El 18 de julio de 1936 comenzó uno de los episodios más oscuros de la historia contemporánea.