mucho, pero al final el debate no nos llevaba a ningún sitio. Hablas mucho en el set de rodaje pero al final, lo que digas no importa mucho porque es algo teórico e intelectual, y lo real y lo práctico es mucho más intuitivo.

El tema de la soledad amorosa sigue al tema del amor.

El tema de terminar una relación, el vacío que puedes llegar a sentir, la soledad que experimentas cuando no continúas siendo y sintiéndote amado, lo desconsolado que te sientes, todo el mundo ha conocido esta sensación… Todo el mundo lo siente y nadie puede explicar el dolor que puede llegar a originar una ruptura, pero lo que me interesa es que, a pesar del dolor, la vida continúa y tenemos que conseguir seguir para adelante.Es por eso que para mí Adele es una heroína: lo asume y continúa cumpliendo aquello para lo que estaba destinada.

La soledad que provoca la angustia puede llevar a la valentía, un tema que también parece que te interesa en esta película.

Admiro mucho el personaje de Adele: una mujer libre, valiente, fiel y fuerte. Adele está devastada por su dolor, pero no permite que los demás lo perciban ni una sola vez en su trabajo como profesora. Ella lo hace frente.Cada vez que veo alguien con ese tipo de valor,me preocupo. Personalmente, no me sientovaliente, pero me aferro a la idea. A menudo lo veo en mujeres jóvenes, esa fuerza, esa auto-afirmación. Me recordó -sin pretender compararme con él de ninguna manera- a Marivaux, y en concreto a -La vie de Marianneconsu heroína huérfana tan decidida y llena de valor ante las adversidades. Hay un parentesco con la forma en que vi a Adele.

Tu estilo cinematográfico también es distinguible: un verdadero esfuerzo en contar con actuaciones y una acción lo más naturales posibles. ¿Cómo lo has conseguido?

Era importante que lo expresado por las imágenes fuera natural, e incluso habiendo siempre un proceso de fabricación, éste debe ser el menor posible. Es un proceso de ver lo cerca que se puede llegar a -la verdadde un personaje, de tratar de deshacerte de la interpretación, aún sabiendo que nunca puedes deshacerte del todo de la misma.

Esto se puede ver incluso de una manera más pronunciada en las escenas de grupo donde la interacción y el intercambio entre los personajes parecen ser resultado de la improvisación. ¿Hay improvisación?

En estas secuencias de grupo, el texto y sus líneas están escritos con mucha precisión.Si bien, intento que no haya un ritmo predefinido -cosa que aún no he conseguido hacer del todo– y suelo buscar este ritmo mientras rodamos ya que se me hace difícil encontrarlo ya desde la escritura del guión,o incluso en lo que se refiere a la estructura de la trama.

Cuando estoy en el set tengo queliberarme de la máxima de que el guión debe ser respetado por encima de todo y a toda cosa. Prefiero avanzar, estar abierto a otra cosa, y no quedarme bloqueado con lo que está escrito. Así que cuando se trata de este tipo de escenas, todo está abierto. El guión escrito previamente desaparece y la escritura continúa mientras se graba. Me siento muy cómodo con este tipo de escenas que están en continuo movimiento y se van creando en el momento en que se graban. Los actores se compenetran mejor de esta manera y eso me entusiasma.

Ahora que la película está terminada. ¿Qué te ha aportado?

No me ha dado ninguna respuesta. Por el contrario, ha hecho que se multipliquen mis preguntas e incertidumbres sobre el principio femenino – el principio de la vida, de la esperanza, del misterio…-. Tengo la sensación de que tal vez algún día voy a encontrar una respuesta.

¿Es esa la razón del subtítulo “Capítulos 1 y 2” de la película?

Es así porque todavía no conozco los otros capítulos. Realmente me gustaría que Adele me contara qué sucede después.

Es Adele tu ‘Antoine Doinel’?

[Héroe de Truffaut y alter ego interpretado por Jean-Pierre Léaud en varias de sus películas] Antoine Doinel… admito que se me ha pasado por la cabeza.

Sinopsis

A sus 15 años, Adèle no tiene dudas de que una chica debe salir con chicos.Su vida cambiará para siempre cuando conozca a Emma, una joven de pelo azul, que le descubrirá lo que es el deseo, y el camino hacia la madurez. Así, Adèle crecerá, se buscará a sí misma, se perderá y se reencontrará… y todo ello bajo la atenta mirada de los que le rodean.

http://www.youtube.com/watch?v=0W39dqgXyHY

 

Fotografías photocall: Piola photography