Primera película de una trilogía. Dirigida por Neil Burger.