‘Supernanny’ vuelve este sábado a cuatro con el caso de unos abuelos desbordados

Llega el buen tiempo pero también la recta del final de curso. Los padres tienen que aprender a gestionar las obligaciones escolares de sus hijos y su tiempo de ocio, una tónica habitual en muchos hogares. Sin embargo, para otras familias, su día a día pasa por vivir en un régimen de descontrol y rebeldía infantil que sólo genera conflictos entre todos sus miembros, discusiones entre los progenitores y un ambiente familiar tan enrarecido como difícil de soportar.

A partir del próximo 17 de mayo a las 21:30h “Supernanny” regresa a Cuatro con el estreno de los episodios de su novena temporada y un nuevo objetivo añadido a su lista de tareas: deshacer la tensa situación que pasa factura a los adultos de la casa y que requiere altas dosis de psicología.

“Supernanny” vuelve dispuesta a echar una mano a esas familias en dificultades, poniendo de manifiesto los nuevos y recientes cambios experimentados por el concepto tradicional de familia y cómo esas modificaciones repercuten en la educación de los niños.

Asimismo, Rocío Ramos-Paúl también pondrá el foco en las alteraciones de ánimo de los progenitores:

“Me gusta especialmente el hincapié que el programa hace esta temporada en los cambios emocionales del adulto que afronta estas situaciones. La inseguridad, la aparición de necesidades personales, el desgaste emocional, la impotencia y el enfado son emociones muy presentes cuando se educa y que en ningún caso entran en contradicción con el amor que se tiene a los hijos”, explica Rocío.

En esta novena temporada, “Supernanny” deberá hacer frente a todas estas nuevas situaciones contando con la colaboración de los padres, que se sincerarán con la psicóloga e intentarán poner remedio a problemas como la falta de autoridad o disciplina, la excesiva exigencia para con sus hijos o los conflictos generacionales establecidos entre todos los implicados en la educación del menor.

Ellos, los pequeños de la casa, seguirán siendo los grandes protagonistas: niños exigentes, con problemas de celos, enrabietados y enfrentados a actitudes básicas como probar la comida o hacer los deberes. ¿De dónde vienen estos procederes? ¿Qué los ha podido generar? Y lo que es más importante, ¿cómo se pueden solucionar? La tarea no es sencilla y los nuevos roles familiares y las situaciones psicosociales que les rodean requieren de nuevos métodos de trabajo. Una vez más, “Supernanny” adaptará sus conocimientos y sus técnicas para conseguir sus objetivos.

La constante evolución del concepto de familia también estará presente en “Supernanny”

Durante los últimos años en que las cámaras de Cuatro han acompañado a la psicóloga infantil más querida de la televisión, los espectadores de “Supernanny” han podido ser testigos de cómo se ha ampliado la diversidad familiar y como la evolución social y los distintos vaivenes económicos han modificado las estructuras tradicionales.

La crisis ha convertido a muchas madres en la única fuente de ingresos para sus familias, lo que las mantiene mucho tiempo alejadas del hogar. Su lugar lo ocupan padres que hasta ahora no se habían puesto frente al cuidado de casa e hijos; las familias monoparentales han crecido en número y también han irrumpido con fuerza los abuelos, corresponsables a la fuerza en la educación de sus nietos; familias numerosas desestabilizadas por la llegada de un nuevo miembro; hermanos que hacen frente común para boicotear a los padres o parejas en vías de separación enfrentados a la dificultad de educar en plena ruptura.

Rocío Ramos-Paúl, la pionera de los coach en España

Hace ocho años Cuatro, en colaboración con Magnolia TV, inició una aventura pionera junto a Rocío Ramos-Paúl que ha dado como resultado un género televisivo inédito en nuestro país: el coach. En esta aventura, Rocío pone todo su conocimiento y sabiduría en psicología infantil al servicio particular de una familia en apuros. Nueve temporadas después, el éxito del programa es tal que “Supernanny” se ha convertido en un miembro más de la familia.

“Afronto esta temporada emocionada y nerviosa a partes iguales. Nerviosa porque son nueve temporadas y en todas ellas me planteo si habremos trasmitido las mismas sensaciones que hemos tenido grabando cada historia; y emocionada porque tengo muchas ganas de que el programa siga transmitiendo valores. Educar es una tarea maravillosa, aunque a veces nos toque enseñar la parte más difícil, la más ingrata. Por eso me emociona tanto el final de cada historia, cuando toda la familia vuelve a sentir que disfrutan de estar juntos”, confiesa Rocío.

La descoordinación entre madre y abuelos en la educación de tres niños, primer caso de la nueva temporada

Piedad es una madre divorciada con tres hijos que compagina su rol de madre con su trabajo gracias a la colaboración de sus padres. El tiempo que ella trabaja, los niños se quedan con los abuelos, pero cuando los recoge por la noche, se encuentra con que no han hecho nada. A pesar del cansancio acumulado durante todo el día, Piedad tiene que hacer frente a baños, deberes y demás tareas de los niños. Sabe que la ayuda de sus padres es muy valiosa, pero cada vez son más frecuentes las discusiones: la forma de educar de los abuelos no convence a Piedad y para los abuelos es ella quien se muestra demasiado blanda frente a sus hijos.

Andrea, de 10 años, es demasiado independiente, Lucía, de 7, muy protestona y Nacho, de 4 años, es el consentido de la familia, pero lo que más le preocupa a su madre es la falta de autonomía que tienen los tres. Sin unas normas claras, los niños aprovechan para hacer siempre lo que les apetece.

La prioridad de “Supernanny” será establecer una rutina, con unos horarios marcados para que los niños realicen sus actividades dentro de un orden, al margen de estar en casa de su madre o de sus abuelos. Por primera vez en el programa, Rocío Ramos-Paúl trabajará directamente con los abuelos y la madre para coordinar la educación de los tres niños.