Un proxeneta acosador, una reyerta con menores, una persecución y más, este domingo en “Policías en Acción”

La noche del domingo es noche de Policías en acción en el prime time de laSexta. En la entrega de esta semana los agentes madrileños patrullan por la ciudad y encuentran a una mujer que acaba de ser agredida. Salen del coche, y retienen al presunto agresor. La mujer dice que el hombre la pega habitualmente, que siempre le pide dinero, y que la amenaza con matarla. La señora presenta heridas con sangre y cuenta que el presunto agresor y ella fueron pareja y que ahora la fuerza a ejercer la prostitución.

En Alicante, el cuerpo de policías se dirige en moto para disolver una reyerta en la que hay varios jóvenes implicados. Algunos son menores de edad. Llegan y separan a la multitud. Una chica dice que un grupo ha comenzado a insultarle, a ella, y a su hermana, y que además han agredido a su novio, quien tiene una herida con sangre en la cabeza. Han intentado escapar en coche, pero también lo han dañado. Un agente localiza y retiene al presunto agresor. Este comenta que el novio de la chica ha intentado arrollarles con el coche, y que por eso se han defendido.

La policía es solicitada para que acuda a un domicilio en el que un hombre ha intentado agredir sexualmente a su compañera de piso. Llegados al portal, otros compañeros tienen retenido al presunto agresor. Por lo que comenta un agente, el hombre ha amenazado a la mujer con un cuchillo. La víctima explica que el hombre es el arrendador de la habitación que tiene alquilada. Explica que solo acude a esa habitación cada 15 días, puesto que los otros 15, trabaja como interna.  El hombre ha llegado borracho al piso, y ha comenzado a dar patadas en la puerta de su habitación, gritando que tendría que ser suya de una u otra forma.  La mujer se ha opuesto, y el hombre se ha dirigido a la cocina de donde ha sacado un cuchillo, con el que ha amenazado de muerte.

En Alicante, los agentes en patrulla son requeridos por sus compañeros en la persecución de un ladrón. Se dirigen a la zona indicada, y buscan objetos que puedan provenir del ladrón. Otras unidades acuden para dar apoyo al resto de agentes. Localizan al presunto ladrón. Se encuentra tumbado en el suelo, sin apenas poder moverse, parece aturdido. Dice no haber robado nada, que tan solo estaba en la calle. Los agentes buscan objetos que pudieran haber sido robado. Encuentran un monedero. El hombre dice que no ha ido hasta allí para robar, que lo que tiene es ‘mono’ de consumir estupefacientes y que estaba buscando a alguien que le vendiese. Tiene bastante dinero en la cartera.