Supervivientes: Román al borde del abandono “forzoso”


El equipo médico de ‘Supervivientes’ está estudiando la salida de la isla de Román, el bombero perteneciente al grupo de los anónimos, por problemas de salud. El concursante ha adelgazado mucho desde que comenzó el programa a pesar de su buena preparación física debido a su profesión. La especial dureza de este año en las condiciones de supervivencia está afectando a la mayoría de los participantes.

Román ha perdido mucho peso en la isla.

Román ha repetido hasta la saciedad que se siente “muy feliz” de haber conseguido entrar en el programa y de estar viviendo una experiencia única. Sin embargo, su extrema delgadez y el hecho de que hace pocos días se marease cerca de unas rocas mientras estaba pescando ha alarmado al equipo médico del concurso, que está valorando si sacarle de la isla o no.

El bombero llegó a Nicaragua siendo uno de los rivales más fuertes debido a su musculatura y a su buena condición física. Poco a poco hemos ido viendo cómo ha bajado considerablemente de peso a causa de la escasez de comida que llevan sufriendo los supervivientes desde hace aproximadamente dos meses. Tras la expulsión de Óscar Higares, tanto Rafa como él se han encargado con éxito de la pesca pero parace que este alimento no es suficiente para conservar la buena salud del bombero, que ha perdido muchas fuerzas y que, muy a su pesar, podría estar a punto de ver roto su mayor sueño: ser el ganador de ‘Supervivientes’.

La edición de los desmayos

Este año estamos presenciando numerosos episodios de debilidad de los supervivientes , que se han quejado de mareos, profundo malestar, hambre y frío. Las condicones extremas de la isla, que este año son más pronunciadas debido a la escasez de comida y al haber coincidido el programa con la temporada de lluvias, han provocado que muchos de ellos se hayan desmayado: Parada se desvaneció al los pocos días de llegar a la isla, Carla apenas podía moverse, Mireia también se desvaneció y el peor, Perdiguero, se ha desmayado dos veces, una de ellas encima de la hoguera. Las únicas que se encuentran en perfectas condiciones físicas son Malena Gracia y Sonia Arenas, que acaban de llegar, y que aseguran que les hubiese gustado estar “desde el principio”.

Telecinco