Hasta el propio Manuel Carrasco ha querido dedicarle estas palabras tras su emocionante imitación.