TVE concluye este viernes el rodaje de ‘Carlos, Rey Emperador’


‘Carlos, Rey Emperador’, la nueva ficción histórica de Televisión Española en colaboración con DIAGONAL TV, rueda este viernes su última secuencia tras más de siete meses de intenso rodaje. Una gran producción que narra la historia de uno de los hombres más poderosos de Europa hasta su retiro y fallecimiento en Yuste. Más de 200 personas, entre equipo artístico y técnico, han participado en esta espectacular y cuidada producción que llegará en septiembre a la pantalla de TVE.

Año 1558: tras dos años de retiro, agotado por la incesante actividad de su Imperio, la enfermedad, la edad y la debilidad económica, Carlos de Habsburgo muere en Yuste con el crucifijo de la emperatriz Isabel entre sus manos.

Es la última escena que rodará ‘Carlos, Rey Emperador’ y que el protagonista, Álvaro Cervantes, compartirá con Víctor Clavijo, que le acompaña como Francisco de Borja junto a frailes que rezan arrodillados en su cámara. Unas secuencias que se graban en los platós de la serie en El Álamo, recreando el interior del Monasterio de Yuste.

“Es la gran despedida de Carlos”, afirma Álvaro Cervantes, para quien el último capítulo es muy “emotivo”. El intérprete cree que existe cierto paralelismo entre la experiencia que vivió el emperador y la suya propia: “Después de siete meses de rodaje y un año preparando el personaje, ésta es también mi gran despedida. Es una experiencia que deja huella, con una dimensión que no había vivido antes. Todo lo que he aprendido, el nivel de rigor y el trabajo en equipo, quiero seguir poniéndolo en práctica”.

Sobre la evolución de su personaje, Álvaro Cervantes explica cómo “Carlos llega de Flandes muy ilusionado y convencido de que su destino como rey y emperador le espera. Pronto verá que no es así. Le ponen muchos palos en las ruedas, pero es tenaz y no desfallece. Tendrá muy pocos momentos de verdadera paz, tan solo con Isabel, que será para él una bocanada de aire que se desvanece cuando muere. Entonces, él se convierte en un hombre de guerra. Y al final de su vida, pensar en todo el dolor que ha causado a su familia, a la que ha sacrificado en aras del Imperio, le causa pesar y frustración. El personaje se va oscureciendo: toda la inocencia que tenía al llegar de Flandes, se pierde y no volverá”.

El director de la ficción, Oriol Ferrer, ha expresado su satisfacción: “Estamos muy cansados, pero muy contentos y absolutamente orgullosos de todo el proceso que hemos hecho para contar 40 años de la historia de este rey”. A su juicio, el espectador se sorprenderá al conocer a la familia Habsburgo “desde su interior, con su intimidad, miedos, pasiones, poderes….”. Ferrer califica de “regalo” haber rodado en localizaciones históricas: “Cuando haces una serie de época, intentas recrear todo lo más real posible, y rodar en Yuste, Granada o Toledo, donde realmente sucedió la historia, supone un grado de emoción mayor”.

‘Carlos, Rey Emperador’ descubrirá la vida de Carlos de Habsburgo desde su llegada a España para ser rey, y cómo el heredero del Imperio Germánico crece como estadista y se fortalece al reaccionar a las amenazas que le rodean con los aciertos y errores de sus consejeros.

Dirigida por Oriol Ferrer, uno de los directores de ‘Isabel’, cuenta con Salvador García y Jorge Torregrosa como directores capitulares. Al frente del equipo de guionistas, José Luis Martín, coordinador de guión de la segunda y tercera temporada de la ficción de TVE sobre los Reyes Católicos. En la dirección de Arte, Josep Rosell; David Azcano como director de Fotografía; y Pepe Reyes, de nuevo al frente del equipo de vestuario.

Álvaro Cervantes encabeza el reparto y a su lado, Blanca Suárez como Isabel de Portugal, único amor verdadero del emperador. Un centenar de personajes históricos desfilan por la ficción, interpretados por Alfonso Bassave (Francisco I), José Luis García Pérez (Hernán Cortés), Àlex Brendemühl (Enrique VIII), Marina Salas (Leonor de Austria), Laia Costa (María de Austria), Laia Marull (Juana la Loca), Natalie Poza (Germana de Foix), Víctor Clavijo (Francisco de Borja), Ramón Barea (Fadrique de Alba), Félix Gómez (Fernando Álvarez de Toledo), Alberto San Juan (Carlos de Borbón), Juanjo Puigcorbé (Gattinara) o Eusebio Poncela (cardenal Cisneros) entre otros.

Una gran despedida para una gran producción

Casi 100 actores, protagonistas, secundarios y episódicos (sin contar los cientos de figurantes) han participado en el rodaje para dar vida a un centenar de personajes históricos. Un equipo técnico de 100 personas ha trabajado a diario en los decorados y vestuario y otros aspectos técnicos para trasladar al espectador a la Europa occidental renacentista de principios del siglo XVI, una era más luminosa y colorista, tanto en el pensamiento como en la estética, que hace de puente hacia la Edad Moderna.

La historia transcurre de Flandes a Tordesillas; de Portugal, a Castilla, Granada o Yuste, sin olvidar las intrigas en las cortes de Francia e Inglaterra, o la conformación de un Nuevo Mundo en las Américas. La serie se ha rodado en los mismos estudios de ‘Isabel’, dos platós que suman más de 3.000 metros cuadrados donde se han recreado los espacios interiores. Y, al igual que sucedió con ‘Isabel’, la nueva ficción histórica de TVE ha accedido también a monumentos históricos como la Alhambra y la Qubba, en Granada, la catedral de Toledo o el Monasterio de Yuste.