Tania Llasera y Álvaro de la Lama, este viernes en los fogones de ‘Mi madre cocina mejor que la tuya’


Este viernes, 28 de marzo, Cuatro volverá a poner a prueba a todos esos hijos que tanto presumen de las dotes culinarias de sus madres. Y también a esas madres que tan excelentes manjares cocinan. Este viernes, Tania Llasera y Álvaro de la Lama se enfrentarán con sus madres.

Ayudados por el chef Sergio Fernández, dos parejas (madre e hijo) competirán cada día por seducir con sus platos a la implacable crítica gastronómica María Jiménez Latorre. El ganador de cada programa se llevará 1.000 euros y la opción de repetir en el próximo duelo.

Cocinar contrarreloj y un botón de “Madre en pánico”, claves del concurso

En cada edición, dos hijos a las órdenes de sus madres compiten entre sí cocinando uno de los platos estrella de sus progenitoras. Madre e hijo tendrán que luchar contra el tiempo y con los elementos propios de una cocina (el horno, la batidora, los cuchillos…) mientras se enfrentan, por primera vez en sus vidas, a la preparación de un plato de cierta complejidad.

Para más complicaciones, no estarán juntos tras los fogones. Los hijos cocinan al dictado de su madre, que observará desde un lateral mientras avanza el reloj. Cada pareja tendrá un tiempo limitado para cocinar. Si durante el proceso la madre ve que su hijo no va por buen camino o está destrozando su receta, puede pulsar el Botón de “Madre en Pánico” y entrar a ayudarle. Pero el tiempo correrá al doble de velocidad. Cuando deje de ayudar y salga de la cocina, el cronómetro retomará su velocidad normal. Más ayuda de mamá, menos tiempo. Esa es la clave de este concurso producido por Cuatro en colaboración con Producciones Mandarina.

Las parejas madre/hijo competirán por turnos. Mientras la primera pareja cocina, los rivales no perderán detalle de su actuación desde el Sofá Espía, un lugar con una vista privilegiada de la cocina desde donde pueden hablar libremente y sin temor a que se les escuche sobre la actuación de la pareja contraria. Una vez concluido el tiempo, los papeles se intercambiarán. La pareja que ha cocinado se trasladará al Sofá Espía y la pareja que ha estado observando pasará a la acción.

Un chef presentador y una experta gastronómica implacable

El chef Sergio Fernández (“Oído cocina”) acompañará a las parejas durante todo el proceso, facilitando la comunicación entre madre e hijo, no siempre tan fluida como debería ser en momentos de alta tensión y de ayudarles con consejos de cocina cuando la situación esté al borde de la catástrofe gastronómica. Con un tono cercano y de complicidad, Sergio se encargará de resaltar los trucos personales de cada ‘cocinera’ aplicados a las recetas, al tiempo que irá relatando a los espectadores el devenir del plato en preparación.

Cada programa tendrá una pareja ganadora. Y la encargada de elegir el mejor plato será María Jiménez Latorre. Esta experta en gastronomía y profesora de cocina realizará las catas a ciegas de cada plato y comunicará su veredicto final antes de conocer a los concursantes. De afilada ironía y exigente paladar, María no aceptará excusas o explicaciones como guarnición. Sólo le importa el sabor. Influir en su decisión será prácticamente imposible.