Según Kravitz: «Mi música viene de Dios»