Supervivientes: Debbie, la primera finalista. Trapote y Mª José, las nominadas.


Ya se conoce el nombre de uno de los concursantes que tienen un puesto garantizado en la final del programa. Déborah Arenas ha sido la elegida al ser la mejor en la prueba de la pista americana en la que ha competido contra Trapote y Malena Gracia.

Debbie, Líder

Ha tenido que recoger todo en tres minutos para el inminente cambio de isla. Los concursantes vuelven ahora al mismo lugar donde empezó el concurso. Eso sí, Déborah lo hace sabiendo que ya es finalista del concurso. Va a vivir la aventura nicaragüense completa aunque no gane.

El concursante, por otro lado, ha sido un superviviente que se ha quejado mucho. Se ha sentido muy débil siempre y lo ha comentado a los cuatro vientos. Ahora le duele la espalda y dice que tiene ciática y ha llegado a enfrentarse con sus compañeros porque, en ese estado, le piden que haga tareas.

Su mejor amiga al principio fue Nerea. Las dos hicieron piña para defenderse de las jerarquías que había impuesto María José, que obligaba a los demás hasta a ser frotados por su esponja a la hora de ducharse.

De hecho, según Perdiguero, los mayores problemas de Déborah son con María José con quien no puede convivir.

Riesgo de aislarse

Esta semana, después de la nominación de Trapote y María José va a ser dura para Debby. La finalista se ha hecho amiga de Trapote y juntas criticaron a Parri. Pero resulta que la finalista ha salvado a Parri en lugar de a su amiga.

Por otro lado, ha roto el pacto de no nominar a su familia anónima y ha nominado a María José. En el caso de que Malena se vuelque en consolar a Trapote y Parri a María José, la flamante finalista estará más aislada que nunca.