Un friki, un niño rico y un apuesto gay, nuevos candidatos de ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’


La cuarta edición de ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’ está muy cerca y ya puedes conocer a los cinco candidatos que este año buscarán el amor en el programa. David, Daniel, Diego, Rafael y Sandro estarán acompañados por sus madres en este complicado reto.

David, un soltero cariñoso con madre vidente

“Lo que puede atraer a una mujer de mí son mis ojos”

Según su madre, David es un chico cariñoso, sociable y compernsivo que a sus 36 años no ha tenido suerte en el amor. “Busco para él una mujer cargada de energía positiva, pero cuidado con engañarme porque soy vidente”, nos avisa. “Lo que puede atraer a una mujer de mí son mis ojos”, deja claro este pretendiente.

Daniel, en busca de una novia guapa

“En Facebook sólo acepto a gente guapa”

Daniel es un joven modelo de 25 años al que todo el mundo llama Markus. Aunque a su madre le gustaría que su novia fuese “una chica familiar, que no fume y religiosa”, el único requisito que pone él es que sea guapa: “Lo que me llama la atención de una mujer es el físico”.

Diego, un pretendiente loco por los ovnis

“Mi mujer ideal tiene que ser también mi musa”

Diego estudia para ser director de cine, le gusta buscar ovnis y la música de ABBA. “Quiero encontrar una chica normal”, asegura su madre tras definirse como “Uma Thurman en ‘Pulp Fiction”. A la hora de buscar novia, Diego tiene claro cuáles son sus exigencias: “Mi mujer ideal tiene que ser también mi musa”.

Rafael, un pobre niño rico

“Soy un triunfador”

“Rafael tiene sólo un defecto, que es millonario y las chicas le quieren sólo por lo que tiene”, así define su madre a este joven en busca del amor. Con sólo 21 años, Rafael ya es gerente de varias empresas y busca una chica con carácter a la que le guste viajar.

Sandro, en busca de hombre ideal

“Busco un chico romántico”

“Sandro es un chico, guapo, deportista, educado… pero le gustan los hombres muy masculinos y con una bonita sonrisa”, nos cuenta su madre. Este joven pretendiente es diseñador de interiores que sueña con encontrar a su hombre ideal: “Busco un chico romántico porque yo no soy calclulador ni frío”.