Santi Millán: “Se puede querer a dos personas y no estar loco”


Santi Millán: “Se puede querer a dos personas y no estar loco”

  • El actor vuelve a encarnar al entregado fisioterapeuta atrapado en un triángulo amoroso en la segunda temporada de la exitosa serie ‘Frágiles’.
  • “De la situación actual haría una buena comedia”, dice a 20 Minutos el intérprete famoso ‘por 7 vidas’, “y eso no implica no tomarse las cosas en serio”.
  • Además, está de gira con su espectáculo teatral Live! y tiene pendiente de estreno Solo para dos, largo dirigido por Roberto Santiago.

PAULA ARENAS 18.07.2013

Nada más comenzar la conversación con el fisioterapeuta que es Santi Millán (1968) en la serie Frágiles, cuya segunda temporada se estrena el próximo 22 a las 22 h en Telecinco, dice alegremente: “Estoy divinamente”. El actor, conocido sobre todo gracias a la serie 7 vidas, tiene réplica: “Bueno, si nadie dice que está divinamente, entonces… malamente. Estoy malamente”.

Más tarde, avanzada la charla, el actor dará explicación a su tono: “No por buscarle la ironía y la broma a la vida uno deja de tomarse las cosas en serio”. La risa como forma de rebelión, que decía a 20 Minutos el escritor Luis Landero. Aunque en esta ficción la risa no es precisamente la protagonista: el papel de Millán se aleja del inmaduro y desenfadado tipo al que nos tiene acostumbrados para hacer frente a casos serios de lesiones que en muchas ocasiones lo llevan a ejercer casi de psicólogo. Y para mayor complejidad: vive un complicado triángulo amoroso.

Su personaje hace un poco de espejo de la concepción social del amor: la obligación de no poder querer y enamorarse de más de una persona. ¿Qué piensa Santi Millán de esto?
Que se puede querer a dos personas y no estar loco. El amor no es exclusivo, se puede querer a más de uno al margen del sexo. El problema es que la visión social es difícil de cambiar. Está muy instaurada y estructurada. La gente al menos ya no se culpabiliza tanto por aquello de te quiero a ti, pero también puedo querer a otras.

La primera temporada fue un éxito, ¿una prueba de la necesidad de evasión?
Creo que independientemente del momento, siempre nos ha ido bien un poco de evasión y ver ficción. Y cuando la situación es complicada aún se agradece más. Queremos desconectar y olvidar nuestras historias.

Dirá que sí, pero ¿de verdad mantiene la tensión esta segunda entrega? Dejó el listón muy alto…
Pues mira, cuando los guionistas me enseñaron el guión les dije: sois la bomba. Es muy potente. Sólo digo que si das una oportunidad a la serie, sólo quince minutos, te quedas enganchado.

¿Tanto como para decir que es la serie que usted vería?
Te juro que sí. Si no fuera verdad, también tendría que decir esto, pero es que es verdad.

¿A quién pondría en su papel?
Pregunta complicada… Cuando me ofrecen un papel siempre pienso en alguien que lo haría mejor. Pero cuando me meto, entonces ya la cosa cambia. Incluso me da celos pensar que otro lo hiciera.

¿Haría una serie, película u obra sobre la situación actual?
Haría una buena comedia sobre todo esto. Y cuanto peor van las cosas, más importante es tomarse las cosas con algo de humor. Y eso no implica no ser serio.

Volviendo a Frágiles, si no me equivoco ¿es la primera serie española protagonizada por un fisioterapeuta?
Sí, nunca se había hecho. Y hemos contado con su ayuda. Es una profesión que conozco bien porque he recibido tratamientos. Esta serie ayuda a conocer cómo es de verdad y acabar con esa idea errónea de que la fisioterapia es dar masajitos y gustito. Se enfrentan a situaciones muy duras. Esta serie le ha dado otra dimensión.

También continúa con su montaje Live!
Seguiré este verano y a partir del 13 volvemos al Capitol de Barcelona dado el éxito que hemos tenido.

No le falta de nada, ha rodado también un largometraje bajo la dirección de Roberto Santiago…
Bueno, falta el estreno, aún estamos pendientes. Es una película que rodamos en Venezuela y que espero llegue pronto a las pantallas.

Fuente