‘Robos’, nueva serie de reportajes especiales sobre el delito más común en España


Un timador que se aprovecha de la desesperación actual de muchas familias para conseguir dinero, una madre a la que la crisis ha llevado al límite y tiene que robar para dar de comer a sus hijos o un ladrón que asalta viviendas y utiliza la violencia para hacerse con el botín.

Estas tres historias dan cuenta de una realidad: los robos se han extendido por toda España y en cada uno de ellos late la misma pregunta: ¿El incremento de atracos, asaltos y estafas tiene su origen en la actual situación económica y social? Las víctimas de los robos, los protagonistas de los delitos y la propia policía ayudarán a encontrar la respuesta en ‘Robos’, serie documental de tres especiales producida en colaboración con Molinos de Papel cuya primera entrega ofrecerá Cuatro el próximo domingo, 17 de noviembre, a las 22:30h.

Según el Instituto Nacional de Estadística, en España se produjeron en 2011, último año del que hay datos públicos, más de 1.430.000 hurtos y delitos contra el patrimonio, lo que supone el 63% de las conductas delictivas. El territorio español acoge desde hace tiempo a un buen número de “amigos de lo ajeno”, pero con la crisis en su mayor crudeza, las causas, modos y maneras de robar se diversifican. Un equipo de reporteros del equipo de “Callejeros”, ha recorrido España para mostrar la cara más amarga de la crisis a través de los reportajes “Robos con violencia”, trabajo que inicia la serie, “Más triste es robar” y “Timos y estafas”.

“Robos con violencia” (domingo, 17 de noviembre, 22:30 h)

Cada año aumentan en España los robos violentos. En el primer semestre de 2013 se produjeron en nuestro país más de 44.000 robos de este tipo. Los ladrones amenazan, hieren y hasta acaban con la vida de sus víctimas con tal de conseguir dinero y joyas sin importarles la edad o circunstancias personales de los agredidos. Éste es el caso de Marita, una anciana de 91 años que ha pasado tres meses en coma tras la agresión que sufrió, el pasado verano, en su casa de Albal (Valencia). “Me dieron por muerta y casi lo consiguen, pero soy muy resistente”, revela ante los reporteros del programa.

Las imágenes que muestran las cámaras de seguridad de la vivienda de Marita dan una idea del ensañamiento del que fue objeto ante la indefensión de la anciana y además permitieron la detención de sus agresores y su posterior ingreso en prisión, donde permanecen. La Policía confirma que en la actualidad ladrones violentos entran en las viviendas con sus ocupantes dentro. No les importa. Saben que ante su agresividad desmedida ningún residente va a oponer resistencia ni van a estar suficientemente preparados para hacerles frente.

Así lo manifiesta Pompili Roiger, un afamado abogado de Barcelona. Él y su mujer dormían en su chalet cuando cuatro encapuchados irrumpieron en el interior amenazándoles con matarles si no les entregaban todo el dinero que había en casa. “El tiempo corre muy despacio mientras ves como encañonan a tu mujer y a ti te apalean” comenta Pompili. En el interior de la caja de seguridad había 6.000 euros y joyas por valor de 60.000 que los ladrones sustrajeron sin prisas.

Cuando terminaron de vaciar la caja los ladrones volvieron a amenazar al abogado insistiéndole con que le abriera una segunda caja fuerte. “Podéis matarme si queréis, pero no hay más cajas fuertes”, explicó lastimosamente el agredido. Después de esta última conversación los cuatro ladrones abandonaron rápidamente la vivienda dejando al matrimonio malherido.

El modus operandi de los asaltantes de casas

“Intentamos hacer controles a las salidas y las entradas de las urbanizaciones más susceptibles de robo. Nos centramos en personas que son ajenas a las urbanizaciones. Jardineros, servicio doméstico, personal de compañías de eléctricas”, apunta un mando policial, que también asegura que los robos con violencia han aumentado respecto a hace 10 años atrás: “Las casas aisladas son las preferidas de estos grupos delictivos, así pueden vigilar primero a la víctima, robar sin levantar las sospechas del vecino y más tarde huir por una carretera principal”.

“Más triste es robar” y “Timos y estafas”, segunda y tercera entregas

Cuando delinquir es una necesidad: bajo ese ángulo se plantea “Más triste es robar”, segunda entrega de ‘Robos’. Así deben pensar todas aquellas personas a quienes la pobreza les ha llevado a sustraer comida de tiendas, pequeños comercios, supermercados e incluso comedores sociales a los que acudían a recibir ayuda que se quedaba escasa.

En “Timos y estafas”, tercer y último trabajo, los robos tienen el paro como telón de fondo. Los seis millones de desempleados españoles se han convertido en el objetivo de estafadores que utilizan, para enriquecerse, la desesperación de los que llevan meses o quizás años sin trabajar. En el reportaje, los espectadores conocerán, entre otras, la experiencia del gaditano Miguel Jiménez y sus 18 compañeros. A esta cuadrilla de jornaleros les han estafado 1.000 euros a través de una falsa oferta de empleo.

Esta entrega también abordará los “ciberdelitos”: más de un millón y medio de usuarios han sido víctimas virtuales de estafa, según un estudio realizado por la Asociación de Internautas.


Etiquetas:, ,