Rudy Fernández y Sergio Llull protagonizarán sendos cameos, este domingo en ‘Aída’


Han protagonizado algunas de las páginas más gloriosas de la historia del baloncesto español consiguiendo dos platas en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y Londres 2012, un oro en el Mundial de Japón 2006 y dos campeonatos de Europa en Polonia 2009 y Lituania 2011.

Precisamente, su brillante carrera en la Selección Española y especialmente en el Real Madrid de baloncesto pondrá a Rudy Fernández y Sergio Llull en un aprieto después de que una importante apuesta llevada a cabo por Mauricio y basada en una información errónea ponga en serio peligro la inversión del hostelero, en el capítulo de ‘Aída’ que Telecinco emitirá este domingo, 23 de febrero a partir de las 22:00h.

Ambos jugadores, que acaban de proclamarse campeones de la Copa de S.M. El Rey con el Real Madrid, protagonizarán sendos “cameos” en la nueva entrega de la comedia, en la que Mauricio, convencido de que el equipo madridista perderá al no poder contar con uno de sus mejores jugadores, precisamente Rudy Fernández según la información de un periodista deportivo, apostará por Internet la nada desdeñable cifra de 20.000 euros a la derrota blanca. Sin embargo, una rectificación de última hora, que indica que el verdadero lesionado es otro jugador madridista, pondrá la inversión de Mauricio en serio riesgo.

‘Romeo y Julieta’, versión Fidel

Por otro lado, Fidel está preparando la puesta en escena de ‘Romeo y Julieta’. La elección de actores está siendo complicada porque los que él piensa que pueden hacerlo mejor no quieren participar y, en cambio, los que tienen peores dotes están deseando hacerlo.

Paz parece la mejor Julieta, pero ella lo rechaza salvo cuando se entera de que probablemente el papel de Romeo lo haga Luisma. Como no podía ser de otra manera, Soraya también quiere hacer de Julieta y utilizará toda clase de influencias para conseguirlo.

Además, Soraya propone celebrar una “Asamblea de Los García” para solucionar varios asuntos que afectan a la familia. Uno de ellos es la derrama por el ascensor que afecta a todos los copropietarios de la casa, incluido Luisma, aunque no vive con el resto de la familia.