Hace menos de 55 años, el Aeropuerto era un vasto desierto de arena.