Recordando la primera temporada – “Ménage à Trois”

Esta noche en Telecinco no te pierdas la reposición de “Ménage à Trois” y “Enfermos del corazón“. Por si no puedes verlo aquí te dejamos un recordatorio del primero. Este capítulo contó con el cameo de los actores de ‘La pecera de Eva‘, que dieron vida a los mismos personajes que encarnaban en la serie de FDF.

La hermana de Ana cree que lo mejor es que Pablo y ella no vuelvan a verse. Tras su última discusión, la relación entre Pablo y Pilar se ha roto definitivamente. Pilar no está dispuesta a seguir viendo a su cuñado y por eso contacta con un abogado para poder llevarse a Ana a una clínica especializada. Pablo no está de acuerdo y cree que su cuñada lo hace para vengarse de él.

Lola, tras la ruptura con Nacho, teme llevar una vida tan solitaria como la de su madre.

Tras escuchar a Nacho, Lola demuestra abiertamente sus sentimientos. Ella no es una piedra y quiere llevar una vida normal y para ello tira las estanterías de la biblioteca mostrando su enfado.

Teresa permite que José vuelva definitivamente a su vida a pesar de los esfuerzos del fisioterapeuta por alertarla. Enfadado, Pablo reprocha a Teresa su actitud.

Tras la última sesión con Pablo, José acude a casa del fisioterapeuta buscando el móvil de Teresa y le cuenta que ha cambiado. Pablo no le cree  y le lanza una advertencia. “No se te ocurra volver a hacer daño a Teresa“, le dice al marido de su paciente.

En un último intento por convencer a Teresa para que no se vaya con José, Pablo acude a casa de Teresa. Allí se encuentra con José, que consigue sacarle de sus casillas. “No puedes soportar que yo sea capaz de luchar por mi mujer“, le dice José justo antes de que Pablo le pegue.

César aparece en la consulta de Pablo momentos antes de que se celebre su propia boda aquejado de una contractura en el cuello. El fisioterapeuta pronto descubrirá que la dolencia física oculta mucho más de lo que parece.

Persiguiendo a su futuro marido, la López llega a la consulta de Pablo desesperada. El fisioterapeuta escucha atentamente la historia de la López a la que le recomienda que no se case.

A pocas horas para que su ex contraiga matrimonio, Eva acude a casa de Pablo para tratar de convencer a César. Confuso, el psicólogo no sabe que hacer pero confiesa a Eva que le gustaría casarse con ella.

César sigue sin tenerlo claro pero parece que se va a casar con la López y por eso necesita hablar con Eva. “Quiero a la López pero tú me vuelves loco“, le dice a Eva, que es insultada por la López cuando les descubre.

Tras ser psicoanalizados por Pablo, César, Eva y la López se dan cuenta de sus problemas. El psicólogo se da cuenta de que su problema es que quiere estar solo. “Soy un cobarde porque no acepto que no quiero estar con nadie“, dice César que acompañará a su ex a decir a los invitados que no va a haber boda pero que siguen siendo amigos.

“Curar un músculo que lleva tiempo dañado cuesta más que curar una contractura reciente. Lo mismo pasa con las personas. Cambiar algo que forma parte de nuestra vida desde hace mucho, duele.  Entonces, a pesar de ese dolor, ¿por qué nos empeñamos tanto en cambiar? Muchas veces son las personas que nos quieren las que nos recuerdan lo que realmente queremos ser y nos empujan al cambio. Otras veces elegimos cambiar porque tenemos miedo a estar equivocados y perpetuarnos en el error o porque sabemos que cambiar es la única manera que existe para dejar de sufrir. Yo antes era diferente. Supongo que más feliz. Sin duda era más joven, más optimista y, sobre todo, menos resentido, pero es que antes no me habían pasado algunas cosas. Es el tiempo el que me ha cambiado. Nadie me preguntó jamás  si yo quería cambiar, si quería ser lo que soy. La vida decidió por mí. La pregunta es: ¿puedo cambiar yo mi vida? Quiero cambiar, sí. Desearía retrasar mi reloj y regresar a ser el que era hace diez años. Pero si algo he aprendido gracias al tiempo es que la mayoría de las veces no es suficiente dejarnos la piel en el intento porque muchas cosas no cambiarán. Por mucho que lo deseemos.”