Un empresario “explosivo” sin capacidad de autocrítica, tercer caso de “Negocios al limite”

Cuando un empresario hace regalos desproporcionados a sus clientes para no perderlos, es que está al borde de la desesperación. Ese es exactamente el caso de Antonio, propietario del taller mecánico sobre el que trata la tercera entrega de “Negocios al límite”, que Cuatro estrenará el domingo 2 de febrero, a las 21:30h.

Beatriz de la Iglesia, la coach y presentadora del programa, tendrá que trabajar a fondo con Antonio, un veterano profesional que, pese a su experiencia, no sabe gestionar la relación con sus empleados, entre los que se encuentran Aurelio y Richard junto a dos miembros de su familia: su mujer, Merce, y su hijo Cristian.

El taller, ubicado en una zona de Madrid donde existen otros 84 establecimientos del mismo ramo, adolece en general de falta de profesionalidad, con unos operarios que no siempre consiguen reparar las averías que reciben. Sin embargo,  la realidad del taller esconde problemas mucho más serios: la apatía y desmotivación de los empleados, la falta de autoridad de Cristian, que asume el mando en las frecuentes ausencias de Antonio, y, fundamentalmente el carácter explosivo del jefe, temido entre su plantilla, y su falta de autocrítica. Antonio cree saberlo todo y su soberbia, unida a su desesperación por la falta de clientes, le ha llevado a desarrollar estrategias ruinosas, como, por ejemplo, regalar jamones a cambio de un arreglo de chapa y pintura.

La coach Beatriz de la Iglesia, que también será en ocasiones blanco de la ira de Antonio, se enfrentará a este caso con la ayuda de Ángel Madroño, un empresario de éxito del sector, que posee uno de los mejores talleres de España.