Soraya y Simón se encuentran perplejos después de haberse besado.