Los actores definen la segunda temporada como soberbia.